SHOWS

Moon Duo: Eclipse espacial

Por  | 

Desde San Francisco, California, Moon Duo arribó a suelo argentino a propósito de la primera edición del Dune International Psych Festival, llevado a cabo en Niceto, el sábado 24 de octubre. Los locales Nairobi, In Corp Sanctis, Las Kellies, Riel, Kill West y Fat Dojo completaron el line-up.

Las productoras Indie Folks y Rock City Agencia unieron fuerzas y cranearon un festival lejos de la escena indie porteña. En cuestiones de convocatoria y de calidad, el Dune International Psych Festival fue un éxito. La única falla que se puede encontrar radicó en la falta de propuestas extranjeras: el dúo de San Francisco -devenido en trío para esta ocasión-, hizo las veces de headliner de la jornada, lugar que iban a compartir en primera instancia junto a Thee Oh Sees, quienes cancelaron un mes atrás. No obstante, los nuestros se lucieron y brindaron unas presentaciones a la altura de las circunstancias.

Con unos horarios atípicos a causa de la veda electoral por las elecciones presidenciales, las puertas se abrieron pasadas las 19hs. Al trío oriundo del Delta de Tigre, Fat Dojo, le tocó abrir el festival con su contagioso rock surfer mientras el público se acercaba tímidamente al escenario.

Los Kill West se subieron a las tablas y los decibeles aumentaron. Entre un sinfín de efectos lisérgicos y la voz rasposa de Franco Baceiro, el quinteto se mostró desafiante, con una presencia hipnótica. A pocos meses del lanzamiento de su flamante disco debut, “Smoke Beach”, mostraron una solidez remarcable.

Si bien hubo una puntualidad perfecta, casi inglesa, también se podría haber habilitado el escenario del lado B, para mayor comodidad y, sobre todo, para que los shows duren más. Todas las presencias locales duraron entre 25 y 30 minutos.

Llegó el turno de las voces femeninas de la noche, primero con Riel y luego con Las Kellies. Ambos dúos salieron a escena con una actitud demoledora. Bajo la misma concepción -estética, no sonora- de guitarra y batería, Mora y Germán apuntaron a su costado más psicodélico, que convive con el garaje, proveniente de “En Viaje” (2014), su última placa. Mientras que Ceci Kelly y Sil Costa, ya sin bajo en la formación, tiraron sus característicos beats punks somatizados con incursiones dub.

Desde el inicio, In Corp Sanctis mostró su acertado anclaje entre el rock de la década del ´60 y la dinámica alternativa agregada. Si bien sus integrantes lucen chaquetas de cuero, pantalones rotos y pañuelos, el sonido está lejos de ser vetusto. El quinteto se apoya en la combinación del tándem de guitarras y el efecto espacial desde el teclado.

Aportando desde diferentes terrenos, con el correr de las bandas se fue cementeando el ambiente para Moon Duo. Nairobi subió al escenario a las 22.30 para terminar con la seguidilla local. Intercalando tracks de “Wu Wei” (2009) y “Wax” (2013), desde arriba llegaba una energía apabulladora, en especial por la euforia de Bastard golpeando la batería electrónica. “A los que estamos acá nos chupa un huevo la política, nos cabe más la psicodelia”, deslizó Ivy Lee en referencia a las elecciones. Llegando al punto más alto de la presentación, cerraron con una notable versión de “Vicious”, de Lou Reed.

Moon Duo, el plato fuerte del festival, desarticuló todo lo que se le puso por delante. Si bien se reforzaron con John Jeffries en batería para la creación de “Shadow of the Sun” (2015), los capitaneados por Ripley Johnson rompen con la estructura tradicional de power trío convirtiéndose en un bagaje amorfo.

Ensimismados, dieron un show oscurísimo recorriendo parte de su repertorio, haciendo hincapié en sus últimos dos elepés: “Circles” (2012) y su reciente trabajo, sobre todo éste, con tracks como “Wilding”, “In a Cloud” y “Free the Skull”, a los que agregaban extensas improvisaciones. “Shadow of the Sun” sigue la misma dirección de rock espacial, pero también desarrolla matices proto-punks.

Por su parte, Sanae Yamada, en clave sidekick, suplió al bajo con su teclado hipnótico, lleno de misticismo, influenciado por la primera etapa de Suicide. El setlist se apoyó en las repeticiones y los efectos de la guitarra de Johnson, utilizando mucho delay. Bastó con una hora y pocos minutos para dejar temporalmente sordos a los presentes y redondear una impecable primera edición del Dune International Psych Festival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *