SHOWS

Malditos punks

Por  | 

“Una cita con la historia” profesaba el afiche de la primera visita de The Damned al país. Y vaya si lo era. Después de su cancelación de 2004, la llegada de la banda se diluía más y más, al punto que muchos ya habían perdido las esperanzas de ver a una de las últimas bandas punk. Por lo menos de las que todavía mantienen cierta actividad. Y si de historia hablamos, los invitados no pueden ser menos. La carrera de Los Peyotes es más corta, pero están a la altura de las circunstancias. Lamentablemente, un corto set y el poco público a esa altura no les hacen justicia.

Pil Trafa fue el que más levantó al público con su arsenal de históricas (y no tanto) canciones de Los Violadores. Mientras se estira la reunión histórica, Pil toca algunos temas de su último disco de versiones como “El cóndor pasa” mechados con clásicos como “Mercado Indio”, “Mas allá del bien y el mal” y “Ellos son”, con declaración polémica hacia los tirabombas.

Pero, sin dudas, Marcelo Pocavida era el que tenía que estar en esta fecha; el embajador de todo eso que llamamos shock rock. Esta vez sin tanta charla, sin maquillajes, sin excesos; solo las canciones rockeras que Pocavida tiene: algo de Los Baraja, algo de Cadáveres, algo de su trabajo solista. A veces es mejor así.

Los Damned fueron la primera banda punk inglesa. Los Sex Pistols se formaron antes, pero los Damned hicieron todo lo demás primero;  grabar un single, grabar un disco, generar una imagen propia, adoptar personajes, etc. A pesar de eso, la historia no ha sido tan justa con ellos como con sus compatriotas y se han mantenido como banda de culto. Luego de un sinfín de idas y vueltas, de altas y bajas, finalmente los malditos llegaban a Buenos Aires.

El primero en salir es Captain Sensible, con el look pirata de siempre y sugiriendo más edad de la que aparenta. En cambio, Dave Vanian es la elegancia gótica andante. Con su eterna palidez simula muchos menos años de los que tiene. Las dos caras de la banda: Vanian es el performer y Sensible es el arengador. El guitarrista siempre presenta a Dave como el mejor cantante de su generación. Mezcla entre Drácula y Elvis, canta de traje un tema como “New Rose” mientras el lugar se viene debajo de la emoción. Eso es estilo.

Si bien Pil Trafa había pedido que no escupan a la banda antes que empiece el show, por suerte no es esa clase de banda. No es el público visto el día anterior en Gatillazo, justamente. Es gente que entendió que el punk no es fisura solamente. The Damned tiene esa cosa de mezclar el punk histérico con cuelgues psicodélicos y climas góticos. En vivo suenan considerablemente más pesados y crudos que en los discos; ahí está el verdadero poder de la banda. “Neat Neat Neat” o “Love Song” generan más reacción que canciones como “Fan Club” o “Eloise”.

El tecladista Monty Moron es visiblemente el más cebado. Su trabajo no es tan complejo: algún colchón por acá, alguna intro por allá, mantener una que otra base, por lo que en la mayoría de los temas se dedica a saltar y arengar como maniático. Captain Sensible es el más comunicativo con el público. En honor a su apodo hace referencia a los conflictos bélicos entre Argentina e Inglaterra, obviamente culpando a los políticos como Margaret Thatcher.

Faltan algunas canciones, sobre todo las más furiosas como “I Feel Alright” o “Machine Gun Etiquette”, pero eso solo puede servir de excusa para otra visita. La última, “Smash it up”, sintetiza todo. Treinta y cinco años de mandar todo a la mierda y hacerlo pedazos. Nada mal para un par de malditos.

azafatodegira.com

2 Comments

  1. dee dee

    17 abril, 2012 en 00:00

    q bueno poder verlos, ojala vuelvan, el final con el captain mostrando el culo fue lo mas

  2. shenna problematica

    17 abril, 2012 en 00:00

    buenisimoooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! saludos fernandoo!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *