RESEÑAS

Lollapalloza Chile – Día 2

Por  | 

Hoy sin tanto drama decimos presente desde temprano. Es que Todos Tus Muertos es la única banda argentina representada en el festival y hay que hacerles el aguante. Siempre tuvieron éxito en Chile, por lo que no sorprende la inmediata respuesta de la gente cuando arrancan con “Andate” y “Dignidad”. El repertorio está formado por un 70% del disco “Dale Aborigen”, por  lo que no es muy difícil meterse a la gente en el bolsillo, que responde cantando y saltando. Ni importan los 30 grados de temperatura a la hora del show. La banda suena muy aguerrida. Las canciones nuevas son buenas y no desentonan con el repertorio viejo. El que los acuse de estar robando debería, aunque sea, verlos en vivo una vez. Fidel, quédate con tu “International Love”.

El calor empieza a hacer estragos por lo que la gente se va dispersando y disfruta de las atracciones del espectáculo. Hasta los niños tiene su sector, ¡y su escenario! Mientras, en uno de ellos 311toma el poder. De entrada largan con “Down”, tal vez su mayor hit. Mezcla de reggae, ska, rap, metal. En los 90 era algo copado, ¿se acuerdan? Tal vez haya mejores exponentes del género, pero los muchachos dan un espectáculo agradable y se ganan la aprobación de los indiferentes con una buena versión reggae de “Lovesong”, de The Cure.

Chico Trujillo juega de local y parece consagrarse con un show enérgico donde todo el mundo baila. Una especia de Auténticos Decadentes chilenos, mezcla de ska punk y cumbia andina. A los extranjeros les fascina esta mezcla de influencias latinoamericanas. También se movieron al compás de TTM.

Entre ritmos alegres, latinoamericanos y un poco de distorsión, los bichos raros de la fecha eran los Flaming Lips. Con un horario decididamente extraño para ser una banda cabecera en el primer mundo (alrededor de una hora de show a las 4 de la tarde), los Lips fueron de los pocos en traer toda la parafernalia: su pantalla, sus amplificadores, su arsenal. Todo. Básicamente fue un rápido greatest hits de canciones y momentos, conWayne Coyne arrojándose con su famosa burbuja inflable desde el comienzo, caminando entre la gente como un mesías psicodélico. El show de los Flaming es un espectáculo en sí mismo: bailarines, explosiones, muñecos inflables, instrumentos caseros y extraños. Lejos quedó esa banda ruidosa, que imitaba a los Butthole Surfers. Hoy es un grupo igual de desafiante, pero que extrañamente ha conseguido hits y canciones de estadio. “Do you realice?” y “Yoshimi”, con todo el lugar cantando, lo demuestran. De todas formas, no existe esa famosa conexión que hay con el público que hizo famosa a la banda. Tal vez no era el día indicado; veremos en el show de GEBA que obviamente te traeremos en detalle.

Confieso que tenía curiosidad por el show de esta versión de Sublime, gran banda que se extinguió en su mejor momento por la muerte de su cantante. Ya sabemos qué pensamos de estas reuniones: no muchas nos han cerrado la boca. Tal vez Alice in Chains hayan sido los únicos con un regreso a la altura de su leyenda. Pero esto es otra cosa: un cantante y un guitarrista nuevos que le ponen buena onda. El problema son los miembros antiguos; un baterista que cumple y un bajista que parece odiar las canciones y no tener ganas de estar ahí. Entonces, ¿era necesaria esta vuelta? A veces hay que comer y si no sabés hacer otra cosa… Para la mitad del set la banda se torna aburrida y la gente se va apagando. Recién en los dos últimos temas, obviamente “What i got” y “Santeria”, la gente vuelve a levantar. Pero tampoco es ningún mérito. Si no podés levantar con esos temas, algo anda mal. Tal vez fue un mal día. Tal vez era lo esperable. Veremos qué pasa el próximo mes cuando tengan su show en Buenos Aires.

En contraposición al resto del día, con un público exclusivamente teenager, Jared Leto desata la histeria colectiva con su banda 30 Seconds To Mars. Básicamente lo mismo que se ha puesto en la crónica del show del Luna Park se puede aplicar aquí. Una banda que suena bien, con algunas buenas ideas, otras descartables, y fanáticos más preocupados en gritar y sacar fotos. Nosotros aprovechamos y damos unas vueltas; es tan grande el predio que se tarda un buen rato. Hay oferta gastronómica y agua gratis (buena costumbre en todos los festivales chilenos). Si te aburrís de las bandas o te pega mucho el sol, podés ir a una carpa a jugar a la X Box. O si te gusta el sol podés ir al parador de Coca Cola que está 30 metros sobre el piso y tenés una vista panorámica de su escenario. La zona para chicos incluye, como ya dijimos, su escenario, un sector de Lego, arboles rodeados de colchonetas que sirven como cama. Y también la infaltable zona ecológica, siempre vacía, donde te regalan hasta arboles para que te lleves a tu casa. Si, en serio.

Al día le falta rock. Jane´s Addiction te lo trae. Porque, claro, ¿dónde estaríamos sin ellos? Por si se te escapó la tortuga, Lollapalooza es una idea del cantante de Janes, Perry Farrell. Veinte años después de hacerlo girar por Estados Unidos, decide exportarlo. Está bien. Muchos se ilusionaron porque hubo rumores de nombres como Tool, Soundgarden y The Cure. Lo cierto es que esto nunca fue confirmado y solo fueron rumores. Si quieren mi opinión, el line up fue muy bueno. No fue espectacular, pero el 70% eran artistas internacionales de primer nivel. Y todo el festival y lo que lo rodea estuvo a la altura. Pero somos la gata flora. En Chile también. Si, queremos el festival pero queremos también que revivan a Hendrix y Mozart y que toquen juntos. Y si esto no pasa es una porquería.

Janes dio un show igual de bueno e igual de calcado al que brindó acá. Perry con una botella de vino en la mano, Navarro en su mundo, y la gente, que si bien no hace temblar el lugar, algo de ruido hace cantándole el feliz cumpleaños a unos de los organizadores locales de festival y al mismo Farrel, que sigue festejando su cumple hace una semana más o menos. Al parecer quedó muy contento con la experiencia y prometió seguir haciéndolo en Chile. Si será verdad o no, el tiempo lo dirá. Pero con Janes teniendo disco nuevo y con una experiencia satisfactoria, quién te dice que no se pegan una vuelta.

Si bien es el festival de Jane’s  Addiction, el encargado del cierre era el arrogante Kanye West. Está bi

azafatodegira.com

3 Comments

  1. otro_Cristian

    6 abril, 2011 en 00:00

    nos representa TTM 2011 (?) en un festival extranjero , estamos en el horno

  2. Amigo Aguila

    6 abril, 2011 en 00:00

    Como nadie trajo a 311? Inexplicable. Daba para un teatro flores che!

  3. Bela Lugosi

    6 abril, 2011 en 00:00

    Me da paja y envidia (?) leer la crónica. Igual es Llano, debe estar bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *