SHOWS

Mastodon y Gojira: Dos caras de una moneda

Por  | 

Los norteamericanos y los franceses se presentaron juntos el miércoles en el teatro Flores, aunque con resultados diferentes.

Dentro del aluvión de visitas que hay esta semana, se hace difícil elegir a qué show asistir y qué show dejar pasar. Pero la oferta de ver a Mastodon y Gojira en un lugar chico es demasiado tentadora para la gente, que agota el Teatro Flores.

Desde temprano no cabe un alfiler y el público hace saber que Gojira no es el mero acto soporte. Con casi 20 años de carrera, los franceses son una perlita y durante mucho tiempo su visita era una utopía. A pesar de lo diferente de la propuesta con respecto a Mastodon, la gente se entrega completamente desde “Ocean Planet”, el primer tema de la noche. La banda apabulla con un sonido y un volumen brutales, y a pesar de ser musicalmente complejos, logran la nitidez deseada. Todo esto combinado con una actitud acorde de parte de los músicos, comunicándose pero sin demagogias.

Si bien la propuesta no es para todos, canciones como “The Axe” o “The gift of guilt” hacen ver el oficio y la destreza de los músicos, que en momentos como “Wisdom comes” son una pared brutal e inamovible, donde no importa si estás delante de todo o en el último nivel del teatro: la música pega de verdad. Después de una corta hora, el grupo, contento, promete volver pronto. Obviamente si lo hacen solos, será en un lugar más chico. ¿Se imaginan esta banda en un Roxy live o una Trastienda? Nadie sale vivo de ahí.

Pero, sin dudas, la expectativa estaba en Mastodon. Su primera visita en 2012 en el festival Maquinaria había quedado en falta, tocando a las 5 de la tarde bajo un sol infernal, con un sonido discutible y una lista que no era acorde a una primera visita. Un show propio y como corresponde no pasaba desapercibido.

El inicio con “Tread Lightly” y “Once more round the sun” es óptimo, pero el sonido no lo es. Uno piensa que es normal ya que son muchos los shows que tardan en acomodarse, pero cuando “Blasteroid” y “Obvlivion” son opacadas por el entusiasmo del público vemos que algo anda mal: las guitarras prácticamente no existen y es el publico el que a través de los coros se encarga de suplantar el instrumento.

Se sabe que Mastodon optó por un sonido más simple y rockero en los últimos tres discos, por eso llama la atención que ya transcurrida unas cuantas canciones, composiciones directas como “The Motherload” no suenen como deberían; hay momentos donde solo escuchamos la batería y la voz de Troy Sanders. La banda no parece percatarse de esto y da una actuación intensa; no son para nada estáticos en el escenario. A pesar de la nula comunicación con el público, hablan de otra forma. Y esta vez sí aciertan con el repertorio, eligiendo canciones del viejo catálogo como “Crystal skull”, “Aqua dementia” o “Iron tusk”. La picardía de esto es que esos temas tampoco logran dar en el clavo con el sonido, lo cual duele aún más sabiendo que son las que enamoraron al público y son obras con mucho trabajo de guitarra. La gente canta y corea los riffs, pero es solo porque los tiene muy incorporados dentro suyo.

Las voces también crean un problema siendo Sanders el único que se escuchaba con nitidez. Paradójicamente, cuando el guitarrista Bret Hinds cantaba, su instrumento sonaba más alto. Bill Kelliher, por lo menos del lado izquierdo, no existió en todo el show. Dentro de todo este lío, el baterista Brann Dailor es el que más gusto da ver. No solo porque fue el que más alto sonó, sino por su técnica, habilidad, destreza y potencia, además de cantar. Sin dudas, la joyita de la noche.

Un final épico como debería ser “Blood & Thunder” apenas hace cosquillas. Sin ser una mala presentación del grupo, un show que suena mal no puede dejarte conforme. Lamentablemente Mastodon quedó en falta por segunda vez. ¿Será que el grupo no puede reproducir en vivo lo que hace en los discos? ¿Cómo se explica que haya tanta diferencia entre una banda y la otra con 30 minutos de intervalo? Preguntas del rock que jamás vamos a responder.

azafatodegira.com

5 Comments

  1. Negro del conurbano

    2 octubre, 2015 en 12:23

    Que decir de Brent, Mastodon fue un bandon, lastima el sonido.

    Gojira estuvo bien, pero no es un estilo que me guste.

    Ojala vuelvan y se escuche mejor.

    La visita del 2012 estuvo mejor, y no estoy de acuerdo con el que redacto la nota, ahi fue increible.

    Aun asi, para mi fue la visita del año

  2. Lucas

    27 septiembre, 2015 en 22:43

    Creo que a pesar de la evolución de Mastodon, no es una banda para todos. Gojira quizá si lo sea, podrá ser complicada como se dice en el texto, pero la verdad, es que si golpeas una cuchara contra el plato a una velocidad infernal en el tiempo más complejo que quieras, cualquiera va a entender que lo que estas haciendo es ruido. El sonido de Mastodon fue 10 puntos, el problema fue el siguiente: el sonido de GOjira fue malo. He ido a MUCHOS recitales, donde el sonido es bien fuerte, pero al terminar gojira, solo escuchaba un pitido insoportable, (que también me incomodó en el show de esa banda). Sinceramente era demasiado estridente, alto y saturado. Tanto así, que … si me costó escuchar a Mastodon, pero se que el sonido fue bueno porque en grabaciones se escucha excelente, y hablo de grabaciones con el celular. Viaje desde Uruguay, para ver a Mastodon, y creo que estaba todo armado para Gojira, por eso Mastodon “no fue tan bueno”. El publico no estaba preparado, y respondió más a una banda, que nos arruinó los oidos a mi y a muchos. Les invito a escuchar el concierto en Rock In Rio, de Mastodon, donde probablemente el diagrama básico de sonido haya sido el mismo, y se aprecia la excelencia del mismo.

    • Ignacio

      30 septiembre, 2015 en 12:02

      Tu comentario está pendiente de moderación.
      Si y la presion atmosferica y el sismo del otro dia tambien influyo. flaco que fumas vos? El show sono mal porque sono mal. Punto. Gojira sono como tiene que sonar una banda. Y no podes comparar una grabacion de tv con lo que una experimenta en vivo. El fanatismo mata muchachos

  3. Lisandro

    25 septiembre, 2015 en 19:06

    Para mí, lo malo de la noche fue, sí, el sonido, que no termina de ajustarse y la voz de Brent, estaba baja pero si la subían quedaba muy en evidencia su poco cuidado, los restantes tres cumplieron -excluyendo el tema del sonido-

    • Ignacio

      30 septiembre, 2015 en 12:02

      Si y la presion atmosferica y el sismo del otro dia tambien influyo. flaco que fumas vos? El show sono mal porque sono mal. Punto. Gojira sono como tiene que sonar una banda. Y no podes comparar una grabacion de tv con lo que una experimenta en vivo. El fanatismo mata muchachos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *