Resurrección nórdica

Por  |  0 Comentarios

Stratovarius lanzó “Nemesis”, un disco que los muestra renovados y con canciones a la altura de sus mejores momentos. Esta es su tercer placa desde la partida de su compositor estrella, Timo Tolkki.

Después del cuarteto de discos integrado por “Episode” (1996), “Visions” (1997), “Destiny” (1998) e “Infinite” (2000), la popular e influyente agrupación finesa ingresaría en un declive compositivo y de popularidad que jamás podría detener. La salida de su guitarrista creativo Timo Tolkki en 2007 tras un insípido “Stratovarius” (2005) fue un golpe duro que los dejaría en terapia intensiva. Hasta el más optimista no se hacía ilusiones.

Sorprendentemente esta salida no sería el fin de la agrupación. Timo Kotipelto y Jens Johansson, que persisten de la formación histórica, decidieron continuar con el combo. “Polaris” (2009) y “Elysium” (2011) fueron las dos primeras entregas de esta nueva etapa en la que sellaron su propia personalidad, dando un giro en el sonido histórico de Stratovarius.

Estos trabajos le sirvieron para posicionarse nuevamente pese a que contaban con momentos intrascendentes. La crítica especializada los miró de reojo y trató de respetar su historia. Así como incorporaron muchos seguidores con estas nuevas características , también perdieron otros tantos por alejarse de la propuesta clásica.

En “Nemesis” se los nota recuperados y con frescura; a diferencia de sus dos anteriores trabajos, las canciones suenan más consistentes, inspiradas y gancheras. Después de la tormenta ‘Tolkki‘ se acomodaron y lanzaron su disco mas interesante desde aquel lejano “Infinite”.

Desde el arranque con “Abandon” muestran una cara renovada con unos riffs más cercanos al death sueco que al power clásico. Para “Unbrekeable” suenan góticos con aires sinfónicos. El violero Matias Kupiainen tiene una gran incidencia en esta lucidez compositiva, con riffs pesados y a su vez híper melódicos.

La voz de Kotipelto vuelve a brillar como en sus mejores épocas, como en la agresiva y emotiva “Halcyon days” y en la sentida “If the story is over”. Si bien a primera escucha Johansson pareciera no tener tanta protagonismo, con la reiteración se percibe su talento, donde los sintetizadores alcanzan una injerencia mayor; tal es el caso de “One must fall”.

Quizás haber mantenido el nombre tras la partida de Tolkki les jugó en contra. Sin embargo, trabajaron duro para recuperar esa  confianza, y finalmente con este trabajo la han vuelto a conseguir.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>