SHOWS

Unknown Mortal Orchestra: psicodelia bailable

Por  | 

La banda liderada por Ruban Nielson se presentó por primera vez en Buenos Aires el viernes en Niceto Club. Los locales Les Mentettes y Las luces primeras abrieron la jornada.

De pronto centellean las luces del escenario, emana ese iridiscente cosquilleo que indica que el show está a punto de comenzar. A los costados se escuchan suspiros, algunos gritos y, finalmente, se abre el telón. La Unknown Mortal Orchestra está lista.

UMO es Ruban Nielson; el músico neozelandés trabaja de manera solitaria y con sus tiempos. Para la grabación del nuevo álbum, “Multi-Love” (2015), se encerró poco más de medio año en su casa, sin contacto con el resto de la crew. En efecto, el contraste durante el vivo genera una postal extraña: él, de aspecto tímido pero desenvuelto a la vez, camina el ancho del escenario, saluda a los fanáticos y toca la guitarra como un rockstar; la banda, inmaculada, ejecuta sus respectivos instrumentos con la mirada en ellos o hacia el horizonte. No hay mucha comunicación, parece como si estuviesen ahí por la mera firma de un contrato.

Al igual que en “II” (2013), el segundo y mejor elepé de la banda, “From the sun” ganó la pole position y dio inicio a la presentación. El track es interpretado íntegramente igual al disco, aunque al esqueleto original se le suman unos minutos finales de experimentación e improvisación.

Le siguen “How can u love me” y “Ur life one night”, del primer disco y del último, respectivamente. En tan solo un cuarto de hora, ya habían mostrado sus tres facetas: el pop lo-fi con el que Ruban se dio a conocer globalmente, el indie psicodélico que lo consolidó, y su faceta más jungle, de baile, con los sintetizadores al frente, cuando ya consiguió cierto respeto que le permitió experimentar a gusto.

Así y todo, con estándares concebidos, hubo pasajes prácticamente inclasificables. La seguidilla de “So good at being in trouble” y “Swim and sleep (like a shark)”, ambos hits fabulosos de “II”, logró uno de los momentos más celebrados de la jornada. El público estaba en un estado profundo de euforia, hacía mucho no se veía un Niceto tan abarrotado.

“Multi-Love”, tema que bautizó la última placa de Unknown Mortal Orchestra, fue el elegido para el cierre antes de los bises. Muy respetuosamente, Ruban presentó a toda su banda y se retiraron de las tablas entre incesables aplausos.Pero siempre hay más.Volvieron y cerraron con “Like acid rain”, “Necessary evil” y “Can’t keep checking my phone”, un tridente funk y efusivo perteneciente al último álbum, coronando un inmenso debut.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *