ENTREVISTAS

Pasos Perdidos

Por  | 

En una de las tantas esquinas de Floresta está Viejo Aníbal Resto & Bar; como su presentación lo indica, un lugar para ir a comer o tomar algo. Y, además, de vez en cuando para ver bandas en vivo. Un detalle a tener en cuenta: no se puede pasar con ropa deportiva; este humilde cronista tuvo que quitarse su campera imitación Adidas antes de entrar, luego de recibir la temeraria indicación del personal de seguridad. Entonces sí, el viernes, sin look sport se pudo disfrutar allí del último show de 2011 de Pasos Perdidos. Y ahí estuvo El Acople, para conocer y presentarte a esta banda.

Ramiro Bonaglia (voz), Leandro Gamba (guitarra), Matías Álvarez (batería), Nicolás Charritte Borderouge (bajo) y Maximiliano Galarza (armónica y saxo) integran este grupo, formado hace ya diez años y que cuenta con un disco en su haber, “Espíritu de Tormeta”. Sobre el estilo del conjunto, terminado el recital, el guitarrista nos decía: “Si bien definir o clasificar la música muchas veces suele ser arbitrario y difuso, podemos ubicarlo dentro del rock de guitarras, poniendo en primer plano a la canción y la melodía”.

El viernes, lo que se escuchó durante la hora y monedas de la presentación de la banda fue sobre todas las cosas rock y, como dice Leandro, con melodías eléctricas que más allá de la potencia desplegada dejaban entrever un gusto por lo que se hace llamar canción. Justamente, nuestro entrevistado se lució en el concierto con sus logrados solos; por ejemplo, en el cover de La Renga de “El cielo del desengaño” se robó todos los aplausos.

Como el álbum mismo de la banda, el recital tuvo momentos de fuerza pero también otros de calma; estos segundos, con presencia de guitarra acústica a cargo de Ramiro y la armónica y el saxo de Maximiliano, llegaron de la mano de canciones como “Cuando pierdo” y “Propios enemigos”. Para entender un poco más de qué trata Pasos Perdidos, Leandro habló de algunas influencias: “Desde The Beatles y Pink Floyd hasta Guns N´ Roses y Muse; desde Vox Dei y Pappo a Catupecu y Los Redondos”. Y si no fue por la música, al menos desde su remera el bajista demostró el gusto por Muse.

“La actualidad nos encuentra disfrutando nuestro primer disco y haciendo llegar las canciones a más y más gente. Para el futuro esperamos crecer y seguir trabajando en nuevas canciones y sonidos que nos permita sacar más música de nuestras cabezas y hacerla llegar a todas partes”, nos anticipó el guitarrista, luego de descolgarse su instrumento; “Nuestro rock & roll”, la última canción de la noche, que había provocado el pogo más grande, ya era historia.

¿Y por qué deberíamos escucharlos?

Porque la banda suena, porque seguramente aún no lo hicieron y porque además debe quedarles todavía algo de espacio en su iPod para bajarlo y cargarle un disco más.

¡Y también!

Comentario sobre “Espíritu de Tormenta” 

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *