ENTREVISTAS

Casi Famosos: Juan Ingaramo

Por  | 

Conocé a este músico que se lanza como solista electro-pop sin renegar de esta etiqueta. Hablamos de su primer disco, “Pop Nacional”, sus experiencias, su percepción del género y su rol en la banda de Litto Nebbia.

Si tenemos en cuenta que su abuelo, su padre y su tío son músicos, no es casual que Juan Ingaramo haya elegido el mismo camino. Oriundo de Córdoba, se enamoró de la música cuando vio por primera vez una guitarra eléctrica sonando en vivo. A partir de allí no paró, y hoy forma parte de En el Aire, la actual banda de Litto Nebbia. Recientemente lanzó “Pop Nacional”, su bautismo solista, y ya tiene ganas de empezar el segundo disco.

¿Qué es lo que hace que te acerques a la música pop y por qué elegís tocar la batería?

En realidad mi primer amor fue la guitarra, a los siete años más o menos. Volvíamos de vacaciones y pasamos por lo de unos parientes en Rafaela. Ahí uno de mis primos empezó a tocar la guitarra…fue la primera vez que vi una guitarra eléctrica en vivo, y cuando volví le torturé la cabeza a mi viejo para que me compre una viola. Él es músico, mi tío es músico, mi abuelo es músico, así que es como que ya venía en ese plan. Y la batería de chico te atrae, como si fuera una nave espacial; pero yo vivía en un departamento por lo que no podía tener una. Luego, nos mudamos a una casa y pude tenerla, a los quince años. Antes tocaba la bata en un estudio de mi viejo. Y siempre fue pop porque son las canciones que cantamos. Siempre nos gustó cantar la música popular de acá de Argentina, que es muy rica. Desde folklore, hasta Fito, Charly, Spinetta, Nebbia

Hablando de Litto, me imagino que trabajar con él es una fuente de experiencia muy grande…

Sí, dura…Tiene una data que no la tiene nadie, porque es el primero… A Litto lo conozco porque yo estaba en la banda de Gonzalo Aloras, un violero compositor muy groso, y en su disco “12” había participado Nebbia. Cuando presentamos el disco en un show del Samsung, va Litto de invitado, que conocía a mi viejo y a mi tío, y fue como un reencuentro. Después, él cambia la banda y me ofreció formar parte de la nueva con un set de percusión, porque no quería batería. Así que ahí estamos, cada tanto grabando, tocando…

¿Ser de Córdoba te da otra manera de sentir la música?

Y… puede ser que cada uno lleva en el adn el lugar de donde es. Quizás ahora hay una movida que viene desde Córdoba con mucha fuerza, que es el sello del que formo parte, Discos Del Bosque, y que se está haciendo sentir. Hay otra lectura de la historia. El under de Buenos Aires es muy funcional al sistema de consumo de moda, de ropa, y de lugares de la noche…Creo que Discos del Bosque se despega un poco de eso porque viene de otro lado. Es como que el under de acá no es under… los lugares donde vas a ver bandas, son bandas que salen en Rolling Stone, una revista que la mitad de las hojas son de publicidad y ponen a Lanata en la tapa.

¿“Pop Nacional” es una especie de rebelión contra la obsesión de etiquetar a la mayor parte de nuestra música como rock nacional?

Fue como un juego. Es un título que a simple vista es como un tag, una etiqueta que si bien acá existe por sentido común, no existe bajo ese nombre. Está el rock nacional, pero nadie habla del pop nacional como género. Así que me pareció divertido jugar a inventar esa etiqueta. Y a la vez, como el pop es muy variado rítmicamente, adentro del disco se coquetea con varios géneros. Desde una especie de rap o hip hop, hasta ritmos reggae, electropop, house, hay una balada de guitarra. Te permite todo. También creo que hay una nueva forma de pensar el pop, aunque todavía no completamente. Siempre, en Argentina sobre todo, el tema de la música comercial está mal vista. Detrás de eso hay un trabajo artístico que acá no se valora. La gente escucha a Michael Jackson, por ejemplo, y dice que es muy comercial. Pero creo que ese prejuicio está cambiando.

¿Qué sentiste cuando tuviste el disco en la mano?

Fue una sensación tremenda, porque es una exposición fuerte al sacar un disco con tu propio nombre. ¿Sabés cómo te queda la cabeza en todo el proceso? Mientras lo grabás, cuando pasa a ser de todos, que lo escuchan, las críticas buenas, las malas…es medio cliché, pero es como un hijo artístico, un resultado de tu trabajo. Y la satisfacción es enorme. Ya de hecho estoy pensando en un segundo. Además, tengo 26 años y veo a mis amigos que no se dedicaron a la música terminar sus carreras, desarrollando tesis…y el disco es como mi tesis, te recibís de músico en algún punto. Salís a la vida como un artista, es difícil decirlo, pero es al fin y al cabo lo que estamos haciendo. Con compromiso y de corazón.

Conocelo

Facebook

Twitter

¿Por qué pensás que deberíamos escucharte?

Mi idea es generar discursos musicales nuevos, y nuevos en nuestra música. Porque hay muchas bandas que cantan en inglés, y lo respeto y me parece bien, pero creo que mi militancia es la música nuestra. Todos los temas del disco se pueden tocar en el piano o en la guitarra, al margen de como los “vistas”, y hay una especie de continuación de tradición a nivel armónico o melódico. Hay influencias de Nebbia, de Fito, también está Miranda! y cosas que he escuchado y que me gustan, que son parte de esa historia musical de la que no reniego, y que aparte me encanta. Entonces creo que debería ser escuchada para conocer una nueva interpretación de la música de acá, en un tono lúdico y divertido que a la vez es serio, porque la producción está hecha para que suene de la mejor manera posible, que sea óptimo.

*El viernes 2 de agosto, Juan Ingaramo se presenta en Plasma (Piedras 1856, San Telmo). Entradas a $30.

*Foto por Juano Perkins.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *