SHOWS

México insurgente

Por  | 

Zoé, una de las bandas mexicanas más exitosas, dio su primer show en solitario en Buenos Aires, el viernes por la noche en el teatro Vorterix.

La relación entre el rock mexicano y el argentino es un tanto extraña. Desde Soda Stereo a los Fabulosos Cadillacs (hasta incluso los Enanitos Verdes), son muchos los casos de grupos nacionales que han triunfado en tierras aztecas. Es imposible concebir el rock mexicano sin la influencia del argentino. Lamentablemente no pasa lo mismo en forma inversa. Las bandas aztecas la han tenido difícil para insertarse en mercado porteño. Molotov luchó mucho por hacerse un lugar, lo mismo que Café Tacuba, que hasta que la radio decidió darles difusión con “Eres” que no pasó demasiado. Casualmente grupos que contaban con la ayuda de Gustavo Santaolalla. Pero bandas gigantes allá como Caifanes, Fobia, Maldita Vecindad, Santa Sabina, El Tri y un largo etc… nunca tuvieron la misma suerte.

Zoé es la última gran banda que ha dado el país del norte. Mega estrellas en su país natal, es hora de empezar el trabajo de hormigas tierras más al sur. Aunque el trabajo parece estar medio hecho al encontrar el teatro Vorterix repleto. Mitad público mexicano residente en Buenos Aires, y la otra se reparte entre los curiosos musicales y los que han llegado a la banda por sus colaboraciones con Babasonicos o Enrique Bunbury.  El sexteto sale de forma bien eléctrica con “Momo Rex”.  A pesar que su líder, León Larregui, cante “Tengo luz y tengo fuerza” a primera vista no daría esa impresión. Un tipo flaco, casi un primo lejano del actor Diego Luna, con una actitud medio introspectiva; ahí radica su magnetismo. Se lleva las miradas y los gritos de las mujeres. Y de los hombres también.

Zoé es una banda extraña; no son hiteros, pero son cancioneros. Son experimentales, pero son simples. Al escucharlos uno no piensa que pueden ser masivos, y sin embargo las canciones tienen un efecto hipnótico.

El setlist es una selección de las canciones más exitosas, y es extraño, pero en vez de sonar más crudos y directos, suenan aún más experimentales. Los teclados, las secuencias y los samplers tienen un protagonismo inédito. Incluso los guitarristas Sergio Acosta y Ángel Mosqueda no tienen el acercamiento tradicional a ese instrumento. Obviamente Radiohead es una referencia inmediata. Es una banda que ha tenido gran impacto en los músicos de esta generación, pero Zoé es más que eso. Suenan tradicionales en “Poli”, rockeros en “Vía Láctea” y oscuros en “Miel”. Aunque hay momentos hiteros, como en “Nada”, me da la impresión de que es un grupo difícil para que te conquiste en vivo. La gente canta todo a viva voz, porque las letras son interesantes y descriptivas. Hablan de relaciones sin caer en lo ridículo. Escucho al México juvenil y urbano en ellos. Es música para ir caminando por la ciudad con auriculares grandes. Pero es difícil que en vivo te enamoren si no sabes de qué va la mano. De vuelta, son un grupo accesible pero difícil al mismo tiempo.

El show va terminando con la canción “Soñé” con León cantando entre el público y robándole el cigarrillo a alguna chica, para luego despedirse definitivamente con “No me destruyas”. Sin más que un adiós apenas visible desaparece mientras la banda termina la canción.

Zoé sin dudas es una banda muy interesante que funciona de boca en boca. Tal vez demasiado raros para el mercado local. Pero si andás buscando cosas diferentes en español, tal vez convendría darse una vuelta más allá del Rio de la Plata.

* Fotos por Fernando Fernández

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *