ENTREVISTAS

Podrix: “Ricky Espinosa era un romántico empedernido”

Por  | 

Hablamos con Flor Batalla para que nos cuente sobre su nuevo disco, entre otras cuestiones.

Hija del sur, nacida en Río Negro y viviendo en Adrogué, Flor Batalla llevó todas sus experiencias de vida a través de su proyecto llamado Podrix. “La vuelta a Saturno” es el disco donde plasma todo ello y hablamos sobre toda esa experiencia.

¿Por qué Podrix?

Cuando tenía 17 años empecé a tocar en una banda que se llama Cexxxa (con la que toqué 5 años y sacamos un disco), y nuestro batero era de la movida hardcore straight edge, y como mi grupo de amigas y yo teníamos una vida hermosamente disipada nos llamaba las “podrix”, palabra que se fue desplegando en todos mis amigos y que adoptamos para explicar cualquier cosa del mundo que tenga una belleza fuera de los cánones estipulados. Y cuando dejé de tocar ahí y quise armar mi propio proyecto -a los 22 años- dijimos “le ponemos Podrix sin pensarlo!”.

Sé que tenés una influencia punk y que sos de Río Negro, un lugar que uno no lo asocia con una ciudad punk. ¿Qué fue lo que hizo sacar esa furia y esa rebeldía en vos?

Soy de General Roca, Río Negro, la nada misma musical. Si bien había unos 30 punks que nos conocemos todos, Roca es un lugar árido e inhóspito pero bellísimo del sur. Para mí la música es amor y sanación, no siento absolutamente nada de furia cuando la compongo, si bien mi infancia, gracias a mi madre y mis abuelos y tíos, fue muy feliz y llena de música, hubo muchas cosas del mundo que no comprendía y en el lapso de la niñez a la adolescencia ya escuchaba Sumo, Los Rodríguez y mucho rock nacional por mamá, pero mi tío Sapo, el punk de la ciudad, me mostró los Ramones y todo eso me vino como anillo al dedo para desplegar mi curiosidad musical. Al día de hoy tengo 30 años y soy fanática desde Elvis a Rodrigo; la música a mí me hizo una persona feliz y me dio todo lo que tengo en la vida, solo tengo palabras de agradecimiento hacia ella.

No sé si lo ves así, pero creo que en algún punto usás la música para sacar tu costado femenino más visceral. O al menos eso pienso cuando escucho tus canciones. Como que para el mundo musical tenés que ser dura, pero hay mucha sensibilidad en las canciones.

Soy mujer y madre, así que mi costado femenino lo tengo a flor de piel. Tengo un carácter fuertísimo pero soy muy dulce y la persona más sensible que conozco, no hay nada de eso que yo quiera o pueda ocultar: es parte de mí, sale constantemente. Vivo sola desde que tengo 17 años, siempre hice lo que quise y me tuve que bancar las consecuencias de eso en la vida y quizá eso me hizo ser más dura, pero nada de eso es algo que quiero aparentar o esconder. Todo lo que soy está en mi música y no pienso nada a la hora de componer, solo lo hago.

¿Es difícil delegar ciertas cosas a un productor cuando las canciones son tan personales?

Fue un proceso largo en el que aprendí un montón, trabajamos a la par, él me conoce y me cuidó como nadie en el mundo. Aprendí a esperar, a delegar, a bajar la cabeza y escuchar. Fue hermoso, soy otra persona después de esta grabación y trabajar con Marcelo Belén fue lo mejor que me podría haber pasado. Saqué un hermano y dos hermanitos, que son sus hijos, para toda la vida de esta experiencia. Los tres Belén son mi familia, sólo tengo palabras de agradecimiento.

El sur de Buenos Aires siempre fue históricamente sónico (Babasonicos, Juana La Loca, El Otro Yo). ¿Creés que vivir en un lugar como Adrogué, o Buenos Aires en sí, te hizo ver la música de otra forma?

Claro que sí, primero llegué a Capital Federal, donde viví hasta el año pasado, y me di cuenta que los barrios tenían su sonido y fue increíble; naturalmente me enamoré del sonido y belleza del sur. Me hice amigos enseguida, venía a ver bandas al “Tío Bizarro” (Burzaco, uno de los lugares emblema del under) a los 18 desesperadamente. Cuando mi hija Renata era una niña decidí venirme a vivir a Adrogué y vivo a la vuelta de DDR, tengo mil amigos de años acá, la sala al lado de mi casa y la verdad que Adrogué y las bandas que están acá siempre fueron como mi hogar.

¿”La vuelta de Saturno” tiene que ver con algún costado esotérico? ¿Tenés esas creencias en vos?

A los 22 conocí a una astróloga, cuando trabajaba en un bar, a la que le presté plata y lo cambiamos por una carta astral. No nos conocíamos y cuando fui me detonó la cabeza, de ahí nos hicimos íntimas amigas y ella desde esa edad me hablaba de la importancia de mi vuelta de Saturno, que iban a ser mis 29 años (momento en el cual saco el disco). Tengo grandes creencias astrológicas, ¡creo en los astros más que en cualquier otra cosa que me digan! Me alucina y por suerte siempre tuve a esa genia cerca ayudándome en todo.

Volviendo al punk rock, “Estoy acá” está dedicado a Ricky Espinosa. ¿Qué te genera su figura? ¿Por qué una canción a él?

Ricky es parte de mi adolescencia y me da una nostalgia de los años en que solo pasábamos la vida tocando la guitarra con mis amigas en el canalito (un lugar muy frecuentado de mi pueblo). El tema que en realidad le dedico es uno que a mí me sugiere un tema de él de sus discos de Flemita. Ricky para mí era un romántico empedernido y gran autor de temas de amor.

¿Qué te queda de todo el proceso que llevó hacer este disco?

Me queda mucho agotamiento, es un laburo terrible hacer un disco, editarlo y toda la bola, pero aprendí un montón. Fue hermoso, me queda todo el amor de la gente que participó, que es mucha. También te cuento que me operé un pólipo gigante que tenía en la cuerda vocal derecha después de grabarlo, así que va a ser mi único disco con mi voz completamente rota; también me queda eso: un disco polipal.

¿Cuáles son los planes inmediatos con este disco?

La idea es lograr hacer una sola presentación de disco -en la medida de lo posible- con todas la personas que participaron, lo cual es bastante ambicioso porque tengo que juntar a 14 músicos; tiene sus proyectos y sus inestabilidades pero con su belleza. Y después tocar por todos los lugares donde me sienta cómoda con mi banda. Intentado hacer de todos los shows algo distinto. Ya empezamos a demear el segundo disco, tengo las puertas de DDR abiertas y quiero aprovechar esa oportunidad que me da la vida para seguir haciendo música.

¿Qué es Podrix para vos?

Es un concepto y el nombre que le pongo a mi primer proyecto musical.

*Podrix se presenta el 12 de agosto en La Viola bar, Humboldt 1793, Palermo. Junto a Esteban y las palabras.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *