ENTREVISTAS

Vinnie Paul: “Amo hacer esto como el primer día”

Por  | 

Hablamos con el baterista de Hellyeah y Pantera antes de su exitosa presentación en el Maximus Festival.

No juzgues a un libro por su tapa y no juzgues a un músico por la música que toca. Vinnie Paul fue parte de Pantera, una de las bandas más peligrosas del mundo. Y a pesar de una imagen dura y una actitud de llevarse todo por delante, el baterista es una persona amable y amigable y cuando termina la nota te invita al cabaret que maneja si alguna vez andás por Texas.

Antes de dar un exitoso show en el país con Hellyeah, nos juntamos con él y el bajista Kyle Sanders en un hotel de Retiro atestado de fans.

¿Cómo los está tratando Sudamérica? Especialmente a vos, Vinnie, que hace un tiempo no andabas por acá…

Vinnie: Ha sido fantástico, sin dudas. Realmente no sabía cómo iba a ser la reacción con Hellyeah, pero los fans han sido increíbles. Hemos tenidos algunos de los mejores públicos de nuestra carrera en estos últimos días. Arrancamos en México haciendo un show solos en un club que se agotó y fue increíble. Santiago y Brasil también fueron geniales y lo cerramos en Buenos Aires que es como la cereza del postre.

Es bueno escucharlo porque desde hace un tiempo Hellyeah se ve como una banda más sólida. Como que ya no es un proyecto o una banda de fiesta que parecía al principio…

Vinnie: Sí, realmente los primeros discos fueron muy experimentales para nosotros. Queríamos pensar fuera de la caja y hacer algo con lo que la gente no nos asociara directamente. Una vez que logramos eso quisimos volver a nuestras raíces más metaleras. Incorporamos a Kyle y a Christian y nos concentramos en hacer un disco asesino y en hacer nuestro show en vivo más sólido. Realmente creo que hicimos nuestro mejor disco con “Undeniable”, lo siento así. Creo que encontramos el verdadero sonido de Hellyeah y pienso que los próximos discos van a ser pensados a partir de este.

¿Vos cómo te sentís al respecto, Kyle?

Kyle: Creo que todos estábamos en sintonía y pudimos volver a nuestras raíces. Todos crecimos con el heavy metal. En mi caso pasó mucho tiempo hasta que me di cuenta que existía otro tipo de música (risas). Cuando ellos empezaron venían de otras bandas grandes, pero no intentaron hacer que sonara igual que Pantera o Mudvayne. Los discos pasan, la banda se enfoca, busca su identidad y Christian y yo entramos cuando el grupo ya había pasado por todo eso, ya habían hecho el disco “Blood for blood”, pero lo habían hecho como trío. Entramos para la gira y realmente pudimos conectar como grupo, nos transformamos en una familia. La vida se trata de madurar, crecer y ser mejor. La banda cree que este es nuestro mejor disco y los fans también. Si el disco es tan bueno es porque realmente sentimos que todos estamos en sintonía.

¿Entonces creen que la situación hizo que hagan un disco tan denso y pesado o querían lograr algo así?

Vinnie: Creo que con “Blood for blood” pusimos la vara muy alta y realmente sabíamos que íbamos a tener que esforzarnos para superarnos. Empezamos a tirar ideas con Tom y naturalmente iban yendo para ese lado. Después Chad hizo lo suyo con las letras y lo llevó incluso más allá. Él trabaja realmente duro; escribe, reescribe y nunca hace las cosas por la mitad. En algún punto esos últimos discos fueron más fáciles de hacer, porque se mueven por terrenos conocidos. Son discos de puro heavy metal, que es lo que sabemos hacer.

Después de tantos años trabajando, ¿tiene ese acercamiento primal a su instrumento? De querer practicar y probar cosas nuevas…

Kyle: Creo que siempre estás tocando un instrumento, aunque no sea físicamente. Creo que ningún músico duerme bien, porque constantemente estás teniendo ideas. Te acostás y te levantás pensando en cómo mejorar algo o cómo llevar a cabo una idea. Aunque no tenga un bajo conmigo, siempre estoy pensando en él (risas). Cuando volvés del tour querés alejarte un poco de eso y tener un estilo de vida normal, compartir con tu familia. Pero la cabeza nunca para.

Vinnie: Es como andar en bicicleta. A veces podés estar un poco oxidado, pero enseguida recordás todo. Los momentos en los que agarro una batería cuando no estoy arriba del escenario, son cuando quiero probar cosas nuevas o ver si una idea está buena. Pero no practico en el sentido estricto de la palabra, tocando sobre discos de bandas o viejas canciones mías. No suelo volver sobre cosas que he tocado un millón de veces.

¿Cómo entran Kyle y Christian en la banda? ¿En qué te fijas cuando necesitás encontrar un músico nuevo?

Vinnie: Con Kyle fue fácil, porque habíamos girado bastante con Bloodsimple, una gran, gran banda. Básicamente yo lo quería a él, le preguntamos si estaba disponible y eso fue todo. Con Christian fue diferente porque él tocaba en otro tipo de bandas, más relacionado al rock de los 70. Pero a Tom le encantaba y realmente lo quería. Yo no lo conocía, me lo mostró y quedé impactado. Y en definitiva eso fue bueno, porque creo que le dio más musicalidad a la banda.

Sí, y lo bueno es que realmente la gente quiere al grupo. Obviamente todos te tienen mucho cariño por lo que significa Pantera en sus vidas, pero la gente va a ver a Hellyeah, cantan sus canciones. No va a ver a la banda del ex Pantera…

Vinnie: Sí, eso me orgullece. Poder hacer de vuelta con estos chicos lo que hacía con Pantera… Todavía me acuerdo el alboroto que se armaba cuando veníamos acá las primeras veces con Pantera. Poder lograrlo de vuelta es increíble.

Sé que pasaron muchos años, muchas cosas. ¿Todavía te acordás de los shows que dieron por acá en los 90?

Vinnie: Sí, pensá que cuando arrancamos nuestro único objetivo era tocar en los Estados Unidos. Después surgió la posibilidad de ir a Europa y fue increíble. Luego nos llamaron de Australia. Yo ni sabía dónde estaba Australia (risas). Luego surgió Sudamérica, otro lugar del que no sabía nada. Fuimos viniendo año a año hasta tocar en un estadio con Kiss. Ellos y Van Halen son las bandas más importantes de mi vida, así que compartir escenario con ellos era algo loquísimo. Y era genial hacerlo en Sudamérica, porque la gente se volvía realmente loca. Creo que cuando Kiss vio cómo reaccionaba la gente con nosotros pensaron que no era buena idea que abramos sus conciertos (risas). No cambió mucho desde esa vez. Gente con mucha pasión… Fíjate que ahora mismo hay una multitud de chicos esperando afuera del hotel. Eso no pasa en todos lados.

Bueno, supongo que también estarás entusiasmado por comer algo. Sé que estás por sacar un libro de cocina…

Vinnie: Vengo soñando con los bifes de acá, man. (risas). Mi comida preferida es la mexicana, bien picante, pero no puedo decirle que no a un buen bife. El libro se va a llamar “Drumming up an apettite” y si no sale para navidad, sale el año que viene. Tiene como 150 recetas. Está muy bueno.

¿Y ahora que está de moda, crees que eso pueda llevar a un libro sobre tu carrera musical?

Vinnie: Creo que si vivís en el pasado, no tenés futuro. Realmente no tengo tiempo para pensar en lo que hice en 1992. Ahora mismo estoy pensando en 2017 ¿sabés?

Trabajás mucho. ¿Todavía disfrutas subirte a un bus y dar 100 shows por todo el país?

Vinnie: A veces creo que hay algo mal en mí (risas). Realmente lo disfruto. No estoy casado, no tengo hijos. Vivo 100% para esto. Mi vida es estar en la carretera dando shows. Si estoy mucho tiempo sin hacer nada me vuelvo impaciente. Incluso con tantos años a cuestas, hoy es más divertido que nunca. Amo hacer esto como el primer día.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *