SHOWS

Dragonauta: Culto al ocultismo

Por  | 

Dragonauta y Sauron compartieron el escenario de Uniclub el viernes por la noche.

Uniclub se ha transformado en el templo under del rock pesado. Todas las semanas bandas reincidentes se dan cita frente a unos cientos de personas que no parece disminuir en convocatoria. Tal vez algo insignificante para muchos grupos, pero todo un logro para gente sin actitud comercial y que hace gala de los bajos mundos.

Sauron ya tiene más de 20 años en la escena, y sin embargo parece estar teniendo un nuevo nacimiento. Desde que su cantante, Pato Larralde, se hizo cargo de las voces de Los Antiguos, una nueva generación de rockeros ha redescubierto a Sauron; una gran banda pero a la que siempre le faltó ser consistente. Cinco discos en 22 años y shows esporádicos hacen que cada presentación sea un evento. De perfil netamente de rock duro, la vara con la que se mide a Sauron es muy alta. Canciones como “La luz mala” o “Cruces” certifican la calidad de uno de los grandes secretos guardados del rock. El hit que no es, “Humo eléctrico”, cierra el set de una agrupación que merece aún más.

Y si hablamos de nuevas vidas, tenemos que hablar de la de Dragonauta. Desamparados por el alejamiento del Topo Armetta del bajo y las voces, la banda volvió a reclutar a su viejo cantante, Federico Wolman, ademas de incorporar a Martín Rodriguez, bajista de Poseidótica. Todo queda en familia.

Dragonauta con Wolman en voces es otra banda; tiene otra impronta, otra identidad, es otro tipo de composición. Obviamente es cuestión de gustos, pero cuando el grupo interpreta canciones como “Necrogalaxia” o “Transmutado”, uno sabe que para los parámetros de estilos como el doom o el stoner, ellos están un paso más adelante, nacional e internacionalmente.

A pesar de no ser la misma formación que plasmó los discos “Luciferatu” y “Cabramacabra” (el guitarrista Alejandro Gómez entró más tarde), esta encarnación del grupo pareciera tener años en la ruta, cuando en realidad sólo llevan escasos meses. Incluso ganan cuando Federico impone su presencia y voz y Rodríguez su técnica a canciones de discos en los que no participaron. Recordemos que Dragonauta podría ser un colectivo de músicos que van y viene todo el tiempo, pero la esencia de la banda queda.

A un volumen brutal pero claro Dragonauta volvió a su mejor forma y a demostrar por qué es esa banda distinta. Esperemos que el futuro sea auspicioso.

 

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *