SHOWS

El infierno de Jeff

Por  | 

Possessed, banda pionera del death metal, debutó en Buenos Aires, el viernes en The Roxy Palermo, dando buena cátedra de voces guturales, baterías rápidas y brutalidad sónica.

Nuevamente vino una de esas bandas que nunca imaginamos ver en nuestras tierras. Salvo los ya habitués Cannibal Corpse y Cradle of Filth, cualquier cosa cercana al death metal es inusual que bajen al país, pero si hace poco debutaron Eluveitie y All That Remains es obvio que las esperanzas se acrecientan para cualquier grupo.

Possessed no fue el creador pero sí un gran exponente del estilo allá por mitad de los 80`s. Con sólo dos discos (“Seven Churches” y “Beyond the Gates”) apuntalaron un nuevo subgénero, aunque su trayectoria sería corta dado que en 1992 se separaron. En el medio, su cantante original, Jeff Becerra, fue baleado en un asalto callejero y quedó en silla de ruedas. Ya en 2007, Beccerra decide revivir a la banda, pero quedando él como miembro fundador y acompañado por integrantes de Sadistic Intent.

Por todo esto, una gran expectativa asomaba por el Roxy de Niceto Vega, pero no así la convocatoria. De todos modos se armaron dignas rondas de pogo mientras sonaba violencia hecha melodías como “Beyond the Gates”, “Seance” y “Tribulation”, a poco de comenzar la velada. El clima iba en aumento y eso era buena señal.

Anteriormente, las bandas soportes (Dark Warrior, Black Bul Destruktor, Metralla, Traidor y el agregado sorpresa de Serpentor) tuvieron que luchar con la consola de sonido. A la hora de Possessed había que mantenerla equilibrada ya que fácilmente puede volverse una bola de sonido indiferenciable, más aún cuando se trata de death o hard core. Por suerte no fue así, y era normal ver a Becerra o al baterista, Emilio Márquez, en constante lenguaje de señas con el sonidista para que todo saliera 10 puntos.

Además de poder contemplar a un guerrero como Jeff con sus voces guturales intactas, el otro que imponía presencia era Márquez tras los parches; mientras, los demás músicos apenas gesticulaban frente un público que hervía de violencia. Tampoco es que se transformó en un Mike Portnoy, pero su arenga y las cruces que hacía con los palillos sumaron algo a la pura música. Parecía sobrehumano por la rapidez que golpeaba en las bombas que son “The Crimson Spike” y “Evil Warriors”. ¡Y todo eso con un sólo bombo!

El corto catálogo de Possessed se extendió cómodo en la perfomance de 22 temas. Se destacaron las intro de “The Exorcist” (similar al de la película) y la de “Pentagram”. Becerra presentaba cada canción, tal vez para que el público se resguarde ante la artillería; en especial cuando sonó el tridente infernal integrado por “Burning in the Hell”, “Seven Churches” y “Satan´s  Curse”.

La entrega que tuvo la banda con la audiencia fue mutua y alcanzó cierta solidez al grito de “¡six six six!”que pedía Jeff. Para finalizar eligieron “Fallen Angel”, “Holy Hell” y ese tema con el que le dieron nombre a un nuevo subgénero: “Death Metal”, de su primer Ep autotitulado. Los presentes instantáneamente alzaron los cuernitos en señal de aprobación; a la vez que un miembro de la crew fotografiaba a Possessed con la gente de fondo. Un golpe al corazón después de tanta brutalidad suelta en los cráneos.

*Fotos por Fernando Fernández

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *