SHOWS

Cuentos Borgeanos: vuelta a las felicidades

Por  | 

Cuentos Borgeanos reafirmó su vuelta a los escenarios con la presentación de su nuevo disco, el domingo por la noche en el teatro Vorterix.

“Que volvamos a encontrarnos” reza el estribillo de “Volar”, la canción que abre tanto el disco “Postales” como el show en el teatro. Obviamente podría estar dedicada a una chica, a un amigo y hasta ser un guiño al mismo público, pero sin dudas lo que necesitaba la banda era encontrarse a ellos mismos después de un receso de tres años.

Los nervios que acusaría Abril Sosa no parecen existir durante las iniciales “Océano” y “Cuentos imborrables”; ya enfocado al micrófono y habiendo dejando la guitarra de lado, parece haber tomado algunos guiños de Fernando Ruiz Díaz para transformarse en un frontman con todas las letras, poniendo,  además, su propia entrega. Lo mismo para la banda (esta vez transformada en sexteto con otra guitarra y percusiones) que claramente se potencia en los momentos más intensos, en esa mezcla de rock y baile como en canciones como “Adorondack” o hasta en el cover de “Deja Vu” de Gustavo Cerati.

A diferencia de lo que uno puede esperar, el público borgeano es algo veterano, que sigue a la banda desde hace años y que ya no se mata en el pogo como antes. Por eso “Postales” es un disco para ellos; un álbum que a excepción de momentos como “Volar” o “La espera” no apunta al hit directo, y en vivo se nota. Es un trabajo que va entre la introspección y el baile, como la canción “Animales”, y que al momento de tocar esas composiciones uno podría pensar que existe una tibia respuesta de la gente y pensar que los presentes todavía no han terminado de asimilar la obra, pero lo cierto es que lo que antes se exteriorizaba con gritos, hoy pasa por cantar la canción para uno mismo y tener su propio viaje. Por supuesto esto sólo pasa con estas últimas composiciones; al momento de clásicos como “Felicidades” el grito es uno solo.

Por suerte, lejos de esa imagen pulcra que puede dar la banda, el rock que corre en las venas sale a flote en “Eternidad” y “Fantasmas de lo nuevo” con Abril recorriendo todo el lugar a fuerza de mosh y fans que lo cargan. Y por más que gusten las nuevas canciones, siempre hay una explosión especial al momento de escuchar composiciones más antiguas como “Estoico”, “Mirame” (un tema redondo por donde se lo mire) o “Si morir”, donde esa urgencia adolescente estaba más a flor de piel y que el público parece extrañar más que la banda.

Con “Frío” dan cierre a un show que parece haber sido mas definitorio para la banda que para la gente. Obviamente todos los disfrutaron, pero al momento de despedirse, parece que los músicos realmente entendieron lo que significa Cuentos Borgeanos. Y volvieron a encontrarse.

 

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *