SHOWS

Canciones de redención

Por  | 

Cuarenta y cinco minutos a la tarde en un festival la vez pasada fueron suficientes para comprobar la energía de Gogol Bordello en vivo, pero quedaban las ganas de un show más largo y propio. El marco de Groove es auspicioso. Entre precios altos y shows que se cancelan o se corren a lugares más chicos, acá no cabe un alfiler. ¿El secreto? Precios económicos y una banda que está en su punto más alto. Y la gente responde. No se necesita ser matemático, realmente.

Para calentar la noche están los uruguayos de 4 pesos de propina. Decisión acertada: llevan su hinchada y el resto se engancha. En lo suyo son efectivos. Poco más de treinta minutos les basta para dejar el escenario caliente.

Pasadas las nueve y media sale la banda principal; un conjunto de viejos piratas punks. Eugene Hutz, botella de tinto en mano, lidera este combo multicultural integrado por gente de Ucrania, Rusia, Estados Unidos, Ecuador, Israel, Etiopia. Elija la etnia y la religión que más le guste; acá está representada. Y en el público también: gente de todas las clases y nacionalidades. Como reza una de las canciones de la banda; “Conexión Tribal”.

Ahora se plantean ciertas cosas… ¿Por qué será que los del norte siempre entendieron mejor las enseñanzas de los latinos? ¿Por qué Gogol Bordello, Manu Chao, David Byrne o The Clash entendieron mejor esos manuales? ¿No tendríamos que representar nosotros esa música? ¿No habría que buscar más en las raíces? Y después me vienen con que Sumo no hacía reggae. Quien quiera entender, que entienda.

El show es especial para el baile. Tiene sus cuotas punk, pero el baile es el ingrediente principal. ¿Realmente el argentino sabe bailar? Muchacho rockero promedio. ¿Es necesario tirarse contra toda persona que tengas al lado tuyo como si fuera un concierto de Exploited? Muchacho que lleva a su novia, ¿es necesario que estés en el medio del baile abrazándola sin soltarla un minuto? ¿Por qué la gente que frecuenta Kusturica esto lo entendió y acá no? ¿Habrá que meterse más en los que crearon todo esto, como lo hicieron los Gogol Bordello, y no quedarse con imitaciones modernas totalmente desvirtuadas? Lo dejo para que lo pienses.

El show plantea el espíritu ramonero; un tema tras otro sin respiro, ritmo frenético. Punk, música balcánica, tarantela, folk. Todo sucede en una canción. Hutz y el ecuatoriano Erazo son los encargados del agite. Están enchufados a 220 todo el tiempo. Hay un poco de demagogia normal. La representación de todos los inmigrantes y después estamos todos pidiendo que vuelvan a su país. El festejo de Malvinas (sic), el Che, lucha por el mundo libre son los tópicos recurrentes en el estilo. Pero lo importante es la banda, la música. Y estos muchachos dejan todo arriba del escenario. Todo es caótico, desprolijo y desenfrenado. Y así es como debe sonar.

Si bien desde afuera Eugene parecería ser la única cara visible de la banda, en vivo todos tienen protagonismo. Todos tienen micrófono y todos cantan. Y todo es grandilocuente. No hay sutilezas. Da la sensación que para realmente disfrutar del show hay que estar bailando desaforadamente en el campo. La banda tiene un nivel tal de entusiasmo que no hay gente expectante en la periferia. De adelante hacia atrás todos saltan. Ni siquiera tienen la necesidad de arengar demasiado. Ya sale por inercia.

El único momento de calma es en “Alcohol”, con Hutz solo con su acústica. Son solo unos minutos porque al pegarle “Break The Spell” la locura se desata nuevamente, y continúa con “Mishto” y “Seacred Darling”, para culminar el show con algunos músicos tirándose a la gente.

Gogol Bordello tuvo su revancha con un show explosivo de dos horas. Tal vez si el estilo no es lo tuyo, la mezcla bastarda de ritmos te incomode un poco. El objetivo de romper ataduras y pasar un gran rato está cumplido. Si querés divertirte en un recital, Gogol Bordello es el camino.

azafatodegira.com

1 Comentario

  1. LahijadelaLágrima

    5 abril, 2012 en 00:00

    ex ce len te, gogol es un maestro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *