SHOWS

Descendents: Por siempre joven

Por  | 

La mítica banda de punk rock desembarcó en Buenos Aires por primera vez, el domingo en el teatro Flores.

Hoy ya no hay sueños imposibles. Poco a poco las bandas que pensábamos que nunca íbamos a ver por estas tierras fueron llegando. Ya sea por aburrimiento de girar siempre por los mismos lugares, por buscar nuevos horizontes, por necesidad económica y/o de reconocimiento, hoy ya no es descabellado pensar que cualquier banda de culto puede pasar por este rincón del planeta. Descendents vive en su propia burbuja y trabaja según sus propias necesidades, por lo cual, las razones que antes nombrábamos, en ellos no aplican. No le deben nada a nadie, pero para toda una generación de punk rockers porteños los californianos eran la mayor asignatura pendiente.

Con una sala completamente llena, salen cuatro señores ya grandes de edad que, tanto hoy como hace 35 años, no siguen otras reglas más que las propias. Descontentos con las recientes elecciones presidenciales en Estados unidos, la banda arremete con “Everything sucks”; la angustia y la bronca siguen ahí y el público se saca una espera de años a los gritos.

Con un sonido aceptable, el cuarteto hace un repaso sin respiro por toda su historia, pero con un acierto: nunca descuidan la melodía. Es recordado como los Ramones, en el torrente de adrenalina que eran sus shows, muchas canciones terminaban perdiendo la esencia original. En el show de Descendents eso no sucede. Si hay una banda culpable de crear eso del “punk rock melódico” (aunque el punk siempre fue melódico), son ellos, e himnos como “Myage” o “I´m the one” suenan como fueran pensados; ni más lentos, ni más rápidos. Y para los que dudaban del poderío y la velocidad del grupo hoy en día, ahí aparecen canciones como “Coffe mug” para acelerar todo.

Descendents es una banda que gira alrededor de Milo, su cantante, bioquímico de profesión, que cuando quiere escaparse de su laboratorio tiene su banda de punk rock. Es por eso que los discos y las giras son eventos esporádicos, siendo el grupo una figurita difícil de agarrar. Lo sorprendente es que incluso cuando pasan 8 ó 10 años entre disco y disco, siempre vuelven en plena forma, tal es el caso de su último lanzamiento, “Hypercaffium spazzinate”. Nuevas canciones como “Feel this” o “Victim of me” se funden perfectamente entre clásicos como “Myage” o “Hope”, y eso en un género como el punk rock es algo muy raro.

Si uno no conoce la música del grupo, es muy difícil diferenciar cuál canción es un hit y cuál no; el público festeja, canta, y baila cada tema por igual, incluso los nuevos, aunque algunos como “Rotting out” son particularmente esperados. Además, la banda suena realmente sólida. Como se ve en las remeras oficiales de la gira, este año ha sido un año de mucha actividad, y eso se nota en las tablas. Tal vez ya no hay fuerza bruta, pero en Descendents siempre fue más importante la musicalidad que el poderío, y eso todavía se mantiene.

El show termina abruptamente con el baterista Bill Stevenson diciendo “Nosotros somos profesionales” y dejando su puesto tras tocar “Smile”, prácticamente sin saludar. Un episodio confuso que no logra opacar lo sólido del concierto. Con una treintena de canciones y un show sin fisuras, Descendents cumplió el sueño de muchos y dejó un recital que quedará en la memoria de todos los presentes.

azafatodegira.com

3 Comments

  1. Paulette

    6 diciembre, 2016 en 09:01

    El batero dijo que eran profesionales cuando se rompió una cuerda y volvieron tras cambiarla. El último tema fue smile, tema que Milo escribió para él debido a las circunstancias que estaba atravesando. Cuando el tema terminó se levantó y saludó, esa noche sonrió. Fue genial.

  2. Juan Ignacio Chamadoira

    6 diciembre, 2016 en 02:52

    Hola Facundo! Excelente la crónica.

    Te quería consultar si tenes más fotos, tuve la suerte de que Milo me pasara el micrófono para cantar un pedacito de una canción y sería muy importante para mi saber si es que existe alguna foto de ese momento (aunque sé que son mínimas la posibilidades)

    Ante todo muchas gracias, y las fotos que publicaron estan increíbles

    • Silvana Morsenti

      6 diciembre, 2016 en 18:48

      Hola Juan! Gracias por tu comentario.
      Lamentablemente no tenemos más fotos que esas ya que sólo nos permiten estar en la valla durante 3 temas y después nos fue imposible quedarnos cerca.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *