SHOWS

El Otro Yo: Contagiándose la energía del otro

Por  | 

El Otro Yo celebró los 20 años de su disco “Traka Traka” con un intenso show, el domingo en Groove. Peligrosos Gorriones y DDT fueron las bandas invitadas.

Se puede ser nostálgico por naturaleza y volver al cajón de fotos con cierta emoción, pensando en los años de inocencia y sencillez. O se puede volver a los años de rabia, de querer cambiar el mundo, de insultar a los cuatro vientos y querer transformar algo; de volver un instante al pasado y recordar de dónde venimos. Esto propuso El Otro Yo en la noche del domingo.

Curiosamente, la mayoría del público que copa Groove no vivió esa época, por lo que tiene sentido que a la hora del show de DDT, la respuesta haya sido un tanto tibia. Los liderados por Sharly sufrieron unos desperfectos técnicos, sobre todo en el bajo, y no lograron captar la atención de los presentes. De alguna manera ellos sabían de antemano que así sería, por lo que basan su show mayormente en su último disco, “El ritmo de la plata”.  

Por el contrario, unos renovados Peligrosos Gorriones tuvieron una aceptación inmediata. Desde su show en el Teatro Vorterix, la banda de La Plata intenta ser más prolífica y cierra un extensa gira con este show. Durante algo de una hora el grupo basa su show en sus primeros dos discos, trayendo lo alternativo para que la gente empiece a saltar al ritmo de “Manicomio Gris”, “Siempre Acampa” o “Trampa”. Los shows en los que esté involucrado Bochaton siempre son una incógnita. Este tiene la particularidad de tener nula comunicación con el público, por lo que el grupo aprovecha su solidez en el escenario para dar grandes versiones de “Me Extingo”, “El Mimo” o “Cachavacha”. Y en una noche de revisionismo histórico se dan el lujo de irse sin tocar “Escafandra”.

Ya un tanto tarde para un domingo, como en las viejas épocas, el ahora quinteto de mameluco blanco se acomoda mientras en las pantallas aparece el querido Dr Tangalanga. El furioso arranque con “Traka Traka” nos diría que el disco sonaría de forma íntegra pero no en el mismo orden. Como detalle hay que contar que Omar Kischinovsky, el baterista original de la banda y quien grabó el disco, se hizo cargo de los parches en algunas canciones como “No sé por qué” y “Corta el pasto”. 

Si bien han pasado veinte años, la energía no ha disminuido. Obviamente han mejorado como músicos, pero la fuerza punk no se ha perdido. Cristian va de un lado para el otro revoleando su guitarra y la banda acelera incluso más las canciones como “El zumbido” o “Sida”. Está de más decir que el campo es una ola humana, donde los chicos explotan de energía y celebran esos temas que tal vez nunca han escuchado en vivo como “Qué hay en tu corazón” o “Vaselina”.

Luego de la explosión sonora que fue recorrer “Traka Traka”, el conjunto no baja los decibeles y la lista es igual de intensa y sigue recorriendo canciones como “69”,”Hombre de mierda” o “AD 90” en un show de una banda que tiene tanta energía que no denota 25 años de carrera.

El Otro Yo dedicó este año a celebrar su historia recorriendo discos enteros o haciendo shows temáticos. Las bodas de plata de un grupo que todavía sigue siendo joven y tiene objetivos para proponerse.

 

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *