PELÍCULAS

Conexión Marsella: la heroína en este cuento

Por  | 

Un Dujardin imbatible llega a la cartelera de El Acople y con un ritmo algo kitsch de lentos bailables setentosos, colocará al policial francés en lo más encumbrado de las marquesinas.

En 1971, William Friedkin retrataba la historia de la conexión francesa desde la perspectiva de dos policías que, en pleno Nueva York, daban pelea a los cargamentos de heroína francesa que la organización enviaba a los Estados Unidos. Con persecuciones épicas bien norteamericanas y el frenesí yanqui materializado en cada corte, Gene Hackman se robaba las miradas y las críticas (y se alzaba con un Oscar a mejor actor). La película multipremiada – también se llevó la estatuilla a mejor Película- describía así los ardides de la organización francesa, que con conexiones mundiales  regaba las calles de azúcar negra.

Cédric Jimenez (un notable neófito de la pantalla grande con futuro prometedor), decidió inclinar la balanza hacia el país galo y contar la historia de La French desde su origen: Marsella, la capital mundial de la heroína en 1975, no hacía -al igual que Francia- caso omiso a la situación. Decenas de hombres decidieron luchar férreamente contra el narcotráfico y sus consecuencias, en la ciudad que veían poblarse de jóvenes muertos vivos. “Conexión Marsella” es la historia de esos hombres, pero principalmente, es la reivindicación de Pierre Michel.

Pierre Michel  (Jean Dujardin) fue el juez de instrucción francesa que decidió romper el pacto que silenciaba el accionar de La French. Nada hará que se detenga: no habrá amenazas, temores, injusticias personales ni tentaciones que impidan que mientras cave más profundo, todo el mundo conocido se diluya a su alrededor.

Su némesis, Gaëtan Zampa (Gilles Lellouche), deberá desacostumbrarse al poder que lo exalta y la impunidad que lo acoge. Las detenciones en serie de sus cómplices y aliados comenzarán a arrinconarlo en los subterfugios de una red donde la punta del ovillo comienza a ser dominio de otro. Cuando ambos tiren de la cuerda y la pregunta por quien hace la ley surja, ya no habrá lugar en este mundo para los dos.

Este duelo magistral es coronado por las actuaciones impecables de Dujardin y Lellouche, que hacen del oponente un digno, entrañable y temeroso enemigo. La estética del filme es apta para fetichistas: todo es impecablemente setentoso, y la música facilita la inmersión en esta persecución de más de dos horas en la que nadie, ni siquiera el espectador, descansa.

¿Quién hace la ley? se pregunta Cédric Jimenez. La respuesta de más de dos horas entretiene y resulta una conclusión deliciosa.

FICHA TÉCNICA:

“Conexión Marsella” (La French, Francia, 2014).

Director: Cédric Jimenez.

Guión: Cédric Jimenez, Audrey Diwan.

Reparto: Jean Dujardin, Gilles Lellouche, Céline Sallette, Benoît Magimel, Guillaume Gouix, Bruno Todeschini, Féodor Atkine, Moussa Maaskri, Pauline Burlet, Eric Godon, Mélanie Doutey, Xavier Alcan, John Flanders.

Duración: 135 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *