RESEÑAS

El poder de Eros

Por  | 

Diciembre tiene su importancia particular; fundamentalmente, es el mes que cierra el año y trae aparejado festejos por lo que vendrá y despedidas por lo que se va. Es el mes de Navidad y Año Nuevo; el del nuevo campeón del fútbol y, en esta ocasión, el de otro mandato de la actual presidente. El rock toma a diciembre como la oportunidad para tocar bajo la consigna de adiós al año que culmina; todas las bandas tienen su último show del año. Es un clásico, una costumbre. Y este fin de semana fue elegido por muchos grupos para despedir 2011: Babasonicos, por ejemplo, hizo lo propio el sábado, en el Luna Park.

Las entradas para el show, enseguida debajo del nombre del conjunto, decían “A propósito”, avisando que la función estaría dedicada al último (y muy buen) disco; el álbum ya había sido presentado anteriormente, pero es costumbre de la banda encausar sus actuaciones alrededor de las que sean sus novedades. Al respecto, y en la previa al recital, Mariano Roger expresaba su intención de que el público asista por la actualidad del grupo; más aún, sobre todas las cosas, el sábado Babasonicos compartió canciones de “A propósito” y su inmediata producción predecesora, “Mucho”.

Uno a uno, fueron surgiendo sobre el escenario los músicos: además de Roger, Uma Rodríguez y Uma T, Panza Castellano y Carca. Pero el que no aparecía era Adrián Dárgelos; el grupo comenzó a tocar “Tormento” y la voz empezó a cantar sin dejarse ver, como si estuviese en todas y ninguna parte al mismo tiempo. De repente, la tríada de pantallas que había a los costados y en el centro transmitieron la imagen del cantante, entonando; todo el tema se vivió de esa manera, hasta que la canción llegó a su enérgico desenlace y entonces sí la estrella del conjunto se materializó, arriba de todo y todos, en la cima de la estructura de andamios donde estaba la banda. Porque el grupo hizo del escenario una suerte de edificio, y arrancó con Dárgelos en el segundo piso, Carca en el primero (pasó todo el show allí) y el resto en planta baja.

Ya cuando llegó el momento de “Deshoras”, el juego de luces y pantallas sobre los andamios mostró que en realidad el edificio era un hotel; entre los músicos, estaba el salón de televisión, el de bar y las habitaciones. Además, entre piso y piso, los escalones también se iluminaban y funcionaban como disparadores de imágenes y proyecciones lumínicas. Cabe marcarlo, una gran puesta en escena del conjunto. Asimismo, y como de costumbre, la banda se vistió con excentricidad: a los llamativos pantalones violetas de Roger, Dárgelos le sumó unas calzas escandalosas con un peculiar saco que cubría hasta sus partes nobles; cuando sonó “Muñeco de Haití” y el cantante subió al segundo piso del hotel a bailar la parte instrumental de la canción, su sombra reflejada contra el fondo parecía la de una bailarina de cabaret, en corta pollera.

“Muñeco de Haití”, justamente, ejemplificó de la mejor manera el valor de los multi-intrumentistas de la banda: Carca y Uma Rodríguez; el segundo dejó la guitarra para tocar el bombo y la pandereta; el primero hizo lo propio y tocó percusión y maracas. Además, Uma Rodríguez había cantado “Microdancing”,como acostumbra; Carca, después, metería theremin a “Ideas”. También merece ser destacado lo hecho en teclados por Uma T, que no tiene un segundo de paz. Lo que sí tuvo paz, o más bien tranquilidad, o acaso quepa llamarlo ternura, es el show en sí: Babasonicos propuso una velada dulce, de la mano de su gran cantidad de canciones sensibles: “Yo anuncio”, “Ideas”, “En privado”, “Barranca abajo”, “Putita”, “Los calientes”, “El pupilo” y más y más. En el público, mientras tanto, las mujeres parecían estar al punto del multi-orgasmo al tener próximo a ellas a Dárgelos, que les tocaba las manos y les cantaba como al oído a miles, como si fuese Eros; “Te amo”, “Sos el más divino”, le gritaban entre las cosas que se pueden reproducir. Él, atento, las miraba con ojos que parecían pedir perdón por no poder amarlas a todas; ellas, aunque enrojecidas de pasión, lo perdonaban.

Podría pensarse que el conjunto, en función de su estilo, es de un carácter pura y exclusivamente refinado; no obstante, así como ayer decían sin metáforas “Mi generación hoy se caga en tu opinión”, hoy cantan “Me caga que me expliquen cómo es el mundo si al final todos están equivocados” y “Quiero que te saques la ropa y que sigas siendo mala en pelotas” y “Raya el horizonte un tropel de carnudos”. El sábado, cuando Dárgelos entonó “Barranca abajo” y dijo “Quiero ensañarme contigo para hacerte sentir esas cosas por ahí”, se tomó la entrepierna, acariciándosela. Él y la banda manejan lo vulgar pero de otra manera, sin sutileza pero con elegancia; hay un trabajo hecho que les permite caminar por la vulgaridad sin perderse en ella y saliendo airosos.

Hubo tiempo para estrenar un tema en vivo: La mitad de mí”, que quedó afuera del último disco de la banda. Éste fue uno de los temas de rock intenso del show, junto a “Sin mi diablo”, “Cuello rojo”, “Fiesta popular”, “¡Viva Satana!” y, el último de todos, “Sátiro”. Antes del final, hubo una falsa despedida según el uso; cuando reapareció el grupo, Dárgelos dijo entonces las primeras palabras que fueron más allá del saludo inicial: “Han sido un público maravilloso. ¡Feliz año nuevo! Que empiecen muy bien. Y por mucho más Babasonicos y mucho más ustedes”. Y está bien lo escueto de palabras; Babasonicos no tiene más discurso que sus canciones, sus soberbios discos y shows. Con eso alcanza, y sobra.

Redacción ElAcople.com

4 Comments

  1. Matias

    5 diciembre, 2011 en 00:00

    Para mi estubo bastante bueno el show!, como bien diguieron, varias temas que no tocan nunca, ademas de mucho a proposito, los extras de mucho, y tema nuevo, fue un show completo, coincido en que fue mucho mejor el sonido de este luna, pero si hubo mosh en satiro, yo lo vi! : P. Yo esube en los 2 lunas, el de ciudad emergente, y el quilmes rock, y sin dudas el del Quilmes Rock, a mi gusto y parecer fue el mejor de los que vi y no solo el mejor de este año, sino el mejor de todos los shows que vi de Babasonicos!

  2. Amigo Aguila

    5 diciembre, 2011 en 00:00

    Despues de Miami, les reme el Jessico, pero ya estuvo suave. Avisen cuando vuelvan a Babasonica, esa onda. Gracias

  3. Gori

    4 diciembre, 2011 en 00:00

    Fui en agosto y fui el sabado, media pila babasonicos casi la misma lista, 8 temas cambiaron d los 30 q tocaron en agosto, la misma escenografia, por un momento no sabia si estaba en agosto o diciembre! 20años al pedo tienen! si van a seguir tocando 4 o 5 canciones pre jessico cambiense el nombre! lo mejor del show fue chicos en el pasto y su majestad que no tocan nunca y las tocaron!!

  4. Vorticem

    4 diciembre, 2011 en 00:00

    El show estuvo muy bueno….de lo mejor de los ultimos tiempos a mi gusto…tocaron temas que hacia rato no tocaban , por no decir nunca desde infame para aca…..chicos en el pasto fue una gloria…su majestad fue como volver a cemento y arbol palmera fue volver el tiempo atras y disfrutar de los mejores babasonicos…..la lista fue mas variada que en otras ocasiones y eso se noto entre el publico…no hubo tanto saltito ni gritito histerico ..y si bien no hubo mosh se vivieron momentos intensos en viva satana o en Satiro….el sonido fue mucho mejor que en agosto y si bien el escenario era el mismo los juegos de luces fueron bastante diferentes……hace mucho tiempo que sigo y escucho a babasonicos…diria que desde siempre…y repito…creo que este fue de los mejores shows en badtante tiempo..o al menos el que a mi mas me gusto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *