DISCOS

Psicodelia apocalíptica

Por  | 

Luego de un impass que los tuvo reversionando discos ajenos, los Flaming Lips regresan más oscuros que nunca con “The Terror”.

Parece mentira que su último disco date del año 2009 (“Embryonic”). Pero estos cuatro años no fueron justamente de vacaciones para los inquietos Flaming Lips. Reinterpretaron la obra maestra de Pink Floyd imprimiéndole una cuota aún mayor de psicodelia (como si eso fuera posible), e hicieron lo propio con el clásico progresivo “In the court of the Crimson King”. Además, visitaron Argentina hace un par de años, y en 2012 se dieron el lujo de un disco con “amigos” de la talla de la Plastic Ono Band, los ascendentes Tame Impala, y el gran Nick Cave, entre otros.

En un reconocido sitio de música cada álbum cuenta con la descripción de “humores” o “emociones” (moods), y una constante en la discografía de los Flaming Lips es el llamado “druggy”. Lejos de hacer una apología resaltamos esa atmósfera reflexiva, viajera, por momentos maníaca (y hasta depresiva) de los climas creados por la música de los norteamericanos.

Es muy difícil desmenuzar la trama de instrumentos que se teje alrededor de cada canción del disco. En “Look… the sun is rising”, tema que abre el álbum, las guitarras suenan como una interferencia que rodean el encuentro pacífico extraterrestre que proyecta la lírica. Pero el mensaje es una advertencia: “Love is always something, something you should fear”. El álbum continúa su curso como una historia, con la floydiana “Be free, a way”. Desolación y desesperanza son las imágenes que disparan frases como “The sun shines now, but we’re so alone”.

El mundo de “The Terror” es un mundo devastado y desconfiable. Es un mundo arrasado, en donde no se puede creer ni siquiera en el amor; incluso se le debe temer. Un universo completamente apocalíptico, pero en verdad, ¿cuán lejos estaremos de una cosmovisión así? El mensaje es un fantasmagórico susurro: “Lust to succeed”, del tema más largo y extraño del disco (ya por demás extraño) “You lust”.

Por momentos la escucha es abrumante, nos sobrepasa. Los Flaming Lips no se han caracterizado por discos simples y directos, sino justamente todo lo contrario. Si además seguimos las letras la sensación es de excesiva melancolía. Para el que logre pasar esa barrera árida, podrá regodearse, por momentos, en esos climas que los norteamericanos son expertos en crear; “Butterfly (How long it takes to die)” quizás sea el mejor ejemplo. El cambio de ritmo es notorio en el último tema: después de tanto desaliento la redención llega con “Sun blows up today”. La implosión del sol es la posibilidad de un nuevo comienzo en el espacio exterior.

“The terror” puede ser un disco para abandonar las pocas esperanzas que nos quedan en la humanidad, o bien un motor para pensar desde ese lado nuestra existencia en este mundo. O, tal vez, mejor aún, tan solo un buen paisaje que nos acompañe en el trip delirante de nuestras vidas.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *