SHOWS

Ace Frehley: Encuentro cercano

Por  | 

El legendario guitarrista de Kiss vino como solista por primera vez para dar cuatro conciertos íntimos.

En un país tan “kissero” como este, es una picardía no haber disfrutado a sus músicos en su faceta solista, y tal vez el más añorado sea Ace Frehley. La gente tal vez tenga más presente a Gene y Paul, pero para el fan más acérrimo y miles de músicos exitosos en el mundo, Ace es la imagen y sonido de Kiss. Y en vez de hacer un show grande, el músico da cuatro shows íntimos para poder disfrutarlo lo más posible.

En Flores, el show comienza con el clásico “Parasite”, una forma infalible de ponerse al público en el bolsillo, pero hoy eso no hace falta; estamos ante un verdadero recital de fanáticos que están dispuestos a cantar cada nota. Luego de la reunión de Kiss durante los 90, Ace pasó por unos años de silencio musical y recaída en sus adicciones, eclipsando todo lo que había logrado hasta ese momento. Es triste llegar a tocar fondo, pero muchas veces eso resulta inspirador para el artista. El guitarrista se limpió, armó una banda y se despachó con discos como “Anomaly” y “Space invader”, trabajos que están a la altura de su leyenda.

Así lo demuestra su gente, que canta tanto canciones recientes como “Toys” o “Rip it out”, como los hits de su carrera solista como “Snowblind”. Y sonando moderno, no deja de tener el espíritu setentista de los primeros años de Kiss. De hecho, a la hora de recordar su vieja banda, no lo hace con las canciones más clásicas, sino con gemas como “Rocket ride” o “Strange Ways”. Ace es inteligente y sabe que su público es el “kissero” de alma, por lo que puede darse el lujo de ser menos obvio que sus ex compañeros a la hora de armar el repertorio.

Y a pesar de ser la estrella de la noche, sabe cuándo dar un paso al costado y dejar que sus músicos se luzcan: Chris Wyse (Ex The Cult) con su solo de bajo mechando riffs clásicos del rock, Richie Scarlet encargándose de algunos solos o incluso el baterista Scott Coogan, cantando algunas canciones que Ace no puede, como “Love gun”.

Obviamente que hay cosas que el fan espera, como la guitarra de luces o la que echa humo durante el solo de “Shock me”, pero el show está concentrado más en el aspecto musical. Después de ver tantos shows de Kiss en el país, el recital de Ace Frehley resulta más fresco. Por supuesto que estamos hablando de conciertos completamente diferentes que no se pueden comparar, y no decimos que uno sea mejor que otro, pero Ace tiene esa mugre y ese sonido que nos gusta más.

El trío perfecto de “Cold gin”, “Detroit rock city” y “Deuce” confirman la importancia del guitarrista. Tal vez no sea el más virtuoso, sino que su talento reside en ser un músico de canciones, y más allá de las luces, el maquillaje y los trajes, Kiss es una banda de rock and roll con grandes canciones. Eso es lo que el público fue a buscar y eso es lo que Ace les dio. Querían lo mejor, y lo obtuvieron.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *