SHOWS

Massacre: Aliens en la tierra

Por  | 

El sábado en Museum, el grupo de skate rock presentó el álbum conceptual “Biblia-Ovni” con una gran puesta en escena.

Massacre se tomó su tiempo para darle formalidad a su octavo largo duración “Biblia-Ovni”, que salió a la calle el 15 de junio de 2015. Con este trabajo volvieron a lanzar un disco conceptual después de “12 nuevas patologías”, editado en 2003. Aquí se meten de lleno sobre el origen de la humanidad.

El arranque del show fue algo tibio. Si bien comenzaron sonando ajustadamente, un volumen un poco bajo y un público que tardó en acoplarse hicieron que “Mi amiga soledad” no despertará el entusiasmo que se merece. Con clásicos positivos de la etapa “Aerial” (1998) como “Te leo al revés” y “Te arrepiento” el show empezó a tomar otra fisonomía, ayudados también por unas guitarras más protagonistas.

Wallas estuvo más contenido que de costumbre, quizás por ser el marco de la presentación del disco. Igual no perdió oportunidad para tirarle algunos palitos a Gustavo Cordera. De este modo, se enfocó más en su tarea vocal, y se lo notó en buen estado tanto en canciones antiguas como “Querida Eugenia” o más modernas como “La virgen del knock out”.

“Bibli-Ovni” es un disco muy interesante y que supera musicalmente a sus predecesores “El mamut” (2007) y “Ringo” (2011). Sin embargo, no es tan hitero como estos, ya que abundan canciones más psicodélicas y sin estribillos tan gancheros. Probablemente esto haya influenciado en la reacción del público a lo largo de los nuevos temas. El primer corte, “Niña dios”, generó alegría, aunque esta canción en particular va por fuera de la lógica del álbum, y se remite más a los dos discos previos.

El momento más logrado fue cuando estuvo de invitado el coro AfroSound Choir participando en una excelente versión de “La nave” en clave gospel. Con el coro ubicado en los palcos, la estructura del local favoreció la muy buena puesta en escena. También estuvieron presentes en el segundo sencillo, “Muñeca roja”.

Massacre siempre reconoció su amor hacia David Bowie, por eso no resultó extraño que le hayan rendido tributo con dos canciones ineludibles de su discografía como “Starman” y “Moonage daydream”. Wallas puso todo su cariño para interpretarlas de la mejor forma posible.

La banda logró su esplendor escénico en los bises. Ya relajados tras la presentación sacaron lo mejor de sí en su versión de Massacre Palestina, e himnos añejos como “Nuevo día”, “Plan B: Anhelo de satisfacción”, “3 paredes” y “Mi mami no lo hará” sonaron con la energía y la frescura de tiempos pasados. Por supuesto, sus seguidores se entregaron por completo, como nunca antes en la noche. Y se quedaron con ganas de más.

El mensaje espiritual de “Massacre te sana” aparecía cada tanto en las pantallas. No sabemos si realmente es así, pero te garantizan un buen momento de felicidad. Por más que en estos años hayan perdido un poco de desfachatez, continúan despertando interés en la monada.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *