SHOWS

Los amigos de Ricardo

Por  | 

Hacía un buen tiempo que no se veía un recital de Almafuerte ante tanto público; las entradas, completamente agotadas. No había ni una popular, ni un campo, ni una platea para nadie más. El viernes, Obras fue un auténtico hervidero; afuera, gente sufriendo por ahogarse con los que estaban dentro, que se pegoteaban unos contra otros en esa olla inapagable, insoportable, mortífera. Tal vez, la convocatoria tuvo algo que ver con una nueva entrevista de Ricardo Iorio con Beto Casella; en ella, además de hacer reír no solo a sus fanáticos sino también a las abuelas de ellos, el cantante prometió una despedida de año con amigos de la talla de Skay y Chizzo, por ejemplo.

Si gozará de la simpatía de la voz de la banda el periodista en cuestión, que apareció sobre el escenario junto con el grupo para presentarlo. Pero, acaso asustado ante tanto furor incontenible que manaba de la gente enardecida ante la inminencia de metal pesado, se olvidó de hacer lo que debía: no gritó “¡Con ustedes… Almafuerte!” sino que dijo alguna de sus frases de pretendido tipo de barrio (seguramente lo es, pero que trate de demostrarlo lo contradice), como que “si pasa una vez puede no pasar dos pero que si pasa dos pasará tres” y también recordó algún pensamiento de Iorio, como que “las cosas se dan por añadidura”.

Lo que importaba es que la música debía empezar y, como se remarcó, el marco de lleno total, el fin de año, las promesas de un show especial, el calor y Beto Casella debían ser vencidos con una explosión del poder de Almafuerte en vivo; sin embargo, y lamentablemente, el sonido empezó mal (y continuaría, después, de regular a aceptable): “Triunfo”, la primera canción de todas, prácticamente no se escuchó. Y si habrá fallado la cosa que el público, ahora más en llamas, se unió a cantar no el tema sino algo así: “Subí el volumen la puta que lo parió”. Es un pecado que un grupo con el poder de éste no pueda disfrutarse por cuestiones técnicas. Es una lástima, también, que Iorio haya insisto con cantar “Cumpliendo mi destino”, donde eleva la figura de Mohamed Alí Seineldín y toma de este fallecido militar que puede haber caballo verde más no uno de ellos honestos, en referencia a los judíos.

Situaciones lamentables al margen, el primer invitado de la noche fue Willy Quiroga, que apareció para entonar un tema de su Vox Dei: “Ritmo y blues con armónica”. Cabe recordar que esta canción fue una de las versionadas por Iorio en su (muy buen) disco solista, “Ayer deseo, hoy realidad”; mientras Willy hizo lo suyo, el cantante de Almafuerte se fue “a tomar un Amargo Serrano” a un costado del escenario, disfrutando como un espectador más. Lo mismo hizo el hombre bravo después, cuando aparecieron otros amigos suyos más: Manu Quieto, de Mancha de Rolando, para cantar “Unas estrofas más” y Ciro Pertusi, de Jauría, para hacerse cargo de “Pensando en llegar”. El primero, presentado como “la mejor persona, más bueno que Lassie; hasta si le pedís el culo te lo da”, la pasó más o menos ante la indiferencia del público; el ex Attaque 77, zapatillazos y escupitajos por doquier de por medio, la pasó decididamente mal.

Tal vez, hubiese sido más apropiado que Iorio no saliera del escenario y acompañase a sus invitados, sobre todo para no dejarles semejante compromiso; quedó claro que sus zapatos tienen cierto peso y no por la reacción del campo sino porque su ausencia se hizo sentir. Al parecer, no es fácil agarrar el micrófono de Almafuerte. Luego, el cantante sí compartió escena con otros invitados: el negro García López, anunciado como “el mejor guitarrista del país”, la rompió en “Debes saberlo” y se retiró ovacionado; Chizzo, la voz de La Renga, tocó la guitarra y cantó “Mano brava” en lo que fue de lo mejor de la noche, porque la suma de potencia de él más Almafuerte da un poder volcánico.

Dentro de lo más destacado estuvo, además, la parte acústica del show: fue memorable el homenaje a Carlos Gardel con “Me da pena confesarlo”, haciéndose oír un tango a viva voz por miles y miles de heavys. También estuvo un recuerdo de “Peso argento”, el álbum que Iorio hizo con Flavio Ciancirulo: la emocionante canción “Allí en Tilcara”. Sin embargo, y por supuesto, la electricidad dio lugar solo para diez minutos de tregua: después, llegaría la descarga final y clásica. “A vos amigo”, “Almafuerte”, “Sirva otra vuelta pulpero”. E, insistencia del público mediante, “El pibe tigre”; Iorio no daba más, pero la gente reclamó otra canción y el cantante, aunque exhausto, concedió. Noble gesto, como regalo de fin de año; no solo ese tema adicional sino el hecho de siempre hacer una fecha los últimos días, el 29 o el 30. Porque si falta fuerza para despedir el año o para encarar uno nuevo, Almafuerte te la da, amigazo.

Redacción ElAcople.com

14 Comments

  1. Seba

    8 enero, 2012 en 00:00

    El show eatuvo bueno, pero las canciones que cantaron los invitados carecieron de sentido sin la voz de ricardo, eso me rompio las bolas a mi. falto un poco de power al sonido y iorio fallo e varios temas. Un recital 6 puntos.

  2. Seba

    8 enero, 2012 en 00:00

    Unas estrofas mas y pensando en llegar si lo canta cualquiera no tiene setidoooooooooooooooo

  3. Seba

    8 enero, 2012 en 00:00

    Aguante el tano!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. LA CONCHA DE TU HERMANA

    6 enero, 2012 en 00:00

    CACHORRO LOPEZ??????????? QUE FUMO EL REDACTOR???????????????????????? GARCIA LOPEZ, EL NEGRO, MA QUE CACHORRO!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  5. JUAN

    3 enero, 2012 en 00:00

    AGUSUTO DOS SANTOS, SOS MUY PELOTUDO PIBE. PEDAZO DE PANCHO AGUANTE ALMAFUERTE MANGA DE PUTOS

  6. Jona del Oeste

    3 enero, 2012 en 00:00

    De no ser por el defectuoso sonido, el recital del Almafuerte pudo haber sido histórico. La lista de temas fue genial, Ricardo se mostrò tal cual es cantando sus canciones más personales. El tano Claudio, como siempre, demostró ser un verdadero y auténtico guitarrista de heavy metal. Los invitados también estuvieron increibles. Como dije, todo fue perfecto, menos el sonido (problema que se viene dando en todos los shows que se dan en la CABA)

  7. cekator

    2 enero, 2012 en 00:00

    Tal vez, la convocatoria tuvo algo que ver con una nueva entrevista de Ricardo Iorio con Beto Casella… Puede caerte bien o mal Iorio, gustarte o no la banda… Pero pareciera que Almafuerte nunca hubiera llenado Obras antes de ir a lo de Casella… Tiene bocha de público… Y concuerdo, podrá no tocar más Cumpliendo mi destino. Me resulta raro que al público de Almafuerte; que le surge zapatillear(?) a Ciro Pertusi, le resulte indiferente Manu Quieto. Y Nikki, aún conservo esa revista.

  8. indignado

    2 enero, 2012 en 00:00

    Concuerdo con cekator, aunque no comparto esa actitud de agredir a un artista, se merecia mas zapatillazos manu quieto que ciro pertusi, banco a ciro, y si estaba en el escenario era porque son amigos, sino no lo hubieran invitado, mas respeto por los artistas. otro tema, como dijo cekator, Almafuerte lleno varias veces obras, no le hace falta ir a una entrevista para llenar un estadio. muy grosso lo del chizzo cantando y tocando la guitarra en Mano Brava!! Un grosso, muy buena nota por partes, la pifiaron con lo de que almafuerte lleno obras por las entrevistas con beto casella Saludos

  9. Juan

    2 enero, 2012 en 00:00

    Que locura tratar asi a Ciro. Un tipo que es re bueno. Buena persona y buen musico. No se puede creer ser tan s-retes, nazis y pel-tudos.

  10. Horacio

    2 enero, 2012 en 00:00

    Juan, puteá tranquilo. no estamos en Olé (?)

  11. Juan

    2 enero, 2012 en 00:00

    Bueno. Ya que me dan la autorizacion. Considero a los fanas de heavy metal (no todos) una manga de fachos mentales cerrados, que se quedaron en el siglo pasado. No puedo creer como agreden a un musico que va de onda a cantar con amigos. Lo mas lindo que esos mismos estupidos que agreden despues los cagan en los laburos, los jefes los forrean y si van a la cancha son los giles de los capos. Y se cagan en las patas, ahi soretes se comen los mocos. Pedazo de impresentables. Pense que esta era una etapa superada en el rock nacional Argentino. Hay gente que esta en el 2do subsuelo de la ignorancia. Iorio dice todo el tiempo que falto la herramienta de la educacion y por eso se escucha Wachiturros. A granparte de los fans de Almafuerte tambien por lo visto.

  12. NiKki SiXx

    1 enero, 2012 en 00:00

    Groso lo del traidor (?) de Skay. Recuerdo que allá por el año 2000, en la desaparecida revista La García, hubo nota de tapa de Almafuerte, donde Ricardo contaba que siendo este un purrete y antes de que forme V8, conoció a La Negra Poli y a Skay y al conocerlo le dijeron que llevaba la marca de Caín, como llamó a su tercer disco casi 30 años después. Bueno, eso, Felisa me muero.

  13. hay no escuche nada

    1 enero, 2012 en 00:00

    si a usted no le va cumpliendo mi destino, puede retirarse, o no asistir mas a los recitales , por que no dice que la lista de temas fue muy buena ? se ve que en la punta de la popular usted no a escuchado nada, la proxima sientese en la platea o bien puede ir a vivirlo desde el campo

  14. fernando

    1 enero, 2012 en 00:00

    jajajajja es una jodita amigo Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *