SHOWS

El reencuentro de Pil y Stuka

Por  | 

Después de más de 10 años, Pil Trafa y Stuka volvieron a mostrarse juntos arriba de las tablas. Fue el viernes en Uniclub mientras el legendario cantante de Los Violadores mostraba su proyecto 2014 llamado Pil y Los Violadores de la Ley. Se percibió mucha emoción entre el público.

Desde fines de 2003 que la dupla compositiva de Los Violadores no compartía escenario, por eso el desborde y la vibración de los fanáticos fue mucha. Este hecho histórico sucedió el viernes durante las últimas cinco canciones del show de Pil y Los Violadores de la Ley, el actual proyecto de Pil Trafa (cantante).

Antes el cantante mostró a su nueva banda, Pil y Los Violadores de la Ley, con la que estará editando su disco “El último hombre”, entre octubre y noviembre. Los músicos que lo acompañan son el “Tucán” Barauskas en guitarra (estuvo en última etapa de Los Violadores y primera de Pilsen), Tomi Loiseau en bajo (Mamushkas) y el platense Tulio Pozzio en batería.

Con un sonido más sucio y un bajo más al frente, el nuevo grupo se mostró poderoso y con versiones  un poco más veloces de la ex banda de Pil. La lista estuvo centrada en canciones del mítico grupo, y la misma fue variando entre viejos clásicos como “Más allá del bien y del mal” y “Somos latinoamericanos” y melodías de la última época como “Una marcha más” y “Fashion revolución”.

Pil se lo vio más callado que de costumbre, pero con la energía intacta a sus 55 años. Si bien su voz ya no es la de antaño, hace un esfuerzo tremendo para dar lo mejor de sí. Sus fans lo aceptan y lo disfrutan así.

Durante el set sonaron dos nuevas canciones que mantienen la característica rockera de la etapa con “Tucán” en Los Violadores. Tanto “Una casa roja” como “Non sancto” mantienen esas bases rockeras y estribillos súper gancheros de los discos “Bajo un sol feliz” (2006) y “Rey o reina” (2009).

Mientras el concierto venía desarrollándose con normalidad, la aparición sorpresiva de Stuka (guitarra) alteró todos los estados. La mayor parte del público se transformó y vivió esos instantes con todos sus sentidos. Si bien los presentes eran de una edad considerable, había bastante gente joven que no los había visto en vivo. En este contexto, el arranque con el himno “Violadores de la ley” fue puro sentimiento y adrenalina. Por supuesto que a nadie le importaba algunas desprolijidades en la interpretación, ya que estaban disfrutando y sintiendo ese momento a pleno.

Stuka estaba encendido y con la necesidad de reencontrarse con sus viejos fans. Se movía de un lado a otro, participaba en los coros; en definitiva se lo veía desbordado emocionalmente. Con las siguientes, “Bombas a Londres” y “Nada ni nadie nos puede doblegar”, el éxtasis continuó en ascenso. Pero todavía faltaban los dos emblemas inmortales de Los Violadores.

Antes de los bises Stuka le dijo a Hari B, el fundador de la banda, que estaba presente en lugar: “Viejo hippie, da la cara”. No se animó, pero al público poco le importó cuando sonaron “Represión” y “Uno, dos, ultraviolento” de la mano de la dupla histórica. Uniclub terminó de explotar. Tras 80 minutos los músicos dejaron el escenario dejando una sensación hermosa y placentera para cada uno de los presentes.

“Los Violadores se juntaron esta noche”, dijo Pil abrazando a Stuka. “Me gustó mucho”, declaró el guitarrista, dejando la puerta abierta para un futuro re-re-re-reencuentro. Pil con una banda flamante y una relación siempre tirante con el violero, quizás no ve con tan buenos ojos esta “vuelta”. El futuro dirá cuál será el destino.

 

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *