LIBROS

Literatura rockera de verano: Postpunk

Por  | 

Tercera entrega semanal de libros rockeros para leer bajo la sombrilla o disfrutando de las bondades del ventilador o el aire acondicionado. En esta ocasión te ofrecemos un 2 x 1 de mismo autor y mismo tema: el Postpunk

No todos disfrutan la playa y las vacaciones de verano. Para ellos va esta entrega sobre uno de los géneros que menos tiene que ver con la alegría estival. Como bien dice la contratapa de “Postpunk: Romper todo y empezar de nuevo”, muchos son los libros que retratan los años dorados del punk rock, pero pocos son los que muestran la otra música que salió a partir de ese género.

“Romper todo y empezar de nuevo” es la historia del género contada por su autor, dividida en capítulos conceptuales que cuentan con extractos de entrevistas a los músicos protagonistas de esta historia. El libro comienza con la disolución de los Sex Pistols y el nacimiento de Public Image LTD, la banda que armaría Johnny Rotten (ya con el apellido Lydon) rompiendo con todos los moldes de lo que se esperaba sobre él.

El libro trata de reivindicar la libertad musical del movimiento recorriendo todas sus corrientes: el “do it yourself” británico, la experimentación y mezcla de estilos en bandas como The Slits o The Pop Group, el terrorismo sonoro de Throbbing Gristle, la ambición e influencia de bandas como Gang of Four, Pere Ubu o Wire, la creación de nuevos sonidos con Cabaret Voltaire y The Human League. Incluso aborda géneros que no tienen que ver mucho con el postpunk pero que derivan de él, como el resurgimiento del ska en Inglaterra con Madness y The Specials o el movimiento New Romantic de bandas como Duran Duran o Japan.

“Postpunk” es un libro para melómanos escrito por un melómano. No es un ensayo teorizando sobre el género; es un libro fácil de leer, interesante y muy divertido. Varias veces uno termina riendo a carcajadas, aunque difícilmente alguien ajeno al estilo pueda disfrutarlo; el que sí pueda, disfrutará leyendo sobre anécdotas, procesos de creatividad, cosas que conocía y detalles que puede ampliar en el segundo libro.

“Totally Wired” recoge muchas de las entrevistas que aparecen en extractos en el libro anterior. Si decíamos que el primero era una publicación para fanáticos, esta lo es aún más ya que no posee entrevistas con figuras de demasiado renombre, a excepción de David Byrne o John Peel, quizás.

Simon Reynolds nos presenta una colección de reportajes de diferentes épocas donde los protagonistas son los ideólogos sonoros y políticos de este género que tal vez no pasarán a la historia por su fama, pero sí por su influencia en un par de miles de personas; Ari Up (The Slits), Jah Wobble (PIL), Alan Vega (Suicide), Martin Brahma (The Fall), Steven Severin (Siouxsie & The Banshees) y más.

Ambas obras son bastante extensas, pero están tan bien escritas (redactadas como si fuera una novela), que logran que no puedas despegarte del libro.

  • ¿Se consigue en castellano? Sí. “Postpunk” fue recientemente editado por Caja Negra y está a disposición en casi todas las librerías; todavía puede verse en algunas vidrieras como novedad. En cambio, “Totally Wired” sólo se consigue en su edición en inglés.
  • ¿Sólo para fanáticos? “Totally Wired” tal vez sí; “Postpunk” puede variar según los gustos de cada uno. Tal vez cuando se habla de grupos donde uno no tiene la referencia sonora es más difícil, pero lo hace de forma tan atractiva que te va a llevar a descubrir un montón de bandas.

Detalle: El autor, Simon Reyndols, estuvo presentando este libro en Buenos Aires el mes pasado.

Extracto de “Postpunk: Romper todo y empezar de nuevo”:

Los jóvenes tienen un derecho biológico a estar entusiasmados respecto a los tiempos que les tocan vivir. Si uno tiene mucha suerte, esa urgencia hormonal es acompañada de la insuficiencia de la era, y la necesidad inherente a todo adolescente de sorprenderse y creer coincide con un periodo de abundancia objetiva. Los años de plenitud postpunk fueron eso: una suerte. He estado cerca de sentirme de ese modo desde entonces, pero nunca volví a sentirme tan emocionado como en ese momento. Ciertamente, nunca volví a estar tan enfocado en el presente. Lo que es raro, al menos como lo recuerdo hoy, es que durante esa época nunca compraba discos viejos. Existían tantos discos nuevos para comprar que, sencillamente, no había razón alguna para investigar el pasado.(…) No había tiempo para mirar con melancolía cosas pasadas. Las cosas estaban pasando ahora”.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *