SHOWS

Os Paralamas do Sucesso: “Somos locales otra vez”

Por  | 

El legendario trío brasileño vino a festejar sus 30 años en Niceto Club, el jueves.

Que la banda brasileña más argentina pase más de seis años sin dar un show propio en el país (no contamos el mini show en Plaza de Mayo hace algunos años) es realmente un pecado. Cuando se anunció el concierto en Niceto la duda fue obvia: ¿No les queda chico? ¿No merecen un lugar más grande por el festejo de los 30 años? Iríamos respondiendo estos interrogantes a lo largo de la noche del jueves.

Por empezar, los 30 años son mentirosos: son 40 desde la formación del grupo y 35 desde el primer disco, pero las estrategias de marketing a veces actúan de forma misteriosa. Sea cual sea el slogan del show, la banda prometía una avalancha de hits de toda su historia, y así fue. Arrancan con “Alagados” y la fiesta es instantánea. Enseguida notamos varias cosas: es un privilegio ver el show en este marco íntimo, pero claramente les quedó chico, como era de esperar. Esta no era una visita más del grupo y la situación tal vez ameritaba un local más grande o varias fechas en el mismo lugar. Si bien el recinto no llega a estar sofocante y hay hasta lugar para bailar, hay gente arriba y en el fondo que no puede ver nada; es el gran problema de Niceto cuando está realmente lleno.
Además, el accidente de Herbert Vianna y los largos silencios discográficos han hecho que la banda pierda lugar en los grandes medios de difusión, y como consecuencia de estos factores no tenga renovación de público; son contadas con una mano las personas sub 25 en el local. ¿Lo positivo? Esas mismas personas son tan devotas de su música que el ritmo se apodera de su cuerpo.

El show está muy ensayado y no hay un mínimo error, pero nunca cayendo en el piloto automático, sino en la satisfacción de tener una máquina bien aceitada. Paralamas es un grupo muy musical que cae bien parado en momentos rockeros como “Meu error”, melancólicos como “Cuide bem de seu amor” y de baile desenfrenado como “O Beco” o “Lourinha Bombril”, pasando por baladas, reggaes, música brasilera y una coctelera musical que no parece tener fin.

Obviamente no pueden dejar pasar el homenaje a esta, su segunda patria. Suena “Track track”, de Fito, una oscura y muy diferente versión de “Cuando pase el temblor” y una accidentada “Que me pisen”, de Sumo, con Ricardo Mollo de invitado, que vio todo el show desde el balcón con una sonrisa de oreja a oreja. Es que pasan los años y todavía es emocionante ver a Vianna ahí arriba; prácticamente una lección de vida en persona.

Pero lo mejor aún es la vitalidad del grupo. Un trío de músicos que con los años se pone mejor, donde Bi Ribeiro y João Barone componen una de las bases más sólidas del rock latinoamericano; virtuosismo al servicio de la canción. Con el agregado de vientos y teclados y con un repertorio que suelta hit tras hits, no hay momentos de descanso.

Es muy difícil criticarle algo al show de una banda tan importante y con tantos años de carrera. El accidente de Herbert no ha hecho que se tomen las cosas con calma, sino más bien todo lo contrario; todos los meses tocan por todos los rincones de su país. Teniéndolos tan cerca y no poder disfrutarlos más seguido es una picardía. Solo esperamos que con shows así, el público recuerdo lo bueno que son Os Paralamas Do Sucesso.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *