DISCOS

El trovador maldito

Por  | 

Con motivo de sus cincuenta años, y acompañando los festejos de los veinte de “El Amor Después del Amor”, Fito Páez regala “El sacrificio”, 10 canciones inéditas que van del año ’89 hasta el presente.

Últimamente Fito Páez ha recibido más prensa por sus declaraciones políticas que por sus labores musicales (“Canciones para aliens” pasó prácticamente desapercibido). Si bien puede costar dividir las aguas, de su verborragia se encargarán otros medios. El rosarino aún tiene cosas para dar artísticamente hablando y eso es lo importante.

En medio de la presentación de su primer novela (“La puta diabla”, en la 39na Feria del Libro) y de los shows por los veinte años del disco más vendido del rock nacional, “El amor después del amor”, Fito regaló su nuevo-viejo disco a los presentes en su show del Luna Park (también puede conseguirse en formato digital).

El tema que da nombre al disco abre la placa: “El sacrificio” parece un outtake de “Ey”, una guitarra oriental y la urgencia de esas letras directas de Fito que dispara versos como “La picana de la muerte baila su carnaval”, construyen una gran apertura y uno de los mejores temas del álbum.

A pesar de haber dejado atrás su pico creativo (difícilmente pueda igualar su producción en los ’90) Fito Páez sigue demostrando sus dotes de crooner urbano en temas como “Esto podría haber sido una canción”. “El fantasma caníbal” es otro bello cuento en formato canción. Lector prolífico, el rosarino vuelve a exponer su capacidad para contar historias, quizás su mayor virtud. Sus composiciones están llenas de conexiones con la literatura propiamente dicha; recordemos, por ejemplo, su adaptación de “El niño proletario”, de Osvaldo Lamborghini.

La influencia del Flaco Spinetta siempre presente en el rosarino y se hace más evidente en “Mouchette”, un link a los aires jazzeros de Jade. El funk de “Inglaterra” es otro buen momento del disco. A pesar de sus particularidades podemos hablar de un gran tema ausente: es una verdadera lástima que Beauty(como extra en “Naturaleza sangre, vivo en el Gran Rex”) siga sin tener edición en un álbum.

Uno se preguntará, ante una buena composición, cómo es que quedó fuera de un álbum anterior. Aún con el marcado descenso en las ventas discográficas, los discos se siguen pensando como un todo (además del orden en el track list), y a veces sumar un elemento desconfigura la idea del artista. En la heterogeneidad de un disco de lados B, inevitablemente encontraremos altibajos, sin embargo los temas de “El sacrificio” están lejos de ser descartes en el sentido peyorativo del término, sino que incluso superan algunos de los últimos trabajos de Páez.

La muerte, la locura y el desamor vuelven a rondar por la lírica del rosarino, tal vez por eso Fito Páez necesite vomitarlas, deshacerse de ellas, lanzarlas a rodar en el aire, y evitar que esa maldición interna que lo ha perseguido lo consuma por completo. Tal vez sólo de esta forma su pluma pueda seguir su viaje.

Redacción ElAcople.com

2 Comments

  1. Guille Civale

    28 mayo, 2013 en 18:24

    Me gustó mucho “Naturaleza Sangre”, y la apuesta de “Rodolfo”, solo al piano, me pareció excelente. “El Sacrificio” ahí atrás pegadito. El resto desechable.

  2. Tiki

    28 mayo, 2013 en 14:54

    Para mi es el mejor disco de Fito desde “El amor .. .” para acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *