SHOWS

Sin conformidad

Por  | 

Corrosion of Conformity se presentó el domingo por la noche en The Roxy Live de Palermo para brindar un  show tan corto como polémico.

Una persona no puede hacer la diferencia, es verdad. El que quiera adjudicarse ese dicho nunca lo pensó para Corrosion of Conformity. Fueron pioneros dos veces; primero hace 30 años, cuando iniciaban lo que luego se llamaría crossover: ritmo y velocidad hardcore con riffs y actitud metálica. Luego llegarían los 90, la inclusión de Pepper Keenan en guitarras , el cambio de los ritmos acelerados por la influencia de Black Sabbath, el éxito -o algo parecido a eso- y la posterior disolución. Con el tiempo, Keenan se volcaría tiempo completo a Down (banda liderada por Phil Anselmo) dándole más reconocimiento, y COC quedaría para la gran mayoría solo como su ex banda. Con el tiempo, COC decidió volver como trío, enfocándose en su etapa más hardcore.

Pasada esta introducción, podemos decir que el concierto tuvo un espíritu extraño desde su gestación, empezando por un cambio de recinto: Teatro Flores por Roxy Live -algo que viene sucediendo a menudo con shows poco vendidos- y que no era difícil de esperar. La banda arribó al boliche de Palermo diez minutos antes del comienzo del set, caminando entre la gente, saludando y sacándose fotos mientras Coalission se despechaba con el cover de “Symphony of Destruction” de Megadeth.

A las 21:20 se abre el telón y entre zapadas y prueba de instrumentos comienzan con “Bottom Feeder”, y si bien el comienzo es auspicioso, el sonido de guitarra está excesivamente alto, mientras que la batería se pierde bastante, algo que se mantendría durante todo el show. El primer gran momento de la noche se da con “Deliverance”, con un Woody Weatherman realmente prendido fuego. Da gusto siempre ver a un músico que disfruta de su trabajo.

Y si bien las composiciones recientes están a la altura de su historia (“The doom”, “Psychic Vampire”) la gente se mostraba de forma estática incluso frente a los clásicos. Pocas veces se ha visto una banda tan intensa con tan poca respuesta. Luego, si bien se podía esperar cierta desprolijidad, los tres músicos parecían estar en sintonía diferentes. Wooody, ya lo dijimos, sobreexcitado, Mike dean compenetrado en cantar y tocar su instrumento, cerrando los ojos y dándole la espalda al público, y Reed Mullin un tanto errático, cabe decir.

Todo el show parecía estar lleno de atentados: nula comunicación con el público, el amague de canciones (“Seven Days”) o arrancar con clásicos y sabotearlos porque nadie lo recuerda. Pasó en “Vote with a bullet” y es como decir que Deep Purple no se acuerde “Smoke on the water”. Mientras, los presentes continuaban inamovibles. Ni siquiera hay aplausos porque la banda no deja huecos para que los haya.

Después de 50 minutos se retiran sin decir adiós para -se supone- los bises a continuación. El telón se mantiene corrido y las luces apagadas, pero nadie aplaude o silva o emite sonido. Al cabo de unos minutos las luces se encienden y nadie sabe muy bien qué pasa, ni siquiera la gente del lugar. El público sigue en su sitio y al cabo de un rato empieza a sospechar que no hay más show y empieza a retirarse lentamente.

¿Fue un mal concierto? Depende de qué lado estás. Era obvio que los que fueron estaban ahí  más por los clásicos de los ’90 que por su etapa vieja escuela, y la banda le dio lo contrario. ¿Fue breve? Sí, pero no más corto que el resto de los conciertos de la gira. Aparentemente es lo que quieren ofrecer. ¿La banda estuvo errática? Lamentablemente sí, y contra esto nada se puede hacer. Un ejemplo de una banda que llegó demasiado tarde, tal vez nunca vuelva y nunca seremos testigos del verdadero poder de su leyenda. La conclusión del show depende de vos.

*Fotos por Guillermo Coluccio

 

azafatodegira.com

2 Comments

  1. rastrillo

    26 agosto, 2013 en 23:56

    no te la puedo creer… la corroshon no se mancha!

  2. eZe

    26 agosto, 2013 en 23:54

    digamos dio…lo que aca dieron, poca venta, poco apoyo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *