SHOWS

La Vela Puerca: pasión de adolescentes y nostálgicos

Por  | 

La banda uruguaya prepara su sexta placa de estudio y antes de internarse en el proceso de grabación quiso entregarle al público argentino un repaso por los temas más destacados de su carrera.

Las generaciones han cambiado y hoy son más bien renovados adolescentes y chicos los que llenan poco a poco Mandarine Park para oír a La Vela Puerca. Habiendo anticipado que luego de esta visita se alejarían de los escenarios por el tiempo en que se extienda la grabación de su nuevo disco, el público se muestra con mucho entusiasmo por verlos en vivo y entona clásicos cantitos para la banda se haga presente.

Con un Mandarine Park a medio llenar, sale a escena La Abuela Coca, agrupación invitada nacida en los noventa con una propuesta marcada por la fusión de sonidos rockeros con reggae, hip-hop y ritmos afro-latinos. Con un público ansioso por entrar en calor, un sonido claro y canciones enérgicas con ritmo de barrio -como ellos mismos mencionaron en reiteradas ocasiones- que incluían pasajes rapeados y estilosos adornos provenientes de los bronces, hacen bailar a los espectadores y se llevan una muy buena recepción.

A las 21.30 las luces se apagan, se escucha el rugido de los fans y suenan los primeros acordes de la guitarra, acordes que el público reconoce de inmediato y celebra con gritos. El show comienza con “Clarobscuro”, single del disco “A Contraluz” (2004). El sonido es perfecto y se agradece el hecho de que los espectadores podamos entender qué dice la letra, más aún en una banda que no se define con un estilo musical en particular sino que más bien define cada canción individualmente por lo que es esencial para ellos: la letra. La banda llena el escenario y la masa está entregada. Los temas de La Vela parecen ser himnos para los miles de adolescentes que cantan desatados, saltan y hacen pogo en el medio del campo.

Los primeros temas encienden de inmediato: canciones rápidas con estribillos repetitivos y líneas melódicas muy recordables es lo que asegura la participación activa del público, que corea cada uno, sin excepción. El entusiasmo puesto por los dos líderes de la banda, Sebastián ‘Cebolla’ Cabreiro y Sebastián ‘Enano’ Teysera, también es un elemento clave, pues son ellos el rostro de la banda y los que con su energía casi adolescente levantan y generan la identificación que en cierta edad uno busca en su banda favorita. La pasión que generan es fuerte y hace que finalizado el séptimo tema se afloje la valla de seguridad, inconveniente que se soluciona en pocos minutos. Con el toque de un gong arremeten con “Un frasco”, y con el arribo al escenario de un gaitero vestido típicamente escocés interpretan “Los reyes de los buzones”.

Luego de una hora de concierto y una recorrida por los hits más fuertes y dinámicos de la banda, las luces se atenúan y comienza el set más lento con “En el limbo”, tema que es acompañado sorpresivamente por un avión despegando desde Aeroparque que crea una escena digna de una película de rock emotiva. La gente queda sonriente y mirando el avión partir, sin nunca dejar de cantar, claro está. “Hoy tranquilo” cuenta con la participación de Pedro Dalton, vocalista de Buenos Muchachos, banda también uruguaya nacida en los años noventa, y “Zafar”, clásico que seguramente provoca que muchas gargantas se vayan lastimadas, es compartida con Gonzalo Brown, voz de La Abuela Coca.

Vuelven las luces brillantes y los ritmos rápidos y fuertes a apoderarse del escenario. Visuales que muestran imágenes de guerra ambientan “Doble filo” y luego de este tema el sonido deja de funcionar, el show continúa pues La Vela parece no darse cuenta de esta falla y nosotros vemos una mímica de lo que sucede sobre el escenario. Se escucha mínimamente el beat de la batería y poco y nada lo que hacen los bronces, la voz no se oye pero el público no deja de reconocer la canción y de corearla ayudando a sus ídolos. El sonido vuelve a funcionar de forma repentina y vemos al gaitero que sube nuevamente al escenario para acompañarlos en “Por la ciudad”. El clima de emotividad y de juego que genera ofrece señales de que, siendo las 23.20, el concierto está por finalizar. Luego de 24 temas y con agradecimientos al público y a todos los amigos músicos que se subieron esa noche al escenario, invitan al guitarrista y a los vientos de La Abuela Coca para concluir el recital con dos hits que hacen emocionar al público asistente y que parecen nunca pasar de moda: “El viejo” y “El profeta”.

La Vela Puerca, junto a sus colegas y compatriotas invitados y gracias a los miles de fans que llenaron Mandarine Park, hicieron de la noche del 11 de abril una fiesta que se destacó por su energía y entrega de todas las partes. Una despedida de corto plazo que llenó de expectativas a sus seguidores quienes, a pesar de gozar más los hits que nunca mueren, aplaudieron y gritaron a más no poder en pos del inminente nacimiento de la nueva placa de la banda charrúa.

 

 

13 Comments

  1. Rita

    18 abril, 2014 en 14:30

    Años que no leía algo tan malo

  2. Flo

    17 abril, 2014 en 20:13

    qué mal esto

  3. Caro

    15 abril, 2014 en 12:53

    quien escribió la nota no estuvooooooo

  4. Juli_Velera

    15 abril, 2014 en 04:35

    Vamo’ Vamo’ la Vela, Vamo’ La Vela De Mi Corazón! Ooohh,
    No estuve en el Mandarine Park, pero son buenisimas las fotos y videos de ese día, Como El Festival Del Prado..Buenisimas..
    La Vela Nunca me decepcionó.. Es una gran e increible banda que nunca decepciona a su publico velero..
    “Moda De Muchos, Pasión De Pocos”
    La Vela Puerca, Mi Locura Y MI Realidad!!!

  5. Carolina

    14 abril, 2014 en 19:48

    MUy buena banda La vela puerca. Me agrado la nota, fluida, buena redacción y me hace sentir que estuve ahí!

  6. Lau

    14 abril, 2014 en 14:54

    tu crónica me cansa, aprende a escribir

  7. Manu

    14 abril, 2014 en 08:09

    Re bien la crónica, precisa.

  8. Miguel

    14 abril, 2014 en 00:21

    Buenísimo La Vela Puerca: una síntesis entre la herencia de Calamaro y los Fabulosos Cadillacs; el rock anglo de los 90, la música murgera y varias gotas de originalidad y potencia rockera.

  9. Facundo

    13 abril, 2014 en 22:17

    Honestamente, no está muy buena la nota. Desde lejos parece letra de nenita

  10. Quimey

    13 abril, 2014 en 12:30

    Chee, el recital cerró con José Sabía. El que hizo la nota se fue antes?

    • Mina

      13 abril, 2014 en 17:29

      nunca estuvoooo

  11. Lucía

    12 abril, 2014 en 19:46

    y esta tipa? aburridoooo

  12. sol

    12 abril, 2014 en 18:08

    aburrido, no hay sustancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *