DISCOS

Ángel eléctrico

Por  | 

“People, Hell & Angels” es el nuevo disco póstumo de Jimi Hendrix. Entre desconocidas joyas, jams, y versiones de temas ya publicados vuelve a vivir el mayor héroe de la guitarra.

Acompañado de la Experience, de los Gypsys o zapando con amigos, Jimi Hendrix fue, es y será el más grande guitarrista de todos los tiempos. Lejos del showman que prendiera fuego su viola en pleno Festival de Monterrey, él era un músico que amaba el estudio. Tanto, que llegó a invertir tiempo y mucho dinero en construir lo que sería los Electric Lady Studios.

Pero las sesiones de “People, Hell & Angels” se remontan algunos meses atrás en el tiempo; la mayoría de ellas se registraron en Record Plant, y las formaciones que lo acompañaron para crear este compilado son diversas. Lo que es seguro es que el talento del guitarrista siempre termina asomando; “Crash landing” y “Somewhere”, la segunda con la participación de Stephen Stills en bajo, son los mayores hallazgos de esta búsqueda de archivo, lo cual nos plantea el interrogante de cuánto material quedará aún por revelar.

“Hear my train a comin’” se muestra apenas un tempo más arriba que la publicada en “Valleys of neptune”. El acierto es que esta versión gana en desprolijidad, y Jimi vuela en el solo de guitarra como si no importara lo que pasa a su alrededor, lo que denota que, en algunos casos, los temas son simples jams y estarían lejos de estar terminados bajo la exigencia a la que Hendrix sometía sus grabaciones. La misma sensación nos da el fade final de “Bleeding heart”, también incluida en el mencionado póstumo álbum, pero aquí las interpretaciones varían más.

Junto con “Earth blues” y “Villanova junction blues” conforman los registros de la Band of Gypsys (Billy Cox en bajo y Buddy Miles en batería). La primera es llevada por un riff melodioso, sin alejarse mucho de la grabación incluida en “First Rays of The New Rising Sun”; la segunda es una improvisación de casi dos minutos, apenas una idea en la que estaría trabajando el guitarrista. En “Let Me Move You” Jimi se bate a duelo con la voz y el saxo de Lonnie Youngblood, para quien Hendrix fuera sesionista en 1966. Aunque también tiene mucho de zapada informal, el tema es uno de los descubrimientos del álbum.

Si bien hay registros que no habían visto la luz, sería excesivo hablar de un disco inédito, pero la fascinación por Jimi nos hace no menos que celebrar estas apariciones. Para el escucha apenas iniciado siempre será recomendable recurrir primero a los tres discos en estudio publicados en vida, en donde Hendrix se supera a sí mismo una y otra vez en el transcurso de apenas unos pocos años.

A pesar de lo desparejo del disco, y de que las grabaciones involucran a múltiples músicos y sesiones, “People, Hell & Angels” ratifica la inmortalidad de su música y es una prueba más de que no podemos dejar de rendirnos ante cada bajada a la tierra de este Ángel Eléctrico.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *