SHOWS

Bandera de niebla: Lo que vendrá

Por  | 

El grupo de Adrián Outeda y Hernán Espejo presentó oficialmente su disco debut, el viernes en Uniclub.

A veces, cuando menos pretensiones se tiene, mejor salen las cosas. Bandera de niebla apareció sorpresivamente un día y desde entonces no deja de cosechar buenas críticas, buenas canciones y shows demoledores. Conformado por Adrián Outeda (NDI, Satan Dealers), Hernán Espejo (Vrede, El siempreterno, Compañero Asma), Martín Méndez (Dragonauta) e Ignacio Brizuela (Fantasmagoria) podemos hablar de un supergrupo del under, aunque seguramente sus integrantes odien esa definición.

Con un público mayor, pero sediento de rock con el cuchillo entre los dientes, el show comienza con “Crisis de la edad media” y si alguno de los músicos llegó a dicha crisis, lo canaliza de la mejor manera: velocidad, riffs y furia.

Para muchos, Outeda es la voz del hardcore argentino. Y si bien Satan Dealers tiene sus momentos de furia, es en Bandera de niebla donde da rienda a suelta a ese espíritu primal suyo. “Como el trueno y el relámpago” o “La muerta está en tu menú” poseen esa impronta sin descuidar la melodía, tal vez la mejor virtud de la banda. Obviamente, Hernán Espejo es gran responsable de esto; melómano declarado y un guitarrista que parece amoldarse a cualquier estilo. Con una base sólida como la de Brizuela y Méndez y un sonido cristalino durante todo el show, toda la performance de la banda es un punto alto.

Históricamente los shows hardcore son cortos, tal vez por las limitaciones musicales del género y la duración de las canciones. Es por eso que Bandera de niebla está más cerca de ser una banda de rock and roll furiosa: no hay nada que limite su propuesta y el show nunca se vuelve monótono. Con canciones como “Frío camino del rey”, “En India”, o el cover de Riff, “Días buenos y malos”, los músicos y el cantante nos demuestran que su paleta de colores musicales es muy amplia.

Terminando el show con “Cosecha cerebral” y “Capitán de mi naufragio” la banda muestra que se pueden hacer hits con declaraciones de principios. Este fue un show de Bandera de niebla y no es necesario recurrir a ninguna nostalgia para dejar a la gente contenta. El show no termina con ninguna canción de NDI, ni de Vrede, ni de Dragonauta; no hace falta. “Resistiré” de Barón Rojo corona una lista que solo mira para adelante.

Ya sin canciones para tocar, la banda regresa para repetir alguna composición a modo de bis. Y realmente se lo ganan. Con algunos de sus integrantes con 25 años de trayectoria, Bandera de niebla es interés y amor por la música, siempre pensando en lo que vendrá.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *