PELÍCULAS

Kóblic: de vencedores y vencidos

Por  | 

Esta semana en la cartelera de El Acople reseñamos el último drama de Sebastián Borensztein, que sumergió a los consagrados Ricardo Darín  y Oscar Martínez en un duelo lleno de contradicciones con aroma a Far West.

Tomás Kóblic (Ricardo Darín) es un ex capitán de la Armada que en tiempos de la última dictadura argentina, era participe de “los vuelos de la muerte”, denominados así porque arrojaban vivos a los detenidos-desaparecidos al Río de la Plata. Abandonará informalmente su carrera militar para refugiarse en Colonia Elena, donde la única ley que impera es la del comisario Velarde (Oscar Martínez), un delincuente con uniforme policial, líder de una banda de robo de ganado y oscuros vínculos con jerarcas militares.

Hasta aquí podría decirse que Borensztein contaba para desarrollar su “Kóblic” con una historia por lo menos interesante. Sin embargo, a medida que transcurren los 92 minutos de cinta, el resultado es algo diferente. Existen agujeros negros en el argumento; hay preguntas que el espectador se hace, a la espera de que su tiempo valga, que nunca encuentran respuesta.

Kóblic es la historia de un fugitivo. De un hombre que escapa de su rol de villano, sin nunca llegar a ser héroe. Que revive en flashbacks la memoria de un pasado reciente que lo condena, y que no le posibilita el boleto de regreso: nunca podrá sacarse de la mente los horrores de lo acontecido. Es un hijo de puta cobarde que se encuentra con otro, algo más lanzado, más bizarro, que buscará cazarlo. La caza en proceso tiene más de película del lejano oeste, con la tensión característica entre los dos personajes, que de drama.

A pesar de la impecable actuación de Ricardo Darín, el filme pierde sustento. Un poco incentivado por el personaje de Oscar Martínez: un comisario algo bufarra y desagradable que sobreactúa, hablando con modismos gauchescos y caracterizado en demasía (ropa sucia, un peluquín ridículo), y otro poco por los vacíos de estructura en el guión.

Así como Kóblic se inserta en Colonia Elena escapando de su pasado, los puntos suspensivos que la historia no completa podrían haberlo hecho llegar abducido en un ovni. Del mismo modo, tampoco se explica el por qué de la encarnizada enemistad entre los protagonistas: la tensión es transversal a todo el filme, pero nunca se comprenden las motivaciones del comisario de aplicar todo el peso de la ley sobre Kóblic: si tiene alguna sospecha o resquemor nunca se manifestará.

En el medio, y para completar la lista de incertidumbres irresolutas, hay sexo y un amor furtivo. Kóblic cede ante la nueva chica Almodóvar: Inma Cuesta, que sin pena ni gloria (ni lugar real en la historia) oficia de adorno bonito en este filme que quedará como sus personajes: en la persecución -en este caso- de la posibilidad de que el filme no alcance el olvido tan pronto como aparenta.

FICHA TÉCNICA:

“Kóblic”, 2015, Argentina.

Director: Sebastián Borensztein.

Guión: Sebastián Borensztein, Alejandro Ocón.

Reparto: Ricardo Darín, Oscar Martínez, Inma Cuesta.

Duración: 92 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *