SHOWS

Fuerza y velocidad

Por  | 

Trivium mostró todo su potencial en su debut en la Argentina el martes en el Teatro Flores. Abrió la noche Dragonforce, que ofreció una mejor imagen que en su show de 2010.

Desde que se anunció la fecha, el interés siempre estuvo puesto en la actuación de Trivium, no solo porque era su primer show en nuestro país sino porque Dragonforce había decepcionado en su concierto de 2010.

Lo mejor de sí

Los ingleses de Dragonforce venían por la revancha. La disconformidad del público partía principalmente por no reproducir las canciones tal como se lo imaginaban. Cierta desprolijidad en el sonido y un cantante que transmitía poco en escena, fundamentos que habían causado este malestar.

Desde que pisaron las tablas a las 20.20, demostraron tener otra actitud, más profesional y metalera, especialmente gracias al semblante de su nuevo vocalista, Marc Hudson. Con la inicial “Holding on”, que abre su último disco “The power within” (2012), la banda se posó en el escenario con la necesidad de dar vuelta la historia.

Si bien en un principio el audio saturaba, los presentes percataron a una agrupación ultra veloz y técnica que trataba de esforzarse para reproducir las melodías con la mayor fidelidad posible. Gracias a las mejoras tecnológicas, las siguientes “Operation ground and pound” y “Cry thunder” sonaron muchísimo mejor y se pudo comprobar aún más este crecimiento.

Con el ingreso de Hudson la banda tomó fuerza. Parecen haber encontrado en él la energía y el calor que les faltaba en los directos. Si a ello le sumamos que entona cada una de las canciones con la afinación correcta, el cambio de vocalista fue super positivo para los ingleses.

A su vez, el violero y fundador, Herman Li, pudo exponer mejor su exquisita técnica. Son solos hiper rápidos y entretenidos que deslumbran y que en grandes temas como “Heroes of our time”, “Fury of the storm” y “Valley of the damned” alcanzan la perfección. El pico del show se vivió con “Through the fire and flames”. Si bien gran parte de los asistentes eran indiferentes, con tremendo clásico no pudieron dejar de mover la patita.

Carta de presentación

Apenas Dragonforce dejó el escenario, el público comenzó a pedir porTrivium. Durante los siguientes treinta minutos se entretuvieron con canciones famosas del género. Finalmente cuando a las 21.55 se apagaron las luces del teatro y empezó a sonar la intro “Capsizing the sea”, la masa tomó posición cerca del escenario.

La excitación de estos era acorde a lo que generaba el debut de su grupo preferido. De esta manera, cuando los cuatro músicos tomaron sus instrumentos y empezaron con los acordes de “In waves”, la locura se multiplicó.

Trivium mostró de movida todo su poderío, con un sonido hiper poderoso y ajustado. Si bien al principio las guitarras no estaban en su volumen ideal, la actitud y la complejidad de sus estructuras hacían que pase desapercibido. “Pull harder on the strings of your martyr” y “Rain” fueron dos melodías que volaron cabezas a pesar de estos pequeños desperfectos.

El grupo surgido en 1999 en Orlando, Florida, está girando por el mundo con la excusa de mostrar las canciones de su quinto disco “In waves”, de 2011. Sin embargo, por ser su primera vez en Argentina su show no se centró en dicha placa sino que prefirieron darle lugar a cada una de sus producciones, en especial de “Ascendancy”, de 2005, y “The crusade”, de 2006. Sus fanáticos, agradecidos por tal actitud.

Sus inicios metalcore aún se mantienen. Si bien el sonido trasher tomó fuerza en los últimos tiempos, sus bases conservan ese espíritu que durante el vivo alcanzan más notoriedad. “Ember to inferno” es un buen ejemplo de las influencias de Trivium. Es por esta fusión que no los siguen solamente jóvenes, sino que a los trashers con una amplitud musical mayor los tienen de su lado.

Matt Heafy, voz principal y guitarra rítmica, es quién llevó adelante el contacto con el público, con arengas y agradecimientos constantes a tal punto que sus halagos llegaron a sonar empalagosos. Su co-equiper Corey Beaulieu es el guitarrista líder y el encargado de las voces podridas, y a diferencia de Heafy apenas se abrió con sus fans.

Sus seguidores saltaron y corearon a full con gemas como “Detonation”, “Buil to fall” y “A gunshot to the head of trepidation”. Lo intricado y furioso de sus melodías pudieron disfrutarse gracias a un audio poderoso y ajustado. Todo el mundo quedó fascinado con el directo de los oriundos de Florida, así que seguramente para su próxima visita crecerá la convocatoria.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *