SHOWS

Massacre: El poder del vivo

Por  | 

El sábado, en el Teatro Vorterix, la banda de Walas inauguró su temporada 2014 en el ciclo Verano Negro con un show intenso en el que recorrieron canciones de toda su discografía. 

Massacre alcanzó finalmente el reconocimiento y la masividad que su talento merecía con “El mamut” (2007) y “Ringo” (2011). Y como suele suceder, este crecimiento no es siempre comprendido por el público ortodoxo, que lo siente más como una traición que como un hecho para festejar. En un sábado de enero y en un lugar súper confortable, muchos de estos muchachos intentarían reconciliarse con su amor de la adolescencia.

De Massacre Palestina a “Ringo”

Luego de que el rock setentoso de Caperucita Coya haya causado buena impresión, apareció la gente de Massacre de la mano de uno de sus clásicos recientes, “Tengo captura”, en compañía de un sonido poderoso y nítido y de un público fervoroso. Sin embargo, para los ortodoxos el arranque no fue ideal, más cuando continuaron con dos nuevas de “Ringo”: “La web del siglo” y “Muerte al faraón”.

“La Octava maravilla” ya es uno de los grandes clásicos de su carrera, y por difusión supera en popularidad a muchos de sus viejos hits, que vendrían luego; fue el primer gran momento de la noche. La banda estuvo encendida desde el inicio con el “Tordo” (guitarra) disparando esos riffs únicos que son su marca registrada.

Wallas es un frontman locuaz, a veces con frases pre-armadas y otras más espontáneas, pero siempre está atento a la actualidad. Por eso, previo a “Sofía, la súper vedette”, pidió por no más cortes de luz, y previo a “Seguro es por mi culpa” ironizó sobre quién tuvo la culpa en la tragedia de Villa Gesell.

Tras la re-grabación de “Aerial” en 2013, sus canciones están presente con más intensidad en las listas actuales. Sonaron “Llena de fe” y “Laika se va” en compañía de un himno infaltable: “Te leo al revés”.

Hacia el final del concierto se despacharon con una seguidilla de viejas canciones que enloqueció a toda la masa presente. La locura empezó con “Plan B: Anhelo de satisfacción” para seguir levantando temperatura con “3 paredes”, llegar al éxtasis con “Nuevo día” y delirar con “Violence”. Es aquí donde los hombres mayores encontraron su pico de mayor placer y donde sus críticas quedaron relegadas ante semejantes descargas.

Ya para los bises llegaron noticias que emocionaron a sus fans: este año se vendrá el sucesor de “Ringo”, el video de “Tanto amor” tiene más de 1 millón de visitas en Youtube, y “Fico” (guitarra) va a ser padre en las próximas horas. Todas estas sorpresas fueron en compañía de otros grandes himnos: “Mi mami no lo hará”, “(i’m not your) Stepping stone” (cover de Paul Revere and The Raiders) y “Diferentes maneras”.

Posiblemente la presencia de Massacre en cada uno de los festivales habidos y por haber generó un desgaste en su público más antiguo. Sin embargo, cuando disfrutan de un show íntegro de la banda, los ortodoxos se amigan con el grupo de su adolescencia, tal como sucedió el sábado.

*Fotos por Fernando Fernández

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *