El pasado jueves, el mítico trío británico, The Police, cerró la gira que los llevó a pisar cientos de escenarios alrededor de todo el globo durante más de un año, en lo que fue una de las reuniones más trascendentes de esta novela que escribe, incansable, el rock and roll.

Fue el show número 150 de este tour que comenzó por mayo del 2007 en la ciudad de Vancouver, y que los supo traer a nuestro país el pasado mes de diciembre, llenando el Estadio de River Plate por partida doble.

Sting, Andy Summers y Stewart Copeland habían decidido volver a tocar juntos después de que en 1984 pusieran fin a la banda que transitaba, por aquel entonces, su mejor momento. Según su cantante, la idea de enchufar los amplificadores y retomar las tablas surgió para poder cerrar viejas heridas de una de las piezas más importantes de su vida.

Después de 14 meses, la lista del último concierto no dejó afuera grandes temas como “Roxanne”, “Can´t Stand Losing You”, Every breath you take Walking on the moon”, Don’t stand so close to me ni Every little thing she does is magic. Además, contó con perlitas como la presencia de la banda del departamento policial de Nueva York y la interpretación de covers como “Sunshine of Your Love”, de Cream (banda que supo integrar Eric Clapton varias décadas atrás), y “Purple Haze”, del genio Hendrix.

Los acordes finales fueron los de “Next to You”, y con ellos se cerró el telón y el último show de una de las bandas más significativas de los ’80. Adiós, amigos. Adiós.