DISCOS

No ser

Por  | 

Beady Eye se ahoga en sus marcadas influencias y entrega otro disco descartable con “BE”.

A fines de 2012 Liam Gallagher anticipaba el segundo álbum de Beady Eye como “majestuoso, imperial y pesado”. Pero teniendo en cuenta que estamos ante el rey del autobombo, el súper boca, el que nunca ahorra elogios hacía sí mismo, sabemos a esta altura que debemos tomar cada declaración con pinzas. Incluso algunos de los mejores momentos terminan siendo los menos “pesados”, aquellos en donde las guitarras acústicas están presentes.

El disco abre en buena forma con “Flick of the finger”, primer corte. Un excelente trabajo de batería que impulsa al tema, lo hace marchar junto a la voz que está bien al frente en la mezcla. Las guitarras acompañan los vientos sólo luciéndose con punteos aislados pero precisos. El segundo adelanto (y primer video clip) es “Second bite of the apple”; a partir de la ingeniosa metáfora de provocación en el título (haciendo referencia a la manzana prohibida) construye el estribillo prepotente: “The word is up if you’re tough enough”.

“Soul love” es otro acercamiento a la canción beatle; guitarras acústicas (una sonando con acordes en quinta) comandan una historia de amor enfermizo (y sumiso) como el gran John nos tenía acostumbrados en algunas de sus letras.

Pero ese comienzo prometedor se desluce a medida que el álbum avanza. Los recursos se reiteran y se agotan. La clave quizás pase por las expectativas generadas. Si no esperamos nada del menor de los Gallagher tal vez el disco nos entretenga. Si pretendemos que al menos se acerque al nivel de Noel, entonces seguramente nos llevemos una decepción inevitable.

“Soon come tomorrow” es el tipo de balada que tantos hits les ha dado a los Oasis, y que ambos hermanos, por separado, han logrado seguir haciendo con éxito. Similar efecto tiene la bella “Ballroom figured”. donde una acústica y la voz de Liam alcanzan para lograr probablemente lo mejor de un disco que no llega a buen puerto.

Sólo la desfachatada voz de Liam es un rasgo propio definitorio de su sonido. Como si la sombra de Noel fuera demasiado inmensa (aún más grande luego del discazo de los High Flying Birds), pero además como si Liam y el resto de su banda no pudieran despegar como compositores, Beady Eye parece condenado a quedarse a mitad de camino; amagaron con algunos destellos en su primer disco pero vuelven a caer en la repetición de fórmulas.

Redacción ElAcople.com

4 Comments

  1. Lucas

    18 julio, 2013 en 21:23

    Me gustó la definición “el rey del autobombo”. Los banco bastante a los hermanos macana, pese a que siempre vendieron humo en cantidades industriales.

  2. george

    16 julio, 2013 en 17:00

    No me gustan ninguno de los dos hermanos ni esta onda, pero estoy al pedo y lei la nota y coincido con el primero que comenta, me la pase toda la nota buscando el porque del adjetivo “descartable” si nunca criticas realmente los temas….Es como que yo ponga, Boca jugo horrible, los primeros 4 goles fueron brillantes pero en el segundo tiempo se le complico con el triunfo que había logrado Manchester en la Premier League….MALISIMA LA CRITICA!

  3. Anonymous

    15 julio, 2013 en 22:14

    Pésima crítica. Es igual a su definición de BE, se queda “a mitad de camino”. Arranca diciendo que el disco es “descartable”, pero en el desarrollo de la nota sólo se remarcan las canciones que al parecer agradan al crítico. Tira toda la carne al asador diciendo que es “descartable”, pero en ningún momento refuta esa opinión. Sólo lo compara tibiamente con el disco de Noel. Horrible nota.

    PD: Es un discazo.

  4. oasisblues

    14 julio, 2013 en 17:07

    come out of Noel’s ass!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *