SHOWS

Horcas: Vencer por un eterno metal

Por  | 

Horcas despidió el año a todo motor en el Teatro Vorterix brindando un arrollador concierto, a pesar de la lesión en la pierna izquierda de su cantante, el gran Walter Meza. Por una parte finalizaron el tour “Eternos/Vencer” y por otra, adelantaron temas de su último disco “Por tu honor”, recién salido.

Walter Meza literalmente deja la vida en el escenario. Después de lo vivido el sábado en el Teatro Vorterix dejó la sensación que las arengas, los gritos y las puteadas con las que agita al público no lo hace por ellos, sino por él; es su combustible. Esto lo hizo continuar con el show y superar la rotura que tuvo en el tendón de Aquiles horas antes. Sin embargo el tipo no paró desde que arrancó el set con “Rompo el dolor” (que ironía) hasta el fin -casi 2 horas después, sin bises- luego de “Argentina, tus hijos” y el triple remate: “Solución Suicidad”, la incuestionable “Destrucción” y el hit “Esperanza”.  Demasiado para cualquier mortal, pero no para el fan de metal.

En la previa del concierto, con el telón cerrado, se escuchó “Fuego sin Luz” en los parlantes, lo más cercano a una balada que íbamos a tener en la jornada. Sin contar los superclásicos del final, la mayor parte de la lista se basó en dos discos: “Vence” (1997) y “Eternos” (1999), los últimos con el mítico Osvaldo Civile en la guitarra. Así, en la primera parte del recital sonaron de forma inoxidable “Garras”, “Golpe a golpe”, “Mentiroso”, “Tormentoso sufrir” y “Gritos en tu interior”. A la vez intercalaron 3 canciones nuevas, de su última producción “Por tu honor”: “En la jaula”, “Cazador” y “Sin salida”, esta última acompañada por una espectacular animación proyectada en las pantallas de fondo. El material de estreno presenta un sonido más moderno de Horcas; abundan los medios tiempos pero no por esto se deja la pesadez, compuesta por las dos complementarias guitarras de Sebastián Coria y Lucas Castor Simcic, sumado a la envolvente voz de Meza.

El Teatro de Colegiales no defraudó en la propuesta e hizo sonar a la banda de manera excelente de principio a fin; tal es así que fácilmente se podían distinguir las puntadas a su bajo que le hacía el Topo Yañez, o el redoble de bombos de Guillermo de Luca. Todo esto mientras Walter se las arreglaba para saltar en una pierna para “Mundo Enfermo” y “Resistencia”. El público daba su energía y él no iba a quedarse sentado cantando.

En medio del machaque de 22 temas seguidos, el único invitado de la noche fue el señor Gabriel Lis, guitarrista de la etapa post-Civile. Las tres violas conformadas crearon una arrolladora versión de “Fuego”; mientras, atrás, las llamas invadían las pantallas.

La despedida estuvo a la altura. Después de “Esperanza”, Meza invitó a todos a la firma discos que iban a hacer Gier Music Club más tarde, a unas cuadras del lugar. De esta forma Horcas redondeó positivamente su primer recital importante en Capital Federal después de mucho tiempo, y prometía un nuevo concierto en 2014, aparte de su presentación en el festival Cosquín Rock, donde ya están confirmados. Su lucha por el metal continúa.

*Fotos por Fernando Fernández

 

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *