SHOWS

Canciones para desertar

Por  | 

El Último Ke Zierre se presentó el jueves por la noche a sala llena en Grow ante una fiel audiencia. Satan Dealers, Turba Iracunda, Kabrones y Destroy, las bandas invitadas en la noche de Flores.

El punk español ha calado hondo en el público local, pero mientras La Polla, Eskorbuto y Extremoduro se alzan con el mote de leyenda, El Último Ke Zierre siempre fueron los héroes de culto de la escena. Despues de tres visitas, con un público fiel, en ascenso y después de haber grabado un disco en vivo en el país, la banda no necesita excusa ni álbum nuevo para brindar una presentación en el país.

Después del no muy bien recibido set de Satan Dealers, a las 22 salió EUKZ con la energía se siempre. “El Feo” es el comunicador de la banda; con una performance al mejor estilo Jello Biafra, lo suyo no es el discurso político que pueden llegar a tener sus compañeros. EUKZ claramente es una banda de clase obrera, que habla de los vaivenes de la vida de la misma. Con un próximo disco a editarse (“La rutina del miedo”) la velada que prometía adelantos del próximo trabajo, se transforma en una avalancha de clásicos.

“Lo que sentimos tocando en Buenos Aires es difícil de explicar. Es difícil escucharte mientras cantás o haces coros porque ellos cantan más alto que tú y, coño, cantan todos, hasta la abuela que vende los refrescos al final”, cuenta el manager “Tekila” en el booklet del último disco, y vaya si es verdad. Si uno es ajeno a la banda, es difícil saber cuál de la veintena de canciones es un hit o no, ya que el público canta cada una a viva voz. “Somos violencia”, “Matarratas” o “A cara de perro” son algunas de las más serias de su catálogo. “Tus bragas”, “Mis calzones” o “Hachís” son algunas de las más celebradas, y por más que sus títulos remitan a la risa, están lejos de tratar temas humorísticos. Son historias de desencuentro y desamor, tan buenas que hasta el punk más ortodoxo, con la cresta más larga y el signo de anarquía más rojo, no puede evitar emocionarse al cantar “Y tú te has quedado conmigo”, aunque no hable precisamente de relaciones que terminan bien.

Las intervenciones del “Feo” fuera de las canciones son pocas, y me gustaría transmitírselas, pero entre el griterío y el cerrado acento español uno no logra entender nada excepto un par de “majos” y “majas”. Tal vez eso no entendamos, pero el sonido es óptimo para entender a la banda. Y el show nunca pierde temperatura con temas como “Insurgentes” o “Soldadito Español”.

A la hora de los invitados todo queda en familia con el aporte de los cantantes de las bandas soportes. Daniel Taranto, de Destroy, para “Vis a Vis”, y Kondo, de Kabrones, para “Ansiedad”. Para el final dejan su particular versión de “I wanna be your dog” de los Stooges. Una hora cuarenta que hizo las delicias de los presentes e incluso de lo que quedaron afuera, escuchando y tomando cerveza.

En unas semanas plagadas por visitas españolas, EUKZ se posiciona cada vez más fuerte. Sin ser tan contestatarios como La Polla o tan existencialistas como Extremoduro, la banda ha sabido llenar un hueco en el público argentino. Solo es cuestión de tiempo y difusión para aspirar a jugar en ligas mayores.

*Fotos por Cristian Seligmann

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *