SHOWS

Sick Porky: Los que no temen

Por  | 

El sexteto de stoner rock dio su show más importante de su carrera, el viernes en Niceto, para presentar su nuevo disco. Los Antiguos fue la banda invitada.

De chicos nunca nos enseñan a seguir lo que creemos correcto. Compartimos aulas y oficinas donde no nos dejar ser individuos, donde la más mínima diferencia es señalada, donde no se puede desencajar. Para todos aquellos que no encajan, la guitarra es una de las principales armas. Hoy Sick Porky, un grupo de hombres pero que se formaron siendo niños, toca en Niceto. Hoy los rechazados, los descarnados, prueban que el camino no es uno solo.

Tenés que tener mucha confianza en tu grupo para invitar una banda como Los Antiguos para abrir tu show. Partiendo cabezas desde el primer acorde, los liderados por Pato Larralde, casi de casualidad, han logrado más que todas las bandas de las que fueron parte sus integrantes. No porque no se lo merecieran, sino porque a veces así funcionan las cosas. Un cruce de generaciones decididos solamente a rockear, mechando canciones de su semi larga duración “Simple” (todos hits) con canciones nuevas como “La culpa al viento”  y “Te lo vengo diciendo”, en ningún momento Los Antiguos son la banda soporte. Menos cuando tenés a todo el recinto cantando “Hecho a mi medida”, que dicho sea de paso, no faltará mucho para que ellos estén tocando en el mismo lugar como acto principal. Cuando digan que la música nacional no ofrece nada nuevo, nada bueno, nada rockero, podremos reírnos y decir dos palabras: Los Antiguos.

Pero hoy la estrella es el cerdo enfermo. Después que bandas “del palo” como Dragonauta, Poseidótica o Humo del Cairo hayan armado sus propios shows en el mismo lugar, era cuestión de tiempo para que un grupo como Sick Porky pudiera subir el mismo escalón. Tal vez la cosa se demoró porque tuvo que pasar mucho tiempo para que entregaran nuevo material. Mientras, la banda creció sustancialmente: incorporaron otra guitarra, hubo cambios de integrantes, pero, por sobre todas las cosas, ellos crecieron como músicos y el grupo pasó a ser algo serio en vez de un hobbie o algo de lo que se ocuparan cuando tuvieran tiempo libre. Este era el momento para dedicarse enteramente al proyecto.

El telón se abre y el show comienza con “Los descarnados”. Un inicio impecable que lamentablemente se ve opacado cuando, al segundo tema, la pedalera de Jeremías Stutz deja de funcionar; algo que no puede ignorarse. Definitivamente en muchos grupos tener tres guitarras es algo exagerado, pero no es el caso de esta banda: cada hacha tiene su lugar especifico en cada canción. Afortunadamente el sonido es óptimo y se puede disfrutar de cada uno sin muchas complicaciones.

Sick Porky ha crecido mucho y se nota en el vivo. Ya no son una banda de stoner rock, es algo mucho más complejo que nunca pierde en melodía y fuerza. Incluso se animan a momentos acústicos, con influencias de folclore, tango, jazz y flamenco, algo que en otros tiempos tal vez era impensado. Fernando Ruiz Diaz trae la energía de un torbellino como invitado en “Encogemente”, tanto que el show debe interrumpirse unos minutos luego de que el invitado rompiera parte de la batería. En un show de constantes momentos altos, “Planeta errante” realmente se destaca. Un largo viaje visual-sonoro que desgarra y lleva al grupo un paso más allá. Incluso canciones viejas como “Dos Rupias” o “Pura sangre” ganan con el aporte del nuevo baterista, Dante Bustamante, y el no tan nuevo guitarrista, Leandro Mousseaud. Casi como si esas canciones los estuvieran esperando a ellos.

“No temo a mi enemigos/no podrán comer mi corazón”, canta Carlos Villfañe en “Los que no temen”. Los enemigos, todos esos “no” que seguramente han recibido a lo largo de su carrera, hoy no existen. Hoy demostraron que son más que todas las adversidades. Son los descarnados.

 

 

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *