ENTREVISTAS

Anomalía: “Grabamos el disco que queríamos escuchar”

Por  | 

Hablamos con el guitarrista David Iapalucci antes de su presentación en Uniclub, este domingo 11.

No son muchos los grupos que se forman a una edad joven que pueden mantener una coherencia de trabajo e identidad a lo largo de los años. Claro, eso lleva mucho trabajo y esfuerzo, ademas de frustración, pero al final hay recompensa, dicen. A días del show mas importante de sus vidas, hablamos con la banda sobre todo el proceso que los llevó hasta este punto.

Durante la época de “Mea culpa”, Anomalía parecía una banda más inestable. “Una vida en el infierno” parece un nuevo comienzo para ustedes. ¿Lo sienten así? ¿Creen que están teniendo una nueva vida como grupo?

Totalmente, parecía y era una banda más inestable. A lo largo de estos 10 años de vida, cambiaron unos 8 integrantes, quedando yo como único original en la banda. Cada cambio de integrantes fue un trabajo enorme, volver a ensayar mil veces cada tema, volver a afianzarse en vivo, volver a generar un vínculo, etc. En algún punto fue agotador, pero cuando perseguís algo que te apasiona, si te caes, te levantás y volvés a perseguirlo, no importa cuántas veces; le pones huevo y seguís adelante. Así fue que siguiendo, hoy Anomalía es un equipo de gente que tiene metas claras y un concepto de la música o de la expresión artística mucho más homogéneo que las formaciones anteriores. El último en entrar a la banda fue Ariel (bajista). En ese momento, yo ya tenía compuesto “Una vida en el infierno”, pero faltaba que lo toquemos. Fue ahí cuando surgió la idea de cortar todas las fechas en vivo, cambiar el aire por completo, parar con “lo viejo”, como dijiste vos, era momento de un “nuevo comienzo”. Nos encerrarnos a ensayar como cuando teníamos 15 años, sin ninguna obligación que nos contamine el espacio creativo. La idea era grabar el disco que siempre quisimos escuchar, y luego de un año de ensayos y encierro y pre producciones y pruebas de grabación, lo logramos. Grabamos el disco que queríamos escuchar.

¿Llegó algún momento en que quisieron parar con todo? ¿Qué los hizo seguir?

Sí, muchas veces nos encontramos con esa idea. Pero a medida que vas creciendo empezás a entender que el ser humano es muy hábil para boicotearse con elementos externos muy superficiales. Existen muchos factores perimetrales que te contaminan y no tienen nada que ver con la expresión artística. Hacer música no es enfrentar egos, no es enfrentar conceptos financieros, en resumen, no es meterse el dedo en el culo. Es otra cosa, mucho más profunda. Una vez que todos en la banda comprenden eso, no existen motivos para dejar de hacer lo que te apasiona.

¿Qué se permitieron hacer en este disco? ¿Cómo fue evolucionando el proceso de composición y grabación?

En este disco queríamos que predomine la naturalidad, queríamos que el disco suene bien contundente, pero que no suene como una “maquinita” o excesivamente procesado. Hicimos algunas pruebas en mi casa grabando guitarras y bajos por línea, después reampeamos y grabamos batas aparte, la idea era ahorrar tiempo y guita de estudio. Los resultados fueron una cagada. Horrible, todo muy frío. Un tiempo antes de hacer esa prueba, grabamos un ensayo con muy buena calidad a modo de pre producción y comparando las maquetas que hicimos en casa con el ensayo, descubrimos que éramos mucho mejores tocando en vivo que por separado, funcionamos mejor cuando nos vemos las caras. Ahí tomamos la decisión de grabar el disco en vivo. Esto significaba un riesgo, porque grabar en vivo este estilo de música es algo poco habitual pero creíamos que trabajado mucho podríamos hacerlo. Finalmente, reservamos 2 días de estudio y grabamos todo en tan solo un par de horas del primer día con 3 tomas de cada tema. El segundo día lo usamos para comer pizza y tomar cerveza. No podíamos no festejar.

Vos y Ramiro formaron esta banda siendo muy jóvenes. Supongo que uno no escribe de la misma forma a los 18 que a los 28. ¿Qué te sigue gustando del viejo Anomalía y qué no?

Como mencioné más arriba, hay 10 años de banda. Son 10 años de cambios personales también. Procesamos distinto, nos pasaron y nos pasan cosas todo el tiempo que influyen en la forma de expresarnos tanto en las letras como en la música. Eso se nota si comparás los 2 discos. El cambio más grande para mi gusto se da en que las letras de “Una vida” ahora son en castellano. Por otro lado planteamos un cambio en las voces y Ramiro procesó perfectamente a lo que yo apuntaba en la composición. Musicalmente es más estructurado que “Mea culpa”.
“Mea culpa” es un disco que amamos. Por lo menos a mí, me trae mucha nostalgia escucharlo. Fue mi primer experiencia en un estudio de grabación, tendría 17 o 18 años y grabamos temas que tenía compuestos desde muy chico. ¿Le cambiaríamos cosas? Sí. No obstante, nos sigue gustando, de hecho, hace poco barajamos la idea de volver a grabarlo con esta formación y también en vivo. Veremos…

¿Cada uno tiene su papel definido en la composición o todos opinan de todo? Ustedes dos son la esencia de la banda, ¿cómo manejan el tema cuando se suman nuevos integrantes y quieren aportar idea?

La composición la llevo yo a la sala o la mando por correo como audio. Cada vez que se me ocurre algo nuevo lo comparto con mis compañeros, siempre quiero saber qué opinan. En casi todos los casos confían en mi criterio, me dan el ok y me segundean en todas las variables que se me ocurren sobre cada compás. Me tienen mucha paciencia. Una vez que la canción tomó forma, hay una tormenta de ideas sobre arreglos para cada instrumento.

De alguna forma, Los Antiguos empezó a exigirte un montón de tiempo que antes se los dedicabas exclusivamente a Anomalía. ¿Cómo hacés para crear un balance?

Sí, me exige tiempo, y mucho, pero siempre tuve el concepto de que lo mejor que le puede pasar a una persona es no tener tiempo por dedicarse a cosas que le apasionan. Una cosa que me juega a favor para lograr un balance es que tocamos estilos distintos y es como que uso 2 lados distintos de la cabeza. Cuando uso uno, relaja el otro y viceversa. De momento puedo manejarlo.

¿Qué cosa que aprendiste en Los Antiguos pudiste implementar en Anomalía?

Maduré muchos aspectos de mi personalidad. Solía ser excesivamente efervescente. Ahora solo soy efervescente. Por otro lado aprendí mil cosas a nivel gestión de la banda.

¿Qué tienen preparado para la fecha de Uniclub?

La idea principal de la fecha del 11 de septiembre es poder darle a nuestro público un show en un lugar con buen sonido, buenas luces y con una barra accesible en un lugar accesible.
Desde el año pasado venimos tocando en Gran Buenos Aires y en algunas provincias. Los shows no duran más de 40 min. Estamos ensayando un show más extenso y con algunas sorpresas en medio, pero lo principal es que suene y se vea lo suficientemente bien para que se vayan con la cabeza rota.
Por otro lado tocan 2 bandones con los que nunca compartimos escenario: Resurrección Agonizante y No Guerra. Va a ser un quilombo.

¿Va a sonar el disco entero?

Sí, parte del anterior también. Vamos a tocar algunos temas que hace mucho tiempo no tocamos en vivo.

¿Qué es Anomalía para ustedes?

Es el lugar en el que mejor nos podemos expresar, a donde nos sentimos plenos y donde por unos minutos podemos ser completamente felices.

*Anomalia se presenta el domingo 11 de septiembre en Uniclub, Guardia Vieja 3360, C.A.B.A

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *