SHOWS

Los Brujos: 25 años salvajes

Por  | 

La banda festejó el aniversario de su primer disco, el jueves en La Trastienda.

Cuando volvieron, Los Brujos dejaron algo bien en claro: el regreso no estaría enfocado en la nostalgia. De una banda que durante los 90 se animó a jugar y a correr los límites no se podía esperar otra cosa. “Pong” fue el disco que los trajo de regreso, con un sonido maduro, pero sin perder la esencia del grupo y es por eso que el público acompañó esta nueva etapa.  Aún así, cuando la banda anunció el show festejando los 25 años de “Fin de semana salvaje”, más allá del buen presente, revivir ese primer disco era una oferta que no se podía rechazar.

El comienzo con “Yo caí por tu amor” hace saber que el disco no sería ejecutado en orden, lo cual le da cierta incertidumbre al show. La gente pide temas y el guitarrista Gabriel Guerrisi les hace saber que no los van a tocar. A eso le sumamos a una seguidilla de canciones de “Pong” como “Buen humor”, “Beat hit”, “Rolling Stone” e “Histeria total”.

Después de la presentación oficial del último trabajo, se ve a una banda más suelta y cómoda, con las canciones nuevas sonando realmente bien y ya instaladas en la gente. El show ya no es tan caótico como en los 90 y eso está bien; sería falso querer reproducir eso. Hoy vemos a un grupo que toca mucho mejor pero que no ha perdido la esencia que les hizo dar shows memorables.

Para el momento de revivir esa primera placa, traen de regreso a Morticia Flowers, la cantante que con su aporte hizo de la banda algo diferente. Obviamente el espíritu juvenil se adueña del público presente y aunque la mayoría tenga más de 30 ó 40 años, el mosh es un mandato ante canciones como “Mi vestido floreado”, “Fin de semana salvaje” o “Canción del cronopio”.

Lo que notamos en este segmento es que claramente su fuerte es el vivo. La energía que emanan es contagiosa y hoy, con muchos años de experiencia, el show es más sólido. La gente sube y baja del escenario todo el tiempo y hasta unos diez chicos salen desde el público y suben al escenario a cantar “Kanishka” mientras Alejandro Alaci trepa por las instalaciones del lugar y se tira a la gente. Es claro porque la gente le tiene tanto afecto a Los Brujos: durante hora y media uno vuelve a la esencia misma del rock, sin distracciones.

Con canciones imbatibles para el vivo como “Psicosis total”, “Agua viva”, “Piso liso” o “Mi papi no te quiere”, Los Brujos coronan un show impecable. Después del lamentable fallecimiento de Ricky Rúa, muchos dudaron del futuro de la banda, pero los músicos demostraron que no perdieron el foco: entregar canciones frescas y dar shows vibrantes. Hoy están más Brujos que nunca.

 

 

 

 

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *