SHOWS

Sepultura: Salió la luz

Por  | 

El domingo, en el Teatro Vorterix, el legendario grupo brasileño festejó sus 30 años de carrera con un show demoledor.

Ya en el disco anterior “Kairos” (2011), Sepultura no solo había recuperado parte de esa magia trash de la primera época sino en que en los vivos se habían mostrado renovados, como en octubre de 2011 en el Teatro Flores junto a Machine Head. Con el siguiente “The mediator between head and hands must be the heart” (2013) confirmaron ese crecimiento, apoyados en esa oportunidad por el gran productor Ross Robinson (ya les había producido “Roots”, 1996).

Ahora con esta gira mundial, la banda tenía la posibilidad de demostrar que a pesar de todas las críticas siguen más presentes que nunca gracias a una mayor inspiración y a tener un control total del trabajo, que le llevó más de 10 años solucionarlo tras la partida de Max Cavalera en 1997.

Y vaya si lo dejaron asentado. Desde el acorde inicial del clásico “Troops of doom” lograron un sonido pulcro, poderoso y  agresivo. No necesitaron de ninguna canción para acomodar las piezas. El público notó al instante esa perfección sonora y disfrutó al máximo de cada ejecución, sobre todo al momento de himnos de la talla de “Propaganda” e “Inner self” (primer tema que les dio fama internacional en 1989).

Este logrado audio también cooperó para que canciones no tan populares como “Convicted in life” y “Choke” recibieran un cariño especial por parte de los espectadores. Fue algo que realmente llamó la atención ya que discos post Cavalera como “Nation” (1998) y “Dante XXI” (2006) fueron siempre muy cuestionados. Pero la buena vibra que había en el escenario traspasaba cualquier tipo de situación.

Si bien la base musical histórica formada por Andreas Kisser (guitarra y voces) y Paulo Jr. (bajo) se mantuvo firme en cuanto al vigor y la frescura, la presencia de Derrick Green era la que generaba cierto resquemor. Hoy a Derrick se lo ve más firme en su lugar y con mayor felicidad, y de a poco los fans lo comenzaron a aceptar. Él siempre dio lo máximo en cada nota, aunque ahora le sumó más interacción con su gente.

Para este festejo de los 30 años, Sepultura no solo hizo referencia a su historia, sino que editó un nuevo single llamado “Sepultura under my skin”. Es un medio tiempo muy característico de los brasileños que difícilmente subsista en los set list de las próximas giras.

Como único invitado de la noche apareció Andrés Giménez, amigo de Andreas, para poner su guitarra y coros en la versión de “Polizia”, de Titas, que también interpretan juntos en De La Tierra. Y como era de esperar, el público estuvo algo indiferente hacia con él. Luego se quedó para otro himno de los brasileños, “Refuse/resist”. “Les dieron con un palo y se la bancaron siempre”, fue su comentario final, y cosechó muchos aplausos.

Para los momentos finales llegaron las canciones infaltables en cada de sus presentaciones y que generaron los pogos más desenfrenados. Así fue con “From the past comes the storms”, “Territory”, “Biotech is godzilla”, “Ratamahatta” y “Roots bloody roots”.

Sepultura demostró en directo que después de años oscuros lograron acomodarse y volvieron a ser lo que eran. Ahora es cuestión de que el público mundial vuelva a aceptarlos y les de el lugar que merecen.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *