ENTREVISTAS

Viaje a Ixtlán: “Era hora de tomarnos las cosas en serio”

Por  | 

Hablamos con la banda antes de su presentación en Club V.

Un viaje que atraviesa todos los sentidos. Eso propone Viaje a Ixtlán: abrazar la música en todas sus formas. Hablamos con Mariano Bertolazzi sobre el presente del grupo.

Para la fecha de Club V dicen que es una buena oportunidad para presentar a Viaje a Ixtlán como banda estable. ¿Cuál fue el quiebre que los lleva a transformarse de un proyecto a una banda estable?

Viaje a Ixtlán nace desde la informalidad, del no proyecto. La idea que tuvimos con Leo Aldegani, que tocó la bata en el primer disco, fue expresar de manera inmediata y espontánea las canciones que íbamos componiendo en casa solo con la bata y la viola. En ese momento yo venía tocando una criolla que fue con la que grabamos todo el volumen uno para poder representar lo que escuchábamos mientras las canciones tomaban forma. Después de grabar ese disco, Sergio Ch nos ofrece la plataforma del reciente sello South American Sludge Records y se edita físicamente. Hicimos varios shows con amigos que se fueron subiendo y bajando de la banda, creo que fue 2014, no estoy seguro. Ese mismo año Damián Colaprette nos propone de volver a grabar y le dijimos que si sin tener un solo tema armado, ni banda y Leo se estaba yendo a vivir a Italia, solo quedamos Finger y yo. Desarrollamos algunas ideas que teníamos dando vueltas, llamamos a los hermanos Romani que se ocuparon del bajo y la batería y a los dos o tres meses nos metemos al estudio a grabar el Vol II. El sello Scatter se interesa en editar el disco, nos invitan a tocar con los Yawning Man, seguimos tocando, nos invitan a tocar con Radio Moscow, llegaron varias reseñas de distintas partes del mundo, de repente un puñado de personas se empieza a interesar en Viaje y qué se yo… Era hora de tomar las cosas un poco más en serio y ensayar un poco más, jajja.

El primer disco sale a los pocos meses de haber comenzado la banda. Vol II sugiere una continuación de ese primer disco, pero al mismo tiempo, ¿cómo cambió la dinámica de la banda para este nuevo trabajo? Sobre todo a la hora de componer.

En realidad no. El primer disco es algo más personal, desde las letras hasta la música, describen el momento que estaba pasando y cosas que pasaban también a mi alrededor que se volcaron en las canciones sin premeditación, en forma directa, sin que la cabeza interfiera con prejuicios y moños raros; tiene esa impronta. El Vol 2 tiene algo de esa inmediatez que se encuentra en el disco anterior. Esta vez trabajamos con Finger en conjunto sobre las estructuras y como se grabó en vivo le dimos lugar a la improvisación y tiene esa soltura que te da a veces el no saber bien qué tenes que hacer y te dejas llevar por lo que está pasando en ese momento. También se les dio un mayor protagonismo a los sintetizadores, que ya habíamos grabado en varios temas del primer disco y subimos la apuesta. Hoy es el sonido que más identifica a la banda.

“El camino blanco” vendría a ser la pieza central del disco. ¿Siempre existió la idea de hacer una canción larga en partes o fue algo que se fue transformando en eso? ¿Cómo se logra coherencia en algo tan largo?

Siempre damos rienda suelta a las canciones. Duran lo que tienen que durar, hay algo que la inicia y después todo va fluyendo. Nuestras composiciones por lo general siempre avanzan. A veces para volver a escuchar un riff tenes que ir al principio del tema. Componer “El camino blanco” se trató de eso, de dejarse llevar y poder lograr hermanar todas las melodías. La estructura del tema se armó como se la escucha en el disco. Se grabó en dos mitades que luego las junta el pasaje de sintetizadores.

Los sintetizadores de Ernesto Romeo tienen un protagonismo esencial, pero él no forma parte de la banda estable. ¿Cómo suplen su ausencia? ¿Las canciones mutan mucho sin él?

Desde el principio estaba la idea de que los sintetizadores ocupen ese lugar. Nos gusta Pink Floyd y Ernesto tiene todos los equipos de esa época, de los 70. Lo había visto tocar con Pez en su momento y cuando vi la oportunidad de que pueda aportar lo suyo a Viaje lo llamé. Nos recibió en su estudio (Siesta del Fauno) y en dos días grabó todo lo que hoy y para siempre se escucha en el disco. Hoy está Jeque Fartax ocupando ese lugar y yo, que después de unas semanas de pasar por el estudio, compré un sinte y un secuenciador que hoy estoy usando en vivo. Como decía al principio, en Viaje se presta mucho a la improvisación y Ernesto fue metiéndose en lo que pasaba y grabando todo en el momento. Eso sigue pasando en vivo, se sigue improvisando.

La música de la banda es mayormente instrumental y hoy la gente está más abierta a este tipo de propuestas. ¿Qué buscan ustedes al salirse del formato más tradicional de la canción?

La búsqueda es siempre desde adentro, de nuestro interior, y la música instrumental de Viaje en los desarrollos instrumentales y las melodías está mostrando cómo nos sentimos. Todo parte desde ahí, de poder expresarnos, a veces no son solo las palabras las que dicen cosas. Ahora estamos hablando de un disco prácticamente instrumental y mañana será otra cosa, es Viaje a Ixtlán, un proyecto desprejuiciado en el que podemos hacer lo que tengamos ganas, sin estructuras, libremente.

¿Son muy críticos con la música que crean? ¿Son de analizar y corregir o se dejan llevar por el instinto y no retocan demasiado?

Somos enteramente intuitivos, si algo no nos hace vibrar, si no nos transmite algo, no lo seguimos, se deja para otro momento y quizá hasta jamás se retoma.

¿Qué tienen preparado para la fecha de Club v?

Vamos a tocar el Vol. 2 completo, en el orden que tiene el disco, como si lo escucharas en tu casa pero traccionado a sangre.

¿Qué es Viaje a Ixtlan para ustedes?

Es el trayecto, un camino que no nos lleva a ningún lado, sin tiempos, sin responsabilidades. Es solo mirar el paisaje, el viaje eterno, el viaje interminable.

*Viaje a Ixtlan se presenta el viernes 4 de noviembre en Club V, Av. Corrientes 5008.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *