SHOWS

Buitres: Al otro lado del río

Por  | 

La legendaria banda uruguaya dio un show cargado de energía, el viernes por la noche en el Roxy live.

Sí, somos un poco egocéntricos. Pero 50 años de historia de rock a veces nos da el aval para comportarnos de esta forma. Aún así, es extraño ver cómo bandas legendarias y esenciales en la historia de los países vecinos no tienen resonancia acá: tal es el caso de Los Prisioneros y Los Tres, de Chile, Legiao Urbana, de Brasil, o incluso Caifanes, de México. Uruguay no es la excepción y Buitres es el ejemplo perfecto. Sin dudas el quinteto es la banda más popular de ese país. Sí, más que La vela puerca y No te va gustar. Por trayectoria, peso histórico y convocatoria. Sin embargo, acá son un grupo de culto que no ha dado muchos conciertos a pesar de la cercanía, por lo que cada show es una ceremonia.

Así como La Renga y el Indio mueven masas alrededor del país, Buitres también lo hace, aunque en otra escala. El Roxy está lleno de argentinos y uruguayos por igual con el mismo entusiasmo; los locales por tener la oportunidad de ver a un grupo que no suele venir seguido y los visitantes por poder verlos en un marco más íntimo que el usual.

“Afuera la lluvia” da comienzo a una recorrida de casi 35 años de historia, que incluye canciones del período de Estómagos, banda seminal del post punk uruguayo, como “Frioscuro”. El sonido del grupo es sólido y fuerte, fruto de años de experiencia, y no deja la melodía descuidada en ningún momento. Siempre con la influencia del rock español de los 80 y el rock and roll clásico como bandera, Buitres logra himnos que atraviesan generaciones como “Condenado el corazón”, “Ojos rojos” o “La plegaria del cuchillo”.

Si hay alguien que entienda de rock and roll clásico, ese es Jimmy Rip. Viviendo en Buenos Aires y habiendo producido el último disco de los uruguayos, era imposible que no brindara su aporte a canciones como “La mujer del leño” o “Una noche”, versión en español de “One Night”, canción popularizada por Elvis. Sabiendo de antemano que no se sabía si el guitarrista iba a poder formar parte del show, es notable lo bien que se acopla al grupo con tan poco tiempo de ensayo.

Buitres es un grupo que llega directamente al corazón de la gente. El público deja la voz en cada canción y cada gota de sudor en cada salto y la banda se contagia de esta energía. Los momentos más punks del show como “El baile del caballo” o “Calaveratur” son verdaderas explosiones de energía que tienen su punto máximo en “No te puedo matar” y el himno “Buitres”. Aunque muchos preferirán los momentos más cancioneros como “Cadillac solitario” o “Carretera perdida”, o las incursiones en el post punk como “Azul”. Sea cual sea el género, la banda sabe desenvolverse con soltura y confía en sus puntos fuertes para el vivo.

La hora y cuarenta del show pasa rápido; el repertorio es fresco y los clásicos son muchos. Buitres demuestra con facilidad porqué es profeta en su tierra. Es una pena que de este lado del charco a veces no podamos ver esas cosas. Uruguay es un país con una historia musical muy rica del que solo conocemos una pequeñísima parte. Ya es hora de abrirse un poco y ver qué tienen para ofrecer los demás, que hay muchas cosas, y de las buenas.

azafatodegira.com

1 Comentario

  1. gonzalo

    24 agosto, 2016 en 13:48

    Grande Buitres! después de dos veces de irme para allá a verlos pude por fin verlos acá y en un lugar con excelente sonido. Sonaron tremendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *