SHOWS

El show del año

Por  | 

De vez en cuando, alguna banda sorprende y va más allá de lo básico y fundamental de un recital: la música. En ese entonces, como nunca cobra sentido el sinónimo de show a un concierto de rock. Tal es el caso de Ciro y Los Persas, que decidió un cierre de 2011 con el especial Viaje al centro de la Luna; tres fechas en el Luna Park con el escenario en el medio del campo. Y los músicos, convertidos en astronautas, yendo hacia el único satélite natural de nuestro planeta en busca de agua. Todo esto ambientado en el año 2727, cuando en Argentina no queda más líquido que el del Riachuelo.

La historia de ciencia ficción fue introducida a través de cuatro pantallas (una para cada lado del lugar) e interpretada por los músicos en versión animada; a los costados de las imágenes, arriba del escenario rodeado de diez mil personas, había distintos planetas. De repente, irrumpió un cohete y de él fueron saliendo, uno a uno, Ciro Martínez, Juan Ábalos, Rodrigo Pérez, Broder Bastos y Diego Simona; con trajes de astronautas, avanzaron sintiendo el efecto de una menor gravedad a lo usual y se detuvieron ante la bandera de Estados Unidos, que estaba clavada por allí, para arrojarla a cualquier parte y reemplazarla por una de nuestro país. A fuerza de canciones, relató el guión, el grupo conseguiría el líquido elemento; rápidamente, se quitaron la ropa espacial y vestidos todos iguales (bermudas camufladas y remeras azules) tomaron sus instrumentos.

¿Y Lulo Isod? Faltaba el baterista, que finalmente surgió desde los subsuelos ya tocando; todo de verde, él hacía de la vida encontrada fuera de la Tierra. “Banda de garaje”, el primer tema de la noche. ¿Y cómo es un recital así, con el grupo exactamente en el medio del lugar? Tiene una rareza aunque lógica: la menor parte del show, se ve a los músicos de frente. En un momento, se los tiene de espalda; en otros dos, de perfil izquierdo o derecho; finalmente, cara a cara. Y es que el conjunto, para que en todos los lados del Luna Park se lo pudiera observar frontalmente, fue rotando su ubicación en porciones iguales, una para cada cara del sitio; de vez en cuando, de todos modos, Ciro dejó el lugar estipulado y recorrió las distintas partes, también acompañado del resto del conjunto.

Hubo mucho de “Espejos”, el primer y único disco de Ciro y Los Persas, y también por supuesto otro tanto de Los Piojos; además, se hizo más de una referencia a Pappo (en el primer tramo, “El viejo”) y a Sumo (“Malambo para Luca” y “Debede”). Asimismo, hubo espacio para estrenar canciones y para la familia: presentado como el hijo del extraterrestre Lulo, aunque en verdad se tratara del retoño del cantante, el pequeño Ale tuvo lugar para hacer lo que más le gusta según cuenta su padre que es tocar la batería. El nuevo tema, acorde a la cuestión espacial del show, se llama “Astros”. Después, Ciro sometió a votación del público si harían “Tan solo” o “A ver cuándo”; la gente, a través del aplausómetro, eligió la primera sin embargo la voz decidió por la segunda. O le falló el oído o, más posiblemente, tenía ganas de cantar “A ver cuándo”. Se comprendió y se entendió, de cualquier forma, ya que hacía mucho que no lo hacía. Y, aceptemos, a “Tan solo” se la escuchó lo suficiente.

Tratando que Lulo reconociera de dónde venían, Ciro le habló de Diego Maradona, de Eva Perón, del video de Silvina Luna; primera y tercera referencia al margen, la cuestión política estuvo presente en el guión que preparó el cantante: sonó la marcha peronista, hubo una burla al voto no positivo de Julio Cobos y una declaración de admiración a Lula. Luego del fallido intento de establecer vínculo con el extraño ser hallado en la Luna, y de buscar por todos lados agua, el grupo se dispersó y perdió a su líder; cuando lo hallaron, estaba sin vida. “¡Pobre, ahora sí que está flaquito, él que tanto se estaba cuidando!”, exclamó uno. “¡No, me quiero matar! ¡Voy a tener que volver a tocar con Bandana”, se lamentó el muy buen guitarrista Abalos, con una confesión de prontuario que fue lo más gracioso del libreto. Sin embargo, espíritus temerarios surgieron sobre el escenario mientras comenzó “Fantasma”: Juan Cruz Urquiza, Víctor Skorupski y Martín Rafael Rur, con sus vientos (trompeta, trombón y saxo respectivamente); desde el techo, descendiendo por una escalera especial, Ciro retornó a lo suyo.

Deborah Dixon, en el rol de Reina de la Luna, junto a Chuky de Ípola, devolvió a la vida al cantante; a dúo, entonaron “Blues del gato sarnoso” y “Blues de la ventana”. No podía cantar otra cosa la costarricense, no por nada es conocida como Doncella del Blues. Después, llegaría lo mejor de la noche: con el escenario revestido cual si se tratara del infierno, con juego de luces macabro y arcos con dientes rojos aquí y allá, la banda hizo “Ruidos” y arriba de ella un cuarteto de bailarinas acróbatas mostraron su arte, concentrando toda la atención; como si de hojas al viento se trataran, subían y bajaban con una cadencia inverosímil. Luego, otra vez desde el techo, surgió Omar Mollo, con sombrero y saco largo rojo para una versión rockerísima de “Yira Yira”; su personaje, en diálogo con Ciro, tenía que explicar el amor: nuevamente, aparecieron las cuatro bailarinas aunque ahora con vestuario erótico. Y es que otra vez se recordaba a Pappo, ahora con “No obstante lo cual”. Y las chicas (Violeta Zuvialde, Débora Zanolli, Lucía Peñalba y María Laura Mesitos) rodearon a Mollo y provocaron a los músicos y a todos con un baile de lo más sensual. Todo se había vuelto un cabaret, el mejor de todos, ¿y cómo no unirse a cantar eso que decía el Carpo, que no obstante lo cual le seguía gustando el cabaret?

La suma de canciones de Los Piojos, hacia el final de la jornada, terminaron provocando la explosión de la gente: después de oír “Desde lejos no se ve”, “Todo pasa”, “Manjar”, “Genius” y fundamentalmente “Ruleta”, el público se unió a pedir por el regreso de la banda. Ciro, que en ese entonces trataba de continuar el guión de la historia con Mollo, tuvo que parar porque el griterío era abrumador; “Aprovecho para pedirles un fuerte aplauso para mis compañeros Los Persas”, respondió con sutileza. Sin embargo, minutos después llegaría “Pacífico” y se volvería a lo mismo; aunque, en ese caso, distrajo del clamor la nueva irrupción de las bailarinas acróbatas, ahora haciendo lo suyo directamente colgando sobre la gente, en el campo del lugar. A esta altura, el show ya tenía el calificativo de felicitado.

En uno de los

Redacción ElAcople.com

18 Comments

  1. marcha

    22 diciembre, 2011 en 00:00

    Alguien entiende el significado de la palabra ironía?…eso fue tocar la marcha peronista, lo de cobos y todo…dejense de joder muchachos, que cortitos son

  2. Musica

    22 diciembre, 2011 en 00:00

    estos son mas Kirschneristas por eso sono la marcha peronista, lo de cobos y eso, lo unico que faltaba era que suba Bodou a tocar la guitarra y listo, una mentira de banda, menos mal que nunca me gustaron los piojos, ni esta bandita de fracasados

  3. vero

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    buenisima la nota!!!!fue asi tal cual se lo describe…un show imprecionante e inolvidable….. ciro y los persas unos grandes!!!!!

  4. Scottie Pippen, el porteño

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    Que grande Ciro. Una cosita: el tema Banda de garaje es igual a muchos temas, entre otros el mismo No obstante lo cual. Noble homenaje tocarlo en vivo no obstante el choreo (?)

  5. fsdafdsadsf

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    q bueno haber visto a los piojos en parque sarmiento, obras, all boys y atalanta, que gran banda para ver en vivo, no quedó nada de todo eso…

  6. MEGY

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    me gusto todo salvo la marcha a peron y a ale me lo como

  7. megy

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    No obstante lo cual. lo toco, no me acuerdo si el domingo pero lo toco

  8. Gorilón

    21 diciembre, 2011 en 00:00

    tocaron la marcha peronista?, qué asco.

  9. Sergio

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    La verdad, el show fue impactante. Ciro no sólo demostró que hace buena música, sino que siempre está en la búsqueda constante de generar algo nuevo, atípico, para que el público disfrute. Y este fue un recital que quedará en la historia, aunque a la gilada le moleste. Suele pasar, sólo se critica a los que proponen, no a los mediocres.

  10. ana cjs

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    fui el sabado.la pase genial..Siempre brinda buenos shows animando y poniendole todo! Ciro gracias x todo loco son lo mas! Aguanten PIOJOSA x SIEMPRE!

  11. rengo

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    Lástima la referencia a la peor lacra de la historia argentina… Perón y Evita… Me tienen los huevos podridos ver banderas de peron en la cancha, en cualquier lado y ahora el gordo gil este envenena lo unico que me gustaba y que no estuviera politizado…

  12. noelia

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    fuuuuaaaaaa se me vinieron todos los recuerdos de cada momento justo fui el sabado jejjeej si el trencito inolvidable aunq no lo crean lo empeze yo con una amiga 2 segundos antes de q empiese a cantarlo jajaja espectacular nos copamos todos y si es verdad siempre hace con un motivo importante los recitales ciro cuando saco civilizacion tambien mostraba muchas imagenees de desastres naturales a causa del hombre pero tiene razon tenemos q cuidar a nuestra argentina q es tan hermosaaa hay q unirse!!!!!!muy buena notaaa!!!!!!

  13. NiKki SiXx

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    Viva Perón, carajo.

  14. otro_Cristian

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    mi voto es no positivo , que Dios y la patria me lo demanden .. grande Cobos

  15. LaHijadelaLagrima

    20 diciembre, 2011 en 00:00

    que dios, la patria y él me lo demanden (?)

  16. chorch

    19 diciembre, 2011 en 00:00

    Es muy raro ver un show asi en una banda local….IMPRESIONANTE SHOW…terrible lista de temas…!

  17. la vitrola envenenada

    19 diciembre, 2011 en 00:00

    Todo bien con vos, Ciro (?), pero esto es una enorme gilada. En menos de 10 años nos vemos con Los Piojos…

  18. otro_Cristian

    19 diciembre, 2011 en 00:00

    el proximo recital se llamaria Ciro las pone mimosas y actuarian carlos sanchez y tristan (?)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *