SHOWS

La banda de la gente

Por  | 

Blur, Oasis y Radiohead son los nombres eternos que suenan a la hora de hablar de brit pop. Lo cierto es que ese movimiento dio un sinfín de grupos que nunca tuvieron demasiado lugar por estas zonas; bandas como Suede, Manic Street Preachers o  Supergrass se cansaron de llenar estadios en las islas británicas mientras que de este lado permanecían como artistas de culto. James desafortunadamente también tuvo esa suerte; mientras en Inglaterra, sobre todo en Manchester, se alzaban con el título de “banda del pueblo”, por acá ni noticias.

Una gira latinoamericana milagrosamente llegó a Buenos Aires, con la incoherente idea de hacerlos tocar en un lugar como el Gran Rex, para luego trasladar el show a Niceto. Un Niceto dividido en vip y general por un precario cordón, literalmente hablando; por cierto, una separación que no duró mucho tiempo, como se podrá imaginar. ¿Y la gente que pagó más por tener una ubicación privilegiada? Bien, gracias. Otro gran acierto de las productoras locales.

Dejemos de lado todo esto y concentrémonos en el concierto. Por suerte estuvo repleto de gente que realmente es fana de la banda y los esperaba hace mucho tiempo, o tal vez que en su vida pensó en verlos y tuvo que ir a algún país lejano para dar el presente (muchas remeras de giras anteriores decoraron el lugar). Pasadas las nueve salió el septeto casi de un humor extraño; tal vez por las contrariedades del show, tal vez por la escasa gente comparada con los cinco mil de Chile o Perú o los veinte mil de México. El show comenzó con “Oh my heart” y “Waterfall” y la primera parte se concentró en canciones de los últimos lanzamientos y en temas raros de su repertorio; canciones climáticas y que dejan lugar para las habilidades multi-instrumentistas de sus integrantes. Tal vez vaya por ahí el camino de la banda hoy por hoy: jugar más con la musicalidad en vez de solamente crear hits. Ya lo hicieron en su pasado, ahora van por otra cosa.

El líder, Tim Booth, es una figura muy carismática. Hablando en terrenos espirituales, parece tener un aura muy especial, muy pacífica. Pero cuando empieza a bailar genera movimientos casi epilépticos; pareciera ser un tipo que se alimenta de la música y de la energía de la gente; se ve cómo crece su humor transcurrido el show e incluso baja al público para cantar parado entre la masa. El trompetista Andy Diagram no se queda atrás, pero él decide ir a tocar su instrumento desde el balcón vip del lugar durante “Sound”.

James parece estar constantemente en busca de la perfección, ya sea el sonido o las melodías; una canción delicada como “Out to get you” es interrumpida por un acople y la cara de horror de Booth es evidente. Pero ríe y empieza la canción de vuelta: “No vamos a pasar de alto eso con esta canción”, advierte. Tiene razón el muchacho.

La segunda parte estuvo dedicada a esas canciones que hicieron al grupo lo que es. Dejo de lado la imparcialidad, durante el show y esta crónica, y me entrego a esas canciones. James es de mis bandas preferidas. Descubrirlos fue entrar a un mundo secreto donde no podía entender cómo nadie se daba cuenta de la genialidad de las canciones. Como unos Smiths sin tanta prensa. Una banda que cantaba sobre el aislamiento también, pero con una actitud más positiva, de querer salir de ahí. La maratón empezó con “Seven”, “Ring The Bells”, “She’s a star”. En “Say Something”, Booth redobló su apuesta, fue hasta el balcón de Niceto y cantó con la gente mientras el personal de seguridad trataba que no cayera al vacío. “Sometimes” se transformó casi en un grito de cancha, con la gente coreando el estribillo una vez finalizada la canción y Tim bailando al ritmo de los presentes. El himno “Laid” desató definitivamente la histeria colectiva y sí, te das cuenta que es la banda de la gente. Porque hablan sobre ellos, sobre el amor y  las desilusiones de la vida cotidiana. Originalmente figura “Tomorrow” como último bis pero no hay suerte. Tal vez para la próxima, si es que la hay.

azafatodegira.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *