ENTREVISTAS

Audión: “Mi espíritu necesitaba estar arriba de un escenario”

Por  | 

Hablamos con Gonzalo Villagra, ex Natas, sobre su nuevo proyecto musical.

Luego de la separación de Natas, Sergio CH y Walter Broide iniciaron proyectos musicales casi inmediatamente. Mientras tanto, Gonzalo Villagra se dedicó a la parte de producción y grabación de bandas. Tal vez la separación fue mucho para él, pero un músico no puede estar alejado mucho tiempo de los escenarios. Audión es su nuevo proyecto, nacido casi de la casualidad, que cuenta con el mismo Walter en batería y con Dizzy Espeche en guitarra, músico que ha trabajado con gente que va desde Fito Páez hasta Coti Sorokin.

Si bien siempre estás metido en diferentes proyectos musicales, creo que Audión es la primera banda en la que te metes al 100% desde Natas…

Sí, aunque no lo tenía planeado. Se dio por el acercamiento que tuve con Walter después de que yo puse el estudio debajo de donde él tiene las oficinas de su laburo, en el garaje. Y bueno, se dio que yo empecé a hacer música para una película y esa misma música medio que se fue armando como para una banda. Walter bajaba y escuchaba lo que estaba haciendo y yo empezaba a abrirme más, invitaba a gente a tocar y Walter estaba entre esa gente. Armé unas bases, tocando con click, y él después metió las baterías y ahí ya se empezó a calentar la cosa y nos pusimos en la búsqueda de un guitarrista, que en realidad no fue tanta búsqueda: Walter me había hablado de Dizzy, que vino y metió unas guitarras de toque. Y bueno, ahí fuimos grabando varias veces las cosas, demos que teníamos, hasta que fuimos a los estudios El attic y ahí nos sentimos una banda.

Creo que lo que más llamó la atención de Audión, además de que vos y Walter vuelvan a tocar juntos, es que Dizzy es un violero que por ahí no venía del palo.

Pasa que somos muy abiertos con la música y todo era nuevo. Dizzy puede que venga de otro palo, pero es un gran guitarrista, para todo. Él se fue adaptando a los temas, le puso toda la onda. Es rítmico, hace solos, mete dedos por todos lados.

Desde afuera la música de Audión parece más directa, más concreta. ¿Fue algo buscado eso?

Ni nos dimos cuenta. Por ahí a Natas si le cambias la guitarra queda eso también. Pero salió sin pensarlo.

¿Y con Walter tienen la misma forma de trabajar que antes?

Ahora tenemos otra comunicación porque estamos encargados de la banda. Yo en los Natas me encargaba del bajo y de romperla con el bajo y acá tengo que cantar también. Entonces me tomo las cosas con mucho más compromiso.

Te iba a decir que en Natas vos por ahí eras el de perfil bajo, y ahora sos como la cara visible, el que se hace cargo de todo…

Sí, pasa que yo hice los temas y además los chicos están trabajando mucho. Walter está con Poseidotica y no para, Dizzy es sesionista de miles de músicos y también las cosas se van dando.

¿Y vos como compositor cómo te encontrás?

No, no puedo decir nada. Un caradura (risas). Es lo que me sale. Escucho mucho las cosas, las trabajo mucho. Pero también salió todo muy rápido. Es una banda nueva, tiene un año, pocos ensayos, pocos shows. Es demasiado para que ya esté ablandada, como cuando agarras un motor y tenes que ablandarlo. Tratamos de laburar rápido también, adaptándonos a los tiempos que tenemos.

Creo que juegan bastante con la sorpresa. Los vi por primera vez en el Vorterix y ni sabía que era Audión. Salieron ustedes y fue como ¡wow!

Para nosotros también fue una sorpresa. ¡Estábamos muy nuevitos! Dizzy recién había entrado. Ahora estamos tratando de tener una constancia de ensayo porque, bueno, las cosas se nos vienen encima. Ahora tenemos un disco y recién hace dos semanas pudimos sentarnos los tres a escucharlo porque si no ensayamos, tocamos y no nos vemos más.

Me decís que que la banda y el disco surgen de estas ideas que tenías de música para películas. ¿Mutaron mucho esas ideas del comienzo a lo que está en el disco?

Sí, la idea era que mutaran. Sino iba a sonar como algo muy personal. Quería abrir lo mío para que se transforme, que mute con los chicos. Incluso Dizzy metió una canción suya.

Por ahí en la banda veo cierta conexión con el campo, con el folklore, que eso estaba en Natas pero de otra forma.

Sí, es que por mi parte tengo mucho amor por La Pampa, por Rancul, por Realicó, por el gaucho y también por el folklore. Siempre digo que en cualquier casa que haya una guitarra se toca el folklore, y yo vengo de ahí. Es por eso que le tengo tanto cariño. Nos gusta en el show parar y hacer la parte folklórica, nos lleva a otro lado y estamos muy cómodos en ese cambio.

¿Extrañabas estar en una banda, con todo lo que eso conlleva?

Sí, mi espíritu necesita estar arriba de un escenario.

¿Cuándo se separó Natas te pegó en plan crisis, depresión, algo así?

Sí, estábamos re locos. Estábamos en un punto emocional que no nos dábamos cuenta, donde estaba en riesgo nuestra salud. Parar sirvió y lo ves a la distancia eso, pero Natas sigue vivo. Más ahora con internet, donde la cosa creció. Hay como una moda con el stoner ahora donde llega gente más chica y es lógico. Bah, yo lo noto ahora, que volví a salir de noche y veo a los pibes viendo las bandas. Ahora los pibes son más chicos y yo estoy más viejo (risas). De todas formas, con Natas había chicos muy chicos también. No me olvido más que había tres pibitos que los traía siempre el padre y nosotros salíamos y nos hacíamos cargo. Y no los conocíamos tanto, pero eran fanáticos.

A la larga, ¿qué te queda? ¿Lo bueno de la banda o lo quemados que estaban y lo duro que era?

No, lo de quemados fue una circunstancia. Me queda la experiencia, y lo extraño. Era cumplir el sueño. Quedan los discos y las giras. Las ganas de hacerlo de vuelta siempre están también.

¿Y con Audión ya tienen objetivos pautados o van viendo sobre la marcha? 

Estamos todos bien comprometidos, tratando de armar todo, con equipos, pedales, para darle el color. Pasa que son cosas que salen guita, como un equipo de guitarra del que estamos atrás. Queremos tocar, laburar, girar por el interior.

Vi que además cambiaste de tipo de bajo…

Sí, antes tocaba con un Jazz bass y ahora con un Precision. Lo tenía guardado hace mucho porque en Natas no lo usaba porque me resultaba duro y cansador. Un día lo agarre con lija y lo dejé color madera. Estuve todo un día calibrándolo, lo agarré y sentí que era una manteca, y no hubo vuelta atrás. No podía creer que lo tuve guardado tanto tiempo.

¿Sos medio nerd de esas cosas? Marcas, pedales, equipos, tecnología…

Sí, más que nada estando en el estudio tengo que resolver muchas cosas; ecualizadores, compresores. Dentro de las posibilidades trato de entender cómo trabaja cada aparato. Estoy mucho tiempo mezclando, grabando y produciendo, pero sé las herramientas que necesitas. Además, como que la guita de Natas siempre la invertía en instrumentos, cosas que me traía de la gira, de Alemania. Cuando tengo tiempo me gusta meterme a calibrar y arreglar las cosas.

¿Y en el rol de productor/ingeniero cómo te ves?

Mirá, yo vengo grabando desde que tengo 16 o 17 años, pero ahora lo disfruto más porque antes no sabía tanto. Toda mi carrera hasta acá todos los trabajos fueron como ratas de laboratorio, pero nunca paré. Me fascina mezclar y me meto cada vez más y me gusta saber el porqué de las cosas y entre el ser músico e ingeniero puedo saber cómo llegar a lo que quiero lograr en el master. Me meto desde qué parches vamos a usar hasta los ecualizadores. Me encanta. Me lleva mucho tiempo y no me importa. El otro día fue finde largo, se fueron todos y yo me quede encerrado en el estudio dándole. Pierdo la noción del tiempo. Me sumerjo mucho en la música.

*Audión se presenta el día 5 de mayo en el Emergente Bar, Francisco Acuña de Figueroa 1030, C.A.B.A

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *