SHOWS

Metallica: Tus canciones favoritas

Por  | 

El sábado, en el Estadio Único de La Plata, Metallica irradió energía con un show plagado de clásicos en lo que fue su cuarta visita oficial al país. Más de 50 mil personas se enloquecieron ante himnos como “Master of Puppets”, “Enter sandman”, “Sad bad true” y “Creeping death”, entre otros.

Cuando Metallica actuó el 19 de septiembre del año pasado en el “Rock in Río”, muchos fans argentinos se habían sentido defraudados porque no comprendían su no bajada al país. El malestar estaba instalado, aunque en una menor proporción a aquella famosa cancelación de octubre de 2003. Sin embargo, tras su concierto histórico en la Antártida, más precisamente en la Base Marambio, confirmaron su nueva llegada a Argentina. De este modo, los fanáticos habían recuperado su sentimiento y ya esperaban por otro gran concierto.

Para esta gira sudamericana, el grupo californiano decidió que su gente sea la que elija las canciones, como una forma de agradecimiento a tantos años de cariño y admiración. Bajo el rótulo “Metallica by request” (Metallica a pedido), los seguidores que adquirían los tickets tenían esa posibilidad a través de la web de la banda. Para el primer show de La Plata, las más votadas fueron “Master of puppets” (64%), “One” (60%), “Enter Sandman” (55%) y “Seek and destroy” (50%). Dicha gira ya pasó por Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Paraguay y Chile.

En la previa se presentaron Cirse y la agrupación paraguaya Orquesta de Reciclados Cateura, bandas que poco tienen que ver con el círculo musical de James Hetfield y compañía. Pero afortunadamente, el público presente los respetó y los escuchó con atención, mostrando así una apertura que 20 años atrás hubiera sido imposible. Cirse, con su punk alternativo, pudo desplegar su propuesta a pesar de un sonido saturado. La rareza fue Orquesta de Reciclados Cateura, que utilizan instrumentos elaborados a partir de la basura del vertedero Cateura. Si bien se escucharon versiones de Ludwig van Beethoven, de Apocalyptica y hasta una propia, el instante de mayor reconocimiento fue cuando interpretaron su adaptación de “Nothing else matters”, de los anfitriones.

Las más de 50 mil personas estaban esperando por ellos. Con el himno de AC/DC, “It’s a long way to the top (if you wanna rock n’ roll)”, todos se pusieron en clima para inmediatamente quedar el estadio a oscuras y largar con la introducción de Ennio Morricone, “The ecstasy of gold”, un fragmento de la película “Lo bueno, lo malo y lo feo”. Cuando Lars Ulrich (batería) saludó detrás de los parches, la banda se acomodó y comenzó con “Battery”, la primera de un cuarteto inicial mágico. El sonido, que sería fabuloso durante toda la noche, sufrió con un excesivo volumen en el arranque.

Ya con todo en su lugar le pegaron “Master of puppets” y “Welcome home (Sanitarium)”, dos tremendos clásicos que generaron los primeros pogos masivos. El cierre del glorioso momento thrasher fue con la melodía que le da título al segundo disco, “Ride the lightning”. Sin dudas que el fan local tiene un afecto especial por esta etapa de la banda, y lo demuestra en cada oportunidad disponible.

En relación a este amor, muchos de esos viejos seguidores vieron con buenos ojos el estreno, “The lords of summer”, por contar con una base thrasher que parece rememorar aquellos momentos. Veremos en qué depara el disco que se viene en 2015 y qué orientación musical toma, pero desde el vamos ya crea ilusión. Esta nueva canción fue un regalo para todos los fans sudamericanos, que tanto aprecio le muestran y que le garantizan fidelidad eterna a la familia Metallica.

Pero también hubo lugar para las composiciones más melosas, esas que los llevaron a convertirse en una de las bandas más grandes de la historia. Pasaron “The unforgiven”, “Fade to black”, “One” y “Nothing else matters” ante un Hetfield que le daba una gran participación a sus seguidores.

A Robert Trujillo (bajo) se lo vio más suelto y seguro que en los shows de 2010, y a Kirk Hammet (guitarra) se lo observó con la profesionalidad de costumbre. Los cuatro jinetes están en gran forma musical y en cada interpretación lograron brillar ante los exaltados asistentes. Algunos de los picos calientes fueron con “Fuel”, “…And justice for all”, “For whom the bell tolls” y “Enter sandman”.

Para los bises apareció una que no estaba anunciada: “Whisky in the jar”, un clásico irlandés versionado por los Thin Lizzy. Con un público feliz sonó primero la instrumental “Orion”, que fue la canción ganadora de la noche (compitió con “Blackened” y “Wherever i may roam”), y luego el cierre definitivo con “Seek and destroy”. Hubo globos negros desparramados por el estadio, púas y saludos a doquier para un público extasiado tras una gran noche.  140 minutos en 18 canciones fue el resumen de lo que dejó Metallica en la noche de La Plata.

Como era de esperar, sus fans orientaron la elección a las canciones que integran sus cinco primeros trabajos. Esto es algo que se repitió al cabo de toda la gira sudamericana, y no es una casualidad, sino una causalidad de su declive compositivo. Si bien “Load” (1996) y “Death magnetic” (2008) son trabajos respetables, no alcanzan el nivel de excelencia de aquellos. El adelanto “The lords of summer” parece ser una punta de lanza interesante para lo que se viene en 2015. Esperemos que esta magia del vivo la puedan recuperar en el estudio.

*Fotos por Fernando Fernández

 

Redacción ElAcople.com

2 Comments

  1. Vicky

    31 marzo, 2014 en 01:30

    buenas fotos!

  2. nicolas

    31 marzo, 2014 en 01:20

    Thrash = Azote
    Trash = Basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *