ENTREVISTAS

Amel: “Somos una banda de canciones”

Por  | 

Hablamos con la banda antes del festejo por sus 10 años de carrera.

Se sabe: los Spinetta son una familia musical, donde esa relación no solo se limita a hermanos o padres e hijos. Podemos decir que todo el clan Spinetta es una gran banda, donde cada una es una rama más en el árbol genealógico musical. Amel es la banda que formó Gustavo Spinetta, hermano de Luis, junto a su sobrino, Gonzalo Pallas, acompañado de Pablo Castagneris, Francisco Zunana y Facundo Vidal. En víspera del festejo de los diez años de carrera, hablamos con ellos sobre cómo es hacer música en familia.

La fecha del teatro Sony es el festejo por los diez años. ¿Creen que cambió mucho la banda desde el comienzo hasta ahora?

Gonzalo: La banda no, nosotros sí. Igual desde las primeras zapadas hasta ahora, que queremos grabar un tercer disco, hay un crecimiento natural de la banda. Muchas cosas nos pasaron juntos en estos diez años que te hacen crecer. Y a la vez la identidad es la misma.

En toda esa historia, ¿la brecha generacional entre ustedes trajo alguna dificultad?

Gonzalo: Nunca hubo esa brecha o una disconformidad estilística musical, digamos. Venimos de la misma escuela musical. Gus es mi tío y me pasó un montón de música. Yo me formé con él de alguna forma. Los chicos también curtían la misma música y venimos de una familia donde se respiraba eso.

Gustavo: Eso es algo increíble, porque teníamos la misma data musical a pesar de que yo los conocí en ese momento de formación a los otros chicos. Pero hablando de esa primera época en especial, había una coincidencia de gustos.

Gonzalo: Igual todo el tiempo escuchamos música nueva y nos vamos pasando cosas nuevas.

¿Hablan mucho sobre la música que quieren hacer?

Gonzalo: Se habla muy poco, se planea muy poco.

Pablo: Somos muy respetuosos de la espontaneidad, del momento. Zapamos mucho y ahí aparecen cosas. Muchas veces alguien trae un tema y termina quedando la primera idea. Lo que manda es el momento y lo que pide la canción. Esa termina siendo la regla.

Gustavo: Los temas ya traen una identidad y tratamos de captar eso. Igual no es que neguemos la opinión del otro; las opiniones valen.

Gonzalo: Y siento que todos venimos con el mismo tipo de comprensión y eso hace que no haya tantos conflictos. No hay una fórmula compositiva. Hay temas que salen de zapadas, temas que salen de bases, otros los llevo yo. Entre todos tratamos de darle color.

Pablo: A nadie le molesta lo que hace el otro. Yo sé que lo que se le ocurra a Gus o a Gon me va a gustar.

Gustavo: Y ahí es donde empieza a aparecer el rock, el funk, el jazz…

No se encasillan en nada…

Gonzalo: No. En el último disco por ahí hay un jazz, un blues, un rap. Igual son canciones. Somos una banda de canciones. Por ahí es más crudo, más psicodélico, pero es eso.

Y en el momento del estudio ¿les cuesta que un productor meta mano u opine sobre una obra que es muy de ustedes?

Pablo: Nadie va a decidir por nosotros, pero estamos abiertos a opiniones de afuera.

Gonzalo: También pasó que el primer disco lo hicimos con Tweety Gonzalez y Mariano López, dos tipos que saben mucho. Lo grabamos en La Diosa, el estudio de mi tío, con gente que sabe mucho. Entonces en algún punto nos dejamos llevar por todo eso porque no teníamos ninguna idea de nada. Lo que sí sucedió es que prestamos atención a todos esos pasos de ingeniería y producción. De hecho, el segundo disco tuvo mucha más producción nuestra. Probábamos todo en la sala y ya llevábamos temas terminados. Y todo eso fue gracias a laburar con gente muy grosa y prestarle atención y aprender. Y ya el tercer disco lo imaginamos de otra manera. Todo el tiempo estamos aprendiendo.

Pablo: Además trabajamos con gente que tiene bocha de trayectoria y fueron cero canuteros de data. Nos decían “esto se hace así, esto otro así”. No muchos te comparten su oficio. Hoy en día son amigos y aprendimos mucho. Yo me fui un montón de veces al estudio para ver cómo se labura. En el segundo disco como le llevábamos los temas más armados se re copaban. Aprendimos a grabar, a editar, a tener otro vocabulario. Y eso lo aprendimos de trabajar con maestros.

Además esos los ayuda a poder tener un control mayor sobre lo que quieren hacer.

Gonzalo: Seguramente. Al principio te imaginabas los temas, y ya al momento de grabación te perdías en la puerta de la percepción. Ya en el segundo disco es como que cubrimos otro umbral, de ver cómo encarábamos el audio. Ahora el tercero ya sabemos cómo grabarlo.

¿Y para el show de los diez años que están preparando?

Gonzalo: Vamos a pasar por toda la historia de Amel. Temas de los dos discos, temas futuros y temas que nunca quedaron en disco. El show va a estar bueno para el que no nos conoce porque va a tener algo de cada etapa de la banda.

*Amel se presenta el viernes 18 de noviembre en el Teatro Sony, Cabrera 6027, C.A.B.A

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *