SHOWS

Juanse: así lo veo yo

Por  | 

El viernes en el Teatro Ópera, el ex Ratones Paranoicos presentó su disco homenaje “Pappo x Juanse” con un entretenido y sólido show. Durante 90 minutos sonó el álbum de manera ordenada e íntegra, y para el cierre se escucharon seis clásicos inoxidables de su ex banda.

Desde que Juanse dio por concluida la historia con los Ratones Paraonicos en 2011, su vida parece haber dado un giro de 360º, principalmente por su conversión al cristianismo y su alojamiento de los excesos. Sin embargo, ese cambio positivo no fue acompañado por su carrera artística, la cual tomó otro rumbo desde lo lírico en discos como “Baldíos lunares” (2011) y “Rock es amor igual” (2013).

Gracias al sentido homenaje que le hizo a su amigo Pappo, la carrera del cantante de 52 años recuperó mucha de la atención pérdida. “Pappo x Juanse” (2014), es un álbum súper respetuoso, en el que el hombre de Villa Devoto seleccionó 14 canciones de los primeros cinco volúmenes de Pappo’s Blues. Este séptimo trabajo solista lo reposicionó nuevamente, y ahora era el momento de darle un marco oficial.

“Y dale Pappo, dale, dale Pappo…”, cantaban los presentes previo a la salida de los músicos, muchos de ellos seguidores de “El Carpo”. Por lo general, el público, que ocupó buena parte de la capacidad del teatro, superaba los 30 años, y variaba entre fans de Pappo y del ex grupo del cantante.

Cuando la banda saltó al escenario a las 21.40 de la mano de “Hombre suburbano”se notó un clima festivo y de mucha buena onda, que persistiría a lo largo del show. Desde el inicio, el grupo mostró un sonido fuerte y claro, aunque con algunos desperfectos en las siguientes. “Malas compañías” y “¿A dónde está la libertad?”.

A partir de “Blues local”, el audio encontró el punto ideal, con una agrupación que secunda a Juanse de la mejor manera, integrada por Gaby Pérez (batería y coros), Ponch (bajo y coros) y Ernie Salas (guitarra y coros). Para éste show especial, Gabriel Carámbula (otro gran amigo del cantante) se sumó a ellos casi permanentemente, dándole esa cuota de zapada tan característica.

La primera parte del set estuvo dedicada al disco “Pappo x Juanse”, que fue tocado de manera completa y en el orden original. “Pappo nos tiró esa señal”, bromeó el cantante. De los invitados sólo faltó Andrés Calamaro para “Desconfío”. Peteco Carabajal subió con su violín en “Trabajando en el ferrocarril”, y Daland Gutiérrez (hijo de Juanse y líder de La Armada Cósmica), metió solos y mucha personalidad en “Pájaro metálico”.

Si bien las versiones respetan su formato, Juanse les dio su propia impronta tratando de darles un sonido más actual. Según él, buscó en The Cult ese aire fresco. Eso intentó en “Fiesta cervezal” y “Tomé demasiado”, entre otras.

Sus seguidores extrañan a Los Ratones Paranoicos, y así se lo hicieron saber. Himnos eternos de la primera época como “Sucia estrella”, “Rock del pedazo”, “Rock del gato” y “Rainbow” generaron éxtasis en el Ópera. En ese momento, Juanse apareció en su esplendor con todo su carisma. Clásicos de la última etapa como “Para siempre” y “Sigue girando” también provocaron las mismas sensaciones.

“Gracias a Dios, que me dio todo lo que tengo… y viva Perón”,  últimas palabras antes de despedirse. A los amantes de su música poco les importa los cambios en su vida cotidiana, o ciertas declaraciones polémicas que lo tuvieron en boca de todos. Ellos quieren escucharlo cantar esos temas inmortales para disfrutar de un buen momento.

 

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *